Colegios no pueden castigar con malos tratos a los alumnos: Corte

Colegios no pueden castigar con malos tratos a los alumnos: Corte

El alto tribunal aclara que sí puede haber sanciones, sobre todo en hechos graves.

Colegios no pueden aplicar maltrato físico como castigo.

Para la Corte Constitucional el castigo corporal como medida de corrección, en sí mismo, implica una forma de violencia física. Los colegios son escenarios para la formación.

Foto:

123rf

13 de febrero 2018 , 07:51 p.m.

La Corte Constitucional recordó que las instituciones educativas tienen prohibido imponer sanciones que sean crueles, humillantes o degradantes a los estudiantes, y que conlleven a un maltrato físico o psicológico.

"La Sala aclara que sí puede haber sanciones, sobre todo de hechos graves que pongan en riesgo el desarrollo integral y armónico de otras niñas y otros niños. Estas sanciones deben ser efectivas y pedagógicas, pero nunca violentas e injustas", dice un fallo de tutela.

El alto tribunal también aseguró que promover, justificar o preservar el uso de expresiones racistas en los colegios desconoce los derechos a la igualdad y puede constituir un trato degradante. Así mismo, recordó que la Constitución prohíbe la discriminación por razones de raza, género, origen étnico, color, idioma, religión, convicción u opinión política, entre otras condiciones.

La Corte agregó que la educación de los niños indígenas debe ser respetuosa por su tradición, historia, cosmovisión, lenguaje y la cultura de sus comunidades.

El pronunciamiento se dio al revisar una tutela de los padres de 10 menores indígenas que afirmaron que sus hijos estaban siendo maltratados en el interior del Centro Educativo Eductivo Eustasio, en el Meta, que funciona como internado.

Aunque el Secretariado Arquidiocesano de Pastoral Social Cáritas en Villavicencio le había pedido a la Corte desestimar la tutela, considerando que los hechos ya se habían superado porque el sacerdote Amaurys Antonio Aviléz Otero, -una de las personas contra las que se elevó la denuncia por maltrato- ya había sido apartado del cargo y fue citado para rendir descargos, la Corte finalmente decidió estudiar el caso.

Según el tribunal, aunque ya hay un proceso disciplinario y penal contra el sacerdote implicado en los hechos se debía continuar con la tutela para proteger los derechos fundamentales de los niños del internado.

Los padres contaron que hacen parte de la comunidad indígena acestral Cubeo-Sikuani y sus hijos van al internado cerca del caserío 'El Porvenir', en Puerto Gaitán (Meta). Según su narración de los hechos, en el colegio hay dos profesores que maltratan a los menores por su origen étnico y les imponen castigos que van en contra de su dignidad.

En la tutela, las familias afirmaron que tanto el sacerdote como el seminarista los han amenazado diciéndoles que van a desnudarlos y amarrarlos si desobedecen sus órdenes. "Igualmente el sacerdote ha discriminado a los niños a quienes no se les suministra comida porque no aportan dinero y por ser 'guahibos', término que utiliza de manera denigrante y despectiva para referirse a los indígenas", dice el documento.

Los niños contaron que como represalias por no aprender o atender las lecciones los encerraban en una habitación desde las 5 de la tarde. Si no realizaban actividades de mantenimiento los obligaban a jornadas de aseo. Los menores también narraron que les cerraban el baño por las noches y no recibían una buena alimentación porque el sacerdote y la profesora "toman más de la mitad del mercado", y la repartición de comida se hace de manera desigual entre los niños indígenas y mestizos.

La tutela describe hechos aberrantes de maltrato. Uno de los niños aseguró que el sacerdote lo golpeó con la varilla de hierro con la que se iza la bandera; por otro lado una niña denunció que fue obligada a poner las manos en el sanitario y pasárselas por la cara; otra alumna afirmó que se vio obligada a tragarse la hoja de un cuaderno por no saberse las tablas de multiplicar y dos menores fueron expulsados por no llevar un trapero y una escoba.

Al ser consultado por la Corte, Amaurys Antonio Aviléz aseguró que sí utilizaba castigos pero "en buen término" sin abusar de la investidura "sino con el fin de que todos los niños que tengo en mi cuidado se formen para bien".

En el caso de los menores, la Corte Constitucional dijo que "es claro que bajo el orden constitucional vigente, el maltrato infantil no es un medio al alcance de persona o institución alguna para lograr algún objetivo por más justificado que esté, por ejemplo ante la gravedad de una conducta de un niño en determinado contexto".

También recordó que "el castigo corporal como medida de corrección, en sí mismo, implica una forma de violencia física en contra de los menores que desconoce el derecho a la dignidad humana. De esa forma, la libertad de cátedra de los profesores dentro de la cual se encuentra el deber de corrección, encuