Los dos testimonios claves y 'engavetados' en caso de Santiago Uribe

Los dos testimonios claves y 'engavetados' en caso de Santiago Uribe

Hermano del expresidente Álvaro Uribe es investigado por caso de los '12 Apóstoles'.

fg

Santiago Uribe, hermano menor del expresidente Álvaro Uribe.

Foto:

Archivo particular

28 de octubre 2016 , 08:25 a.m.

En la decisión de llamar a juicio por paramilitarismo y homicidio agravado al ganadero Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe, la Fiscalía revela graves irregularidades en el curso de la investigación por los crímenes de los '12 Apóstoles'.

En febrero, al ordenar la captura de Santiago Uribe en la administración de Eduardo Montealegre, el fiscal del caso cuestionó las decisiones tomadas por la justicia a finales de los 90, cuando prácticamente la totalidad de los investigados por los crímenes de ese grupo paramilitar, incluido el caballista, fueron beneficiados con preclusiones (el cierre temporal de las investigaciones).

En el 2010, tras las explosivas declaraciones del capitán Juan Carlos Meneses (jefe de la Policía en Yarumal, donde se fundó la banda) en las que reconocía su participación en la oleada de muertes sucedida en los municipios del norte antioqueño a mediados de los 90, la justicia decidió reabrir los procesos. Lo que no se conocía es que desde el 2007, sobre los mismos hechos, ya existían otros testimonios cuya gravedad era más que suficiente para mover el caso contra el hermano del expresidente Uribe. (Lea también: Qué hay en el caso por el que va a juicio Santiago Uribe Vélez)

El primero de ellos, como lo reveló EL TIEMPO, es el del exparamilitar Olguán de Jesús Agudelo Betancur, quien hizo parte de los '12 Apóstoles' y en el 2007 anunció su intención de declarar en Justicia y Paz sobre ese grupo, sus financiadores y sus redes de apoyo.

El 23 de enero del 2009 declaró en la Cárcel de Bellavista que "delinquió en el grupo paramilitar que operó en Yarumal bajo el mando de Mauricio Piedrahíta –hombre de confianza de Carlos Castaño– desde 1994 hasta el 2000, cuando perdió la libertad. En septiembre del 2011 amplió su versión y fue uno de los primeros testigos en revelar la participación del jefe paramilitar 'Julián Bolívar' en ese grupo.

'Bolívar', que fue uno de los pocos capos de los paramilitares que se salvaron de la extradición en el 2008 ya salió de la cárcel y tanto la Fiscalía como la Corte Suprema lo señalan de mentir sobre este caso, pues niega todo vínculo con los '12 Apóstoles'. Curiosamente, al ser interrogado sobre Agudelo Betancur, 'Julián Bolívar' admitió que lo conocía y que en su grupo paramilitar era conocido como el 'Apóstol', porque había estado en la banda de Yarumal.

"El señor Santiago Uribe hizo parte de esa gente y fue uno de los primeros que conformó el grupo", dijo Agudelo Betancur. El hombre hizo una completa relación sobre la estructura militar del grupo paramilitar, del que hizo parte. Sin embargo, en una decisión que la Fiscalía hoy considera "absurda y superflua", el fiscal que recibió la declaración desechó la colaboración y decidieron que "no se hacía necesario" volver a escuchar al testigo.

"Dicho fiscal cerró la posibilidad de conocer la verdad sobre unos hechos que se han querido mantener en la impunidad con la complicidad y negligencia de operadores judiciales", cuestiona el fiscal delegado ante la Corte que llamó a juicio a Santiago Uribe.

El pasado 25 de julio, la Fiscalía logró hablar con Agudelo en la cárcel de Puerto Triunfo, donde hoy cumple condena. ¿La valoración de su testimonio?: "Se trata de un testigo que desde pretéritas épocas, como integrante de los '12 Apóstoles', viene haciendo serias revelaciones y específicas imputaciones en contra de Santiago Uribe Vélez como integrante calificado de dicha estructura armada ilegal, las cuales jamás fueron trasladadas a las investigaciones que su contra han existido desde finales de los 90 y que ahora no pueden ser valoradas como interesadas en hacer parte de complot o de grupos de falsos testigos, como en todos los casos sugiere la defensa". (Además: Fiscalía busca en EE. UU. nuevo testimonio en caso Santiago Uribe)

Lo que dijo el coronel

Otro testimonio relacionado con el caso que inexplicablemente estuvo por fuera del expediente por años es el del coronel del Ejército Enrique Eliodoro Martínez Alemán, quien fue comandante del Batallón Bomboná de Puerto Berrío hacia el 2003 y que en una denuncia interpuesta el 11 de junio del 2010 aseguró que como jefe militar de la zona decidió golpear a los grupos paramilitares que delinquían en el norte de Antioquia, incluso en contravía con el parecer de su superior.

