La regulación de la vida social, un arma contra las mujeres
NO ES HORA DE CALLAR
No es hora de callar patrocinado

La regulación de la vida social, un arma contra las mujeres

Estudio de varias organizaciones de mujeres reveló que esta es una modalidad de violencia frecuente.

Campaña contra la violencia femenina

La muestra comenzó por identificar 142 municipios de 29 departamentos en los que había alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo sobre violencia contra la mujer.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

18 de agosto 2017 , 02:28 a.m.

Un 64,2 por ciento de 1.954 mujeres que fueron consultadas en el país se declaró víctima de la “regulación de la vida social”, una nueva forma de agresión contra este género, que consiste en imponerle la manera de vestir y hasta la hora de llegada a su casa.

El dato lo arrojó la encuesta ‘Prevalencia de la violencia sexual en contra de las mujeres en el contexto del conflicto 2010-2015’, realizado por varias organizaciones de mujeres lideradas por Oxfam y la Casa de la Mujer, y que fue revelado este jueves.

La muestra comenzó por identificar 142 municipios de 29 departamentos en los que había alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo sobre violencia contra la mujer. De estos lugares se focalizaron 15 poblaciones en las que se hicieron las entrevistas para alimentar la encuesta.

Según Olga Amparo Sánchez, directora de la Casa de la Mujer, la “regulación de la vida social” tiene que ver con la “autonomía social y sexual de las mujeres”.

De acuerdo con ella, esto básicamente hace referencia a cómo los actores armados, en el espacio privado “normatizan a las mujeres en sus formas de vestir, en sus relaciones afectivas, sexuales y en las horas en que deben salir”.

Según Sánchez, “desastrosamente para las mujeres es el tipo de violencia más reportada por ellas”.

La nueva forma de agresión significa, en otras palabras, que los hombres de sus casas o los integrantes de grupos armados ilegales les han impuesto a las mujeres la forma de vestirse, las personas con las que pueden hablar, los momentos para sostener relaciones sexuales y las horas de salida y llegada al hogar.

Por ello, Sánchez concluyó que las mujeres, “en su vida cotidiana, no tienen la posibilidad de tener autonomía sino que están restringidas”.

Ciudades

Otro dato que reportó el estudio es que el total de mujeres que fueron víctimas de algún tipo de violencia sexual fue de 875.437 entre el 2010 y el 2015.

Estas agresiones se reportaron mayoritariamente en Medellín, Buenaventura y Bogotá, cifra que fue subrayada por las organizaciones que realizaron el estudio, debido a la intensidad de políticas institucionales en defensa de las mujeres en esas ciudades.

En este sentido, la representante a la Cámara Ángela María Robledo, quien apoyó la presentación del informe, afirmó que “tal vez” en estas ciudades haya “mayor institucionalidad”, lo que genera “mayor confianza” en las mujeres para denunciar.

Dentro de los datos que arrojó el estudio también está que una de cada cinco mujeres que es víctima de algún tipo de agresión sexual fue intimidada por su agresor con un arma, ya sea de fuego o blanca.

Sobre esta cifra, Sánchez dijo que muestra que no solamente los grupos ilegales están armados en alto grado, sino la gente en general. “Una de las tareas pendientes es desarmar a la población civil”, anotó.

El estudio también mostró que los casos de violencia sexual contra el género femenino afectan especialmente a mujeres afro, con edades entre los 15 y los 24 años.

Precisamente sobre las denuncias, la muestra reveló que el 78 por ciento de las víctimas de agresiones no denuncia por lo que es imposible investigarlas y llegar a los responsables.

En relación con este punto, Aída Pesquera, directora de Oxfam Colombia, afirmó que la ausencia de denuncia ocurre “a pesar de que Colombia tiene una legislación relativamente progresista en cuanto a protección de mujeres”.

Por ello, Pesquera resaltó la participación de las mujeres que contestaron la encuesta. “Eran mujeres que encontrábamos en su casa, un día cualquiera, y que tuvieron la valentía de dar su testimonio y reconocer que habían sufrido violencia sexual, en algunas ocasiones en más de una oportunidad”, afirmó.

Según el estudio, son ocho los principales tipos de violencia con los que se afectan a las mujeres. Además de la regulación de la vida social, están: Acoso sexual, violación, servicios domésticos forzados, aborto y prostitución forzada, embarazo forzado y esterelización forzada.

¿Cuándo se hizo?

El estudio se realizó antes del acuerdo. Aída Pesquera, directora de Oxfam Colombia, afirmó que la encuesta sobre violencia sexual contra la mujer se realizó “en un periodo de tiempo en el que los diálogos con las Farc estaban en proceso todavía en La Habana, es decir el acuerdo no se había firmado”.

“Hoy día, cuando estamos dando a conocer las cifras, esperamos que esta encuesta sirva para poder ilustrar el proceso de implementación del acuerdo final con esta guerrilla”, manifestó la experta de Oxfam.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA