Extradición del clan de ‘Orejas’ acaba fantasma de ‘guerra verde’

Extradición del clan de ‘Orejas’ acaba fantasma de ‘guerra verde’

La investigación abre un capítulo por venta en el exterior de piedras preciosas robadas en Colombia.

‘Pedro Orejas’ reta a la DEA a que lo investigue

Pedro Nel Rincón Castillo, ‘Pedro Orejas’, está preso bajo medidas especiales de seguridad.

Foto:

Luis Lizarazo / EL TIEMPO

13 de mayo 2018 , 12:09 a.m.

Las esquirlas del derrumbe del imperio de los ‘patrones’ esmeralderos ‘Pedro Orejas’ y sus hermanos Ómar y Gilberto Rincón llegan hasta los locales más lujosos de la famosa Quinta Avenida de Nueva York.

Allí, en una imponente sede, está la firma de uno de los grandes jugadores mundiales del mercado de las esmeraldas.

Una sola piedra tipo gota de aceite (de las mejores entre las esmeraldas colombianas que son, a su vez, las mejores del mundo) puede venderse en Nueva York por 200.000 dólares.

Ese reputado empresario norteamericano es uno de los principales compradores de las esmeraldas del ‘clan Rincón’, cuyas cabezas —‘Orejas’, sus hermanos y su cuñado, Horacio Triana— pasaron de poner alcaldes, congresistas y hasta jueces, gracias a su poder económico, a esperar en una cárcel su entrega a Estados Unidos, que los pide por el embarque de “toneladas” de coca hacia su territorio.

Esta semana, la Corte Suprema le dijo sí al envío de ‘Orejas’, como lo había hecho con las extradiciones exprés a las que ya se habían acogido Triana y Gilberto Rincón. Su entrega a la justicia federal no solo marca el ocaso de uno de los clanes más poderosos y violentos del millonario negocio, sino que virtualmente le pondrá punto final a la ‘guerra verde’ que estuvo al filo de revivir en la última década a causa de las pugnas entre los Rincón y el controvertido ‘zar’ de las esmeraldas Víctor Carranza.

Este murió en el 2013, sin que la justicia emitiera sentencia sobre su papel en el origen del paramilitarismo en el país.

El expediente de la DEA, que tiene como base las confesiones de antiguos gatilleros del ‘clan Rincón’ y su contraste con los resultados de varias operaciones antinarcóticos, pone a los ‘patrones’ en negocios de coca “desde comienzos o alrededor de 2002 y hasta 2015”.

En ese tiempo, dicen los documentos de las autoridades estadounidenses, ‘Pedro Orejas’ y su grupo habría coordinado la instalación de al menos 10 narcolaboratorios en el occidente de Boyacá, en los que se llegaron a producir, en un solo mes, 2.500 kilos de coca.

Un reconocido narco, Pedro Albeiro Páez Cifuentes, alias el Marino, es clave en el proceso en EE. UU. Era la cabeza de una operación de envío de droga a través de República Dominicana y Haití, y fue extraditado al primer país. Cuando lo capturaron en Colombia estaba, casualmente, en compañía de Ómar Rincón.

Los testigos describieron marcas que les ponían a esos embarques, que coinciden con los hallados en una incautación de 7 toneladas de cocaína que cayeron en Cartagena y en otra de 2 toneladas que se incautaron en Santa Marta. Tanto la DEA como las autoridades colombianas rastrean la supuesta participación en esos negocios de José María ‘Chepe’ Ortiz, quien tuvo acciones en una mina esmeraldera y regresó de EE. UU., tras pagar una corta pena por narcotráfico; así como de los extraditados capos Julio Lozano Pirateque y Daniel el ‘Loco’ Barrera.

Otro capo de los Llanos, ‘Caracho’, también está en el radar de la justicia por los estrechos vínculos que ha consolidado en prisión con el propio ‘Orejas’.
En el expediente contra el clan hay referencias hasta de un cinematográfico plan para derribar un helicóptero con el fin de asesinar al empresario norteamericano Charles Burguess, cabeza de Minerías Texas.

La hipótesis de las investigaciones es que las ganancias millonarias del negocio de las esmeraldas eran utilizadas para lavar dinero del narcotráfico. De hecho, en la investigación hay otra veta que aún está en sus primeras etapas: el robo de esmeraldas de otras minas, que, según varias fuentes, habrían terminado en las casas internacionales después de varias operaciones para enmascarar el verdadero origen de las gemas.

La Dian y la Fiscalía están rastreando las operaciones de un reconocido exportador de esmeraldas colombiano que, de acuerdo con fuentes del proceso en EE. UU., ya fue llamado a declarar por agentes federales. Paradójicamente, se trata de un allegado al empresario Hernando Sánchez, una de las más reconocidas víctimas de los atentados del clan y quien no es investigado por las actividades de esa persona.

Al avalar la extradición de ‘Orejas’ la Corte le dice al Gobierno que decida si esta se hace de inmediato o luego de que cumpla la condena de 27 años por un homicidio. Triana, su cuñado, también paga cárcel tras aceptar cargos por ordenar el atentado de Sánchez, quien se salvó pese a haber recibido una docena de disparos.

Si los ‘patrones’ efectivamente se van a EE.UU., dicen autoridades, se desactivaría el violento aparato de poder que mantienen a pesar de estar en la cárcel. Pero la otra cara de la moneda es que con ellos se iría la verdad sobre varios oscuros capítulos: desde la llegada de los ‘paras’ a la zona esmeraldera, a comienzos de la década pasada, hasta el aparato de corrupción que los blindó judicial y políticamente por más de dos décadas y que hasta ahora no ha sido tocado por la justicia.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.