El 10 de agosto del 2003 sus hombres llevaron a cabo la Operación Andrómeda en el municipio de Maceo, que terminó con la muerte de siete paramilitares del Bloque Central Bolívar. El coronel dice que el mismo día lo llamó un hombre que se identificó como 'Julián' ('Julián Bolívar), quien le advirtió que no iba a durar 48 horas en su comando porque dos de los muertos supuestamente eran escoltas de Santiago Uribe, entre ellos un hombre conocido con el alias de Támara. El militar le dijo a la Fiscalía que, efectivamente, a las 72 horas fue trasladado a Bucaramanga y luego fue llamado a calificar servicios.

El fiscal del caso dice que "lo más absurdo en torno a las denuncias del coronel Eleodoro Martínez Alemán" es que la entonces directora seccional de Fiscalías ordenó que fueran anexadas a las investigaciones que en ese momento estaban cerradas. "De no haber sido por las declaraciones de Juan Carlos Meneses, las cuales produjeron el desarchivo del radicado 19.427 (el número del expediente de los '12 Apóstoles'), nunca se hubieran conocido los hechos relatados por Martínez Alemán".

Procuraduría y defensa piden cerrar proceso

La Procuraduría considera que no existe duda de la existencia del grupo de ‘Los Doce Apóstoles’, pero que no hay pruebas para señalar a Uribe de estar vinculado a esa organización ilegal.

Son precarias, débiles e incapaces de estructurar la responsabilidad penal del proceso”, consideró la Procuraduría sobre el material probatorio recaudado por la Fiscalía.

Frente a las declaraciones de varios de los testigos entre ellos, el policía (r) Alexander Amaya, el narcoparamilitar Daniel Rendón Herrera ‘don Mario’ y ‘don Berna’ señala el Ministerio Público que “son contradictorios y provienen de personas de las que ampliamente se conoce que faltan a la verdad”.

Sobre uno de los principales testigos el mayor Juan Carlos Meneses, la Procuraduría señala que ha cambiado su versión en dos ocasiones y que eso “demerita su credibilidad”.

El ministerio público apoya la tesis de la defensa de Uribe, que ha señalado al testigo Eunicio Pineda, como una persona con problemas mentales y que así lo certificaron peritos de Medicina Legal.

Frente a la reciente declaración del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso afirma que su conocimiento del tema es de oídas y que no le consta nada, pues se refiere a algo que le contó Carlos Castaño sobre el supuesto apoyo que recibían los paramilitares del ganadero.

La Procuraduría pidió la preclusión del proceso contra Uribe “al no existir medio de prueba que goce de credibilidad o sea válidamente probable”.

La defensa de Uribe, encabezada por el abogado Jaime Granados, presentó un extenso documento en el que rechaza las evidencias de la Fiscalía y descalifica a los testigos.

Testigos como Alexander Amaya fueron calificados por la defensa como “interesado, mentiroso y contradictorio”. “No es un testigo directo, pero tampoco indirecto en la medida que no da cuenta de cuál sería la fuente”, dice el abogado.

Al mayor Meneses Quintero lo califica de mentiroso y que fue “manoseado por personas resentidas a las que a leguas se les aprecia el odio por todo aquello que simbolice Álvaro Uribe Vélez”, hermano del procesado.

Igualmente, aseguran que entre enero y mayo de 1994 cuando se dio el crimen por el que es acusado Uribe, el ganadero no era el administrador de la finca La Carolina: “No frecuentaba constantemente la misma y no sostenía reuniones con terceros en ella”.

La defensa afirma que testigos como ‘don Berna’ y Salvatore Mancuso son indirectos y de oídas.

“Dentro de las diligencias que la Fiscalía ha practicado con ocasión de la reapertura de la presente investigación, ninguna persona ha señalado ni vinculado a Uribe Vélez en dicho hecho. Por el contrario, surgen elementos que comprometen a terceras personas”, señala la defensa.

El abogado pidió a la Fiscalía precluir la investigación y ordenar la libertad de Uribe.

JUSTICIA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA