Los bienes que podría perder la exrectora de la Uniautónoma

Los bienes que podría perder la exrectora de la Uniautónoma

Silvia Gette deberá explicar a la Fiscalía como obtuvo varias casas y apartamentos en la Costa.

fg

Silvia Gette, exrectora de la U. Autónoma del Caribe.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

01 de septiembre 2016 , 11:22 p.m.

La condenada exrectora de la Universidad Autónoma del Caribe, Silvia Beatriz Gette Ponce, quien paga una pena de 6 años y 5 meses en una de sus mansiones en Barranquilla, por el delito de soborno, será ahora investigada por enriquecimiento ilícito y desde ya no podrá enajenar o vender ninguno de sus bienes hasta tanto aclare la procedencia de sus recursos.

La universidad por medio de sus abogados envió un Derecho de Petición a la Fiscalía solicitando información relacionada con los incrementos patrimoniales de Gette Ponce con supuestos recursos de la educación.

La respuesta del ente acusador es que el proceso fue remitido a la Fiscalía 29 ante la Dirección de Articulación para que se verifique e investigue, teniendo en cuenta “que allí ya se adelanta indagación con respecto del patrimonio de la señora Silvia Gette”.

La Fiscalía indaga si Gette desvió 60.000 millones de pesos mientras se desempañaba como rectora de la institución de educación superior.

El 4 de agosto, la Superintendencia de Sociedades envió a la Fiscalía la lista de empresas de Silvia Guette que fueron puestas bajo estricto control y supervisión por supuesto incremento patrimonial injustificado. Estas son: Gette Ponce y Compañía, Constructora Caribeña, Getteavalos y Cía e Instituto de Lenguas del Caribe.

La Supersociedades tiene intervenidas todas estas empresas, algunas de ellas de papel, después de que quedara al descubierto serias irregularidades relacionadas con el manejo de los recursos de la Uniautónoma, tales como autopréstamos y sobre facturación. (Lea también: El imperio de papel de Silvia Gette para defraudar a la Uniautónoma)

Según la investigación, Gette cobró durante varios años a la universidad, por el funcionamiento de una sede del Instituto de Lenguas que solo existía en papel y que funcionaba dentro del mismo campus. Con el dinero que recibió construyó un edificio de ocho pisos avaluado en 8.000 millones de pesos donde ahora funciona, cruzando la calle, dos de sus sociedades.

Entre las cuentas que le hace la Fiscalía está también la compra del equipo de Fútbol, que adquirió la universidad y que en principio se llamó Atlético de la Sabana por 1.400 millones de pesos. De acuerdo con la investigación realizada por un auditor forense el desembolso del dinero lo realizó la Uniautónoma en dos contados: uno por 1.105 millones de pesos y otro por 400 millones.

La conclusión de las autoridades fue que la compra de la corporación que luego se llamó Uniautónoma Fútbol Club se hizo con dineros de las matrículas de los estudiantes. Sin embargo, en los papeles del equipo Gette Ponce aparecía como propietaria del 51 por ciento de las acciones.

La Universidad Autónoma del Caribe además envió a la Fiscalía los incrementos patrimoniales injustificados de Gette a fin de que se realicen las actividades de verificación e investigación necesarias.

“Estas empresas crecieron justo cuando ella tenía la disposición de los recursos del centro universitario. La universidad aportó certificaciones que evidencian que solo frente al Instituto de Lenguas y Artes del Caribe recibió durante los 10 años que fue rectora desembolsos de 23 mil millones de pesos”, afirma Daniel Largacha Torres, abogado de la Autónoma.

“Lo que se pretende y no ha sido posible es que es que la Fiscalía actúe para proteger el derecho a la educación y que estos dineros retornen a la universidad por los daños causados”, agrega.

A Silvia Gette se le investiga por parte de la Fiscalía la procedencia de los recursos para la adquisición de las distintas propiedades que posee sobre todo las ubicadas en Barranquilla, entre estas: una casa en Villa Campestre, situada dentro de un elegante conjunto de edificios; una amplia casa en la calle 75 con carrera 51; una propiedad en la carrera 46 con calle 93, en donde funciona la Notaría 51; una casa en Miramar, un conjunto de apartamentos; dos locales en el Centro Comercial Miramar; un apartamento en el edificio Itati; dos apartamentos lujosos en Cartagena, el edificio de ocho pisos en donde funciona actualmente sus dos academias y la mansión en donde está cumpliendo su detención domiciliaria.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA