El crimen por el que EE. UU. no dejará de perseguir a ‘Náder’

El crimen por el que EE. UU. no dejará de perseguir a ‘Náder’

El principal argumento de la Corte para dejarlo libre consiste en que se acogió a la JEP.

10 de junio 2017 , 12:15 a.m.

En la mañana del 4 de abril del 2008, un comando armado de las Farc incursionó en el sector Costa del Este, de Ciudad de Panamá. Allí se encontraba Cecilio Juan Padrón, de 66 años, quien fue secuestrado por los delincuentes.

Padrón, ciudadano cubano-estadounidense, era un reconocido empresario del sector inmobiliario que el día de su plagio iba a supervisar la construcción de un edificio en el exclusivo sector de la capital panameña.

El secuestro del empresario fue tratado en su momento con mucha discreción por solicitud de su familia y del gobierno de Estados Unidos.
La Fiscalía de Panamá reveló meses después que tres policías activos habían sido parte del comando ilegal. Cuando fueron capturados confesaron que habían entregado al empresario a un colombiano que lo había ‘vendido’ a la guerrilla de las Farc, por dos millones de dólares.

Padrón estuvo 10 meses secuestrado y su familia pagó por la liberación una cifra que nunca fue dada a conocer. El FBI estuvo frente a la investigación y concluyó que el empresario fue mantenido en límites entre Colombia y Panamá bajo custodia del frente 57 de las Farc, cuyo jefe era en su momento Julio Enrique Lemos Moreno, conocido como ‘Náder’.

Ese es el principal sustento de una solicitud de extradición emitida por la corte federal del Distrito Sur de Nueva York, que adelanta dos procesos en contra del guerrillero: uno por el secuestro y otro por cargos de terrorismo.

Lemos Moreno fue capturado en febrero de este año, cuando con autorización del Mecanismo Tripartita de Verificación salió de la zona veredal transitoria de Gallo, en Córdoba, hacia Medellín, para ser atendido por la hepatitis B que lo afecta. La Policía lo capturó siguiendo la solicitud de extradición.

Pero por orden de la Corte Suprema de Justicia quedó en libertad el 31 de mayo, lo que originó la dura carta del embajador de EE.UU. en Bogotá, Kevin Whitaker, a la Sala Penal de ese tribunal. En esa misiva, el diplomático advierte que la Corte Suprema no tuvo en cuenta la gravedad del secuestro, considerando que se trató de un delito “despiadado e inhumano”. También agrega que el rapto no se dio para financiar a la guerrilla, sino que fue para aumentar sus ganancias personales.

El principal argumento de la Corte para dejarlo libre consiste en que Lemos se acogió a la Justicia Especial para la Paz. También asegura que el Acto Legislativo 01 del 2017 determinó que no se podrán “conceder la extradición, ni tomar medidas de aseguramiento con fines de extradición por hechos o conductas objeto de la JEP, ocasionados durante el conflicto o con ocasión de este, trátese de delitos amnistiables o de delitos no amnistiables”.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA