Sabotaje para frenar venta de la casa del capo Rodríguez Gacha

Sabotaje para frenar venta de la casa del capo Rodríguez Gacha

Con falsos documentos oficiales obstaculizaron subasta del narcobién, tasado en $ 48.000 millones.

fg

La llamada Casa Gacha está situada en el barrio El Chicó, norte de Bogotá, y vale $ 48.000 millones.

Foto:

Archivo particular

20 de noviembre 2016 , 11:35 a.m.

La embajada de Francia estaba dispuesta a desembolsar 40.000 millones de pesos para comprar uno de los narcobienes más valiosos en manos del Estado colombiano: la llamada Casa Gacha, un predio de 5.140 metros cuadrados, localizado en el exclusivo sector de El Chicó, en el norte de Bogotá, e incautado a los herederos del capo Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el Mexicano.

En la puja por el predio también estaban la embajada de China y varias constructoras. De hecho, el Distrito manifestó interés en el terreno, para prolongar el parque de la zona.

Pero nadie se presentó a la subasta programada para septiembre por la Sociedad de Activos Especiales (SAE), que tasó el bien en 48.000 millones de pesos.

Algunos desistieron por razones económicas y restricciones urbanísticas. Pero otros admitieron que se abstuvieron de ofertar porque en un coctel de expertos en bienes raíces corrió el rumor de que la Casa Gacha ya tenía dueño.

Y el asunto fue más allá. Empezó a circular una carta de la SAE en la cual le informaba a uno de los interesados en el predio, People First National Bancshares Inc., que ya estaba todo listo para correr las escrituras, una vez subsanaran temas administrativos de esa compañía.

La carta falsa

“(...). Las mencionadas propiedades ya fueron canceladas en su totalidad y la Dirección Nacional de Estupefacientes (en liquidación), en junta del 18 de octubre del 2013, adjudicó a ustedes el predio con la nomenclatura calle 86A No. 12-16 y carrera 13 No. 86A- 48 de la ciudad de Bogotá”, se lee en el documento firmado por Camila Gutiérrez, gerente de la regional centro oriente de la SAE.

Y si bien la firma es auténtica, la carta fue montada sobre una comunicación anterior, donde la funcionaria solo le daba información sobre la venta del predio a People First National Bancshares Inc.

EL TIEMPO investigó el caso y estableció que esa compañía fue creada en Panamá, en noviembre de 1989, y que está vinculada al empresario Isaac Mildenberg, recordado por protagonizar sonados episodios financieros en los años 90.

Según archivos de la liquidada Dirección Nacional de Estupefacientes, en el 2013 Mildenberg estuvo interesado en la Casa Gacha y consignó cerca de 13.800 millones de pesos para adquirirla, pero el negocio nunca se concretó.

Y si bien Mildenberg alega que no le devolvieron el dinero consignado, niega cualquier nexo con la carta apócrifa que está circulando, en la que se usa su nombre y el de su empresa.

“Yo no he dicho que soy dueño de esa casa ni estoy saboteando ninguna subasta. Tuvo que ser alguien de mala fe para algún propósito malo. Yo ya no estoy interesado ni en la casa ni en la subasta, porque con ese valor no es rentable para el proyecto inmobiliario que planeaba”, aseguró el empresario.

Y agregó que se enteró de la existencia del documento falso por EL TIEMPO y que una vez lo obtenga acudirá a la Fiscalía.

El lío es que, según fuentes de la liquidada Dirección de Estupefacientes, no hay ningún pago pendiente a favor del Mildenberg o de su empresa en Panamá. Para respaldar esa afirmación, enviaron una carta, firmada por la liquidadora María Mercedes Perry, en la que se detalla la devolución del dinero, restándoles los gravámenes financieros, y se le pide que “se abstenga de efectuar este tipo de transacciones no autorizadas en cuentas de la DNE”. Además, denunciaron el caso ante la Fiscalía. (Ver facsímil)

Alias Capulina

La SAE también denunció el tema de la carta falsa y sus voceros admiten que ese no es el único episodio en el cual la venta de bienes incautados a la mafia se frustra por cuenta de una maniobra ilegal.

De hecho, a esas estrategias oscuras le atribuyen que, de los 106.000 millones de pesos que pensaban recaudar este año por la venta de narcobienes, solo hayan podido comercializar predios por 30.000 millones de pesos.

EL TIEMPO estableció que en el Valle del Cauca supuestos parientes de viejos narcos –como Víctor Patiño Fómeque y Hélmer ‘Pacho’ Herrera– armaron una banda criminal para frustrar esas ventas, amedrentar a los nuevos dueños de algunos de los predios y amenazar de muerte a funcionarios de la SAE.

El Gaula y el CTI ya establecieron que un grupo de hombres armados, supuestamente enviados por Patiño Fómeque, les exigieron a los dueños de la finca La Gaitana, situada en Calima El Darién, que la desocupen. Incluso, cambiaron chapas, pusieron candados y citaron al propietario a una notaría de Cali para que escriturara el bien a nombre de un abogado, que ya fue capturado.

“La banda está a cargo de alias Capulina, un viejo extrabajador del asesinado narcotraficante Wílder Varela, alias Jabón”, explicó un investigador.

“De hecho, se está indagando si esa banda está detrás de una masacre que se registró en Siloé, cuyo móvil habría sido la disputa por unas tierras de alias J-9”, agregó.

Y el caso más reciente ocurrió hace 10 días. Supuestos sobrinos del extinto capo ‘Pacho’ Herrera llegaron a reclamar Arroyohondo, en Yumbo (Valle), vinculado al capo asesinado Leonidas Vargas.

Los sujetos intimidaron a los dueños de los establecimientos El Arepazo y CondorCar, arrendatarios del predio y les notificaron que eran los verdaderos dueños. Luego, hombres en moto y en una camioneta llegaron al lugar y taparon con aerosol parte de la valla en la que la SAE anunciaba que sacaba a subasta el megalote, avaluado en 13.000 millones de pesos.

Luego del episodio, nadie se presentó a la subasta.

Además de la falsificación de documentos, funcionarios de la SAE han recibido visitas y amenazas de abogados de la mafia por poner a la venta narcobienes clave.

Por ahora, el Gaula y la Fiscalía le siguen la pista a alias Capulina, y los bienes, incluida la Casa Gacha, saldrán de nuevo a la venta.

‘La casa no me interesa’

En comunicación con EL TIEMPO, el empresario Isaac Mildenberg dejó claro que desconoce la carta en la que se usó su nombre y el de su empresa para montar una falsa comunicación sobre la Casa Gacha.

Mildenberg dice que si bien en el 2013 tenía interés en los predios que la conforman y consignó 13.800 millones de pesos para adquirirlos, el negocio no se hizo. Y añade que solo pide que la Dirección de Estupefacientes le devuelva la plata. “Hice los trámites mediante mi apoderado, Néstor Raúl Lozano. Primero consignamos a una cuenta, pero dijeron que no era y devolvieron la plata. Giramos a otra cuenta, y no me han devuelto todo el dinero ni los intereses”, asegura.

Agrega que tiene a un abogado averiguando cómo recuperar la plata y que le pidió el favor a una reputada exfuncionaria –que lo apodera en otros procesos–, que indagara sobre el caso. Pero para el Estado, eso ya está pago.

UNIDAD INVESTIGATIVAu.investigativa@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA