Así ingresan a la guerra urbana de Colombia fusiles de asalto gringos

Así ingresan a la guerra urbana de Colombia fusiles de asalto gringos

'Oficinas de cobro' de Medellín y Cali usan personas mayores para el tráfico de M-16 y AR-15.

fg

Los fusiles Colt AR-15 y M-16 eran comprados legalmente en tiendas de Estados Unidos, especialmente, en el estado de Florida.

Foto:

Ralph D. Freso / Reuters

20 de noviembre 2016 , 03:31 a.m.

“Dígale a su hija que no vaya a recibir el paquete por nada en el mundo, porque nos metemos en un problema serio. Que diga que no vive ahí”, le advirtió Diego Castañeda, alias Luigi, a una de sus cómplices con voz alterada.16754293AUDIO-16754293-0.mp3

Pero ya era demasiado tarde. Autoridades de Estados Unidos y miembros de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) ya sabían que él y un puñado de personas, la mayoría madres solteras o de la tercera edad, vienen ingresando al país en encomiendas fusiles de asalto con destino a ‘oficinas de cobro’ de la mafia de Cali y Medellín.

Marta Cecilia Pérez Escobar, vendedora de hamburguesas y perros calientes del barrio El Vallado de Cali, era uno de los eslabones. La mujer, de 33 años, cobraba 70.000 pesos por reclamar abultadas cajas que llegaban desde Miami repletas de partes de fusil.

Ella asegura que le estaba haciendo un favor a ‘Luigi’, exnovio de una pariente. Pero ahora afronta una condena de hasta 12 años por tráfico y porte de armas privativas de las Fuerzas Armadas.

Dos mujeres de 73 y 75 años también se encargaban de reclamar las cajas y sin saberlo fueron el rastro para que las autoridades descubrieran el ‘modus operandi’.

La mercancía no duraba mucho tiempo en sus humildes casas. A las pocas horas, ‘Luigi’ la recogía y se la llevaba a una bodega.

Allá, sacaba neveras, estufas y microondas que en sus motores, mecanismos eléctricos y refrigeradores traían partes de fusiles Colt AR-15 y M-16, comprados legalmente en tiendas de Estados Unidos, especialmente, en el estado de Florida.

“Expertos armeros que ‘Luigi’ contrataba se encargaban de encajar empuñaduras, cajas de mecanismos, cerrojos, proveedores y cañones para luego entregar los fusiles a un enlace de la ‘oficina de cobro’ de alias Avestruz, el nuevo gran sicario del Valle”, explicó un oficial de la Polfa, al mando del coronel William Valero.

Y agregó que es muy difícil detectar estos cargamentos porque cuando pasan por los escáneres de los aeropuertos, la densidad de los pedazos de metal se confunde con las estructuras de los electrodomésticos.

Por eso, se realizaron entregas controladas e interceptaciones telefónicas para desarticular la red.

Hace unas semanas, la Polfa capturó a ‘Luigi’ en una calle de Cali. Según reveló el coronel Valero, en la llamada Operación Cobrizo también cayó la dueña del restaurante de comidas rápidas y 10 cómplices más. Y hay otros vinculados.

De hecho, este fue el primer paso de un operativo conjunto entre la Dian, la Fiscalía y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE), para desmantelar la red.

En total incautaron 263 piezas para ensamblar unos 16 fusiles AR-15 calibre 5,56 mm, que en el mercado negro se negocian a más de 50 millones de pesos cada uno.

Rastreo en EE. UU

“Los fusiles tienen mayor capacidad de fuego y son modelos más recientes que los que usan las autoridades en el país. Acá, los proveedores llevan 35 cartuchos y los gringos ya vienen de 45”, explicó uno de los investigadores.

La Polfa sabe que aún hay otros eslabones de la red por capturar, en especial los que distribuyen las armas que están llegando a Medellín y a otras ciudades.

Por ahora, la segunda fase de la Operación Cobrizo la cumplen agentes del ICE en Florida.

Allí le siguen la pista a un ciudadano estadounidense que se encarga de comprar legalmente los fusiles a precios competitivos, pues la Segunda Enmienda permite, sin mayores controles, el porte legal de armas y su comercialización incluso en ventas de garaje.

Solo basta una tarjeta de crédito y una identificación para comprar una AR-15. De hecho, en ese país hay más armas que habitantes: se calcula que 360 millones circulan en sus 50 estados.

Pero el rastreo se podría demorar porque cómplices de ‘Luigi’ les están borrando los seriales a los fusiles gringos que ingresan a Colombia a alimentar la guerra urbana.

UNIDAD INVESTIGATIVAu.investigativa@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA