Bula ofrecía a Odebrecht debates en Congreso para forzar contratos

Bula ofrecía a Odebrecht debates en Congreso para forzar contratos

El exsenador no aceptó cargos de corrupción. Este martes, juez decidirá si va preso.

fg

Otto Bula estuvo en el Congreso como suplente de Mario Uribe Escobar, expresidente del Congreso condenado por parapolítica.

Foto:

Juan Manuel Vargas/E

17 de enero 2017 , 10:32 a.m.

Durante seis horas, una fiscal de la Unidad Anticorrupción expuso ante un juez de Paloquemao, en Bogotá, las evidencias que tiene la Fiscalía contra el exsenador Otto Nicolás Bula Bula, el segundo capturado en el país por los sobornos del gigante brasileño Odebrecht.

Según la Fiscalía, que está pendiente de que este martes el juez decida si envía o no al político y lobista a una cárcel, el exsenador “fue fundamental” para que Odebrecht lograra en el 2014 una adición a las obras del Tramo II de la Ruta del Sol hecha a la medida, en “afectación directa a los principios de la contratación estatal en Colombia”.

El exsenador fue capturado el sábado por cargos de enriquecimiento ilícito y cohecho. Pactó en el 2013 con Odebrecht una ‘comisión de éxito’ de 4,6 millones de dólares para lograr la adición del contrato para construir el Tramo Dos de la Ruta del Sol entre Ocaña y Gamarra. (Lea también: 'Estoy tranquilo y seguro de que todo va a salir bien': Otto Bula)

Bula no aceptó los cargos y dijo que tiene pruebas para demostrar que es inocente. En su contra, sin embargo, la justicia tiene testimonios de los ejecutivos de Odebrecht que aceptaron ante autoridades de Estados Unidos, Brasil y, ahora, de Colombia, que pagaron millonarios sobornos para quedarse con megacontratos en el país. El primer capturado por el caso, el exviceministro de Transporte Gabriel García, ya aceptó que en el 2009 recibió 6,5 millones de dólares un primer contrato de la Ruta del Sol.

En el 2013, según los testimonios de los ejecutivos de Odebrecht que hoy buscan beneficios penales, Bula buscó a la firma y les ofreció “utilizar sus relaciones” en las comisiones tercera, cuarta y sexta del Congreso para presionar a funcionarios que tenían que ver con la adjudicación.

“Bula contaba que las comisiones permanentes del Congreso en las cuales él tenía influencia convocarían a Luis Fernando Andrade Moreno, presidente de la ANI (...), para reuniones de control político en el Congreso y discusión del presupuesto, con el objetivo de presionarlos para dar celeridad al otrosí”, dijo el expresidente de la firma en Colombia, Eleuberto Antonio Martorelli, quien es pieza clave en la investigación penal.

Odebrecht dice que Bula pedía constantemente información sobre los contactos con la Agencia. “En una de esas reuniones de trabajo ocurridas en la ANI, el presidente, Luis Fernando Andrade Moreno, pidió que no hubiese más presión de los parlamentarios para viabilizar el proyecto. Esto demostraba que Otto Bula estaba actuando con los agentes políticos”, dice el expediente. (También: Los tentáculos de Bula, la ficha oscura de Odebrecht)

La justicia analiza las sesiones de control político a las que fueron citados en el Congreso tanto Andrade como altos funcionarios relacionados con la viabilidad del proyecto. Se analiza si esas citaciones buscaban en realidad presionar de manera indebida a las autoridades del ramo, lo que configuraría una eventual responsabilidad de miembros del Congreso en el entramado ilegal.

De la misma manera, Andrade, el presidente de la ANI, deberá explicar de nuevo ante la Fiscalía su actuación en este episodio. Andrade le aseguró este lunes a este diario que no conoce a Otto Bula y que este nunca estuvo, según los registros, en las instalaciones de la institución.

Los pagos a Bula fueron autorizados en Brasil por Luiz Antonio Mameri, uno de los altos ejecutivos de Odebrecht procesados por la cadena internacional de sobornos en al menos 14 países. “Por solicitud de Otto Bula, los pagos fueron efectuados en cuentas de empresas del exterior por él indicadas, con recursos no contabilizados y por esta razón fueron realizados por el equipo de Gilberto Silva en Brasil, director del Departamento de Operaciones Estructuradas”, dice el testimonio en manos de la Fiscalía. Esa dependencia fue la fachada, según la justicia, para los pagos ilegales en todo el mundo.

Odebrecht incluso ofreció entregar soportes de esa operación financiera.

La Fiscalía sostiene que Bula ofrecía un “paquete de más de 30 carreteras que serían concesionadas por la ANI” y que esa fue su entrada a Odebrecht. “Bula decía que utilizaría su relación política con gobernadores, alcaldes y líderes locales, principalmente parlamentarios para influenciar” a las entidades que decidían sobre las concesiones, dice el expediente.

Por la gravedad de las conductas, la Fiscalía considera que el excongresista debe ir a una cárcel mientras espera su juicio.

“No estamos ante cualquier conducta, ante cualquier comportamiento. Estamos ante un delito que atenta ante la administración pública”, cuestionó la fiscal del caso. Y agregó que lo que se espera de un senador de la República es que proteja los recursos de todos los colombianos, no para “aprovechar esa condición para acceder a todos los funcionarios que tenían a su cargo el desarrollo de esos contratos”.

“No se explica entonces cómo servidores públicos y particulares utilizan medios irregulares para que una empresa, además extranjera, lograra la adjudicación y adición del contrato”, dice la Fiscalía.

Según la investigación, a Bula “se le confió el encargo de obtener la inclusión de ciertas condiciones económicas en el contrato”, que “fueron las mismas (número de peajes, aumento del valor de los peajes existentes y anticipo de vigencias futuras) que habían sido requeridas por Odebrecht al contratista Bula”.

En 14 países, a lo largo de una década, Odebrecht pagó más de 500 millones de dólares para quedarse con millonarias licitaciones.

En Colombia, los pagos llegaron a los 11 millones de dólares y además de las capturas de García (que fue segundo del fallecido ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego) y de Otto Bula, la Fiscalía avanza en la individualización de servidores públicos que tuvieron responsabilidad en los hechos. (Además: Exsenador Otto Bula no acepta cargos en caso Odebrecht)

Las dos capturas son las primeras en el mundo desde que en diciembre la justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht había firmado un acuerdo para revelar sus sobornos.

JUSTICIAjusticia@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA