Gobierno, a poner reglas para reclusión de indígenas

Gobierno, a poner reglas para reclusión de indígenas

Corte consideró que se venció plazo para definir en qué casos pueden pagar prisión en sus cabildos.

fg

El caso más representativo es el correspondiente al prófugo Pedro Pestana, un líder zenú condenado por nexos con los 'paras'.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

28 de octubre 2016 , 08:26 p.m.

Al revisar una tutela de la indígena Diocelina Osorio Docresama, condenada por tráfico y porte de droga, la Corte Constitucional ordenó que ella cumpla la pena en su resguardo en zona rural del Valle del Cauca, a pesar de que no se trata de un delito reconocido por la jurisdicción indígena.

También le dio al Gobierno un ultimátum para que regule la situación de todos los aborígenes en cárceles y le recordó que hace rato se venció el plazo de seis meses que tenía para reglamentar una ley del 2014, la cual buscaba definir claramente en qué casos pueden pagar su pena en sitios de reclusión de sus comunidades y cómo debe ser la colaboración con la justicia ordinaria.

De hecho, la Corte recordó que ya en un fallo del 2015 le había ordenado al Gobierno reglamentar este tema. Los vacíos en las reglas de juego en esa materia han llevado a que muchos indígenas terminen viviendo en condiciones deplorables en las cárceles ordinarias, a pesar de que podrían reclamar el derecho a la jurisdicción de sus comunidades, pero también a que responsables de delitos que no son del fuero indígena aprovechen su influencia para sacarle el cuerpo a la justicia.

El caso más representativo es el correspondiente al prófugo Pedro Pestana, un líder zenú condenado por nexos con los ‘paras’ y que se escondió en un resguardo de su comunidad para evitar la captura. Por una polémica decisión de un juez, estuvo a punto de imponer la tesis de que ya había cumplido la condena en en su cabildo, a pesar de que la Corte Suprema había ordenado que fuera a una cárcel común. Y este año, cuando la Corte Constitucional tumbó una tutela favorable a él, Pestana volvió a huir y aún no han podido capturarlo.

El caso de Diocelina

Con esta nueva sentencia, la Corte Constitucional tumbó dos decisiones de la Corte Suprema que ordenaban mantener a Osorio en un centro carcelario.

En enero del 2014, un juzgado de Risaralda la condenó al pago de más de seis años de prisión, que debían cumplirse en una cárcel tradicional, por lo cual fue recluida en La Badea, en Dosquebradas (Risaralda).

Un año después, la defensa de la indígena inició una batalla judicial para que los jueces, el Tribunal de Pereira y luego la Corte Suprema de Justicia le permitieran pagar la condena en su resguardo, opción que le negaron dada “la falta de regulación por parte del Presidente de la República sobre la materia”.

Según la sentencia de tutela, se vulneran los derechos al debido proceso, a la igualdad, a la administración de justicia y a la identidad cultural de una persona indígena por negarle la posibilidad de cumplir su castigo en su resguardo por falta de reglamentación.

La Corte señala que los delitos ajenos al fuero indígena siguen dando pie al pago de condena en un establecimiento penitenciario corriente, pero recuerda que las “cárceles deben contar con un pabellón especial que le permita al indígena privado de la libertad proteger y conservar sus costumbres y tradiciones”, algo que no se cumple en la mayor parte del país.

JUSTICIA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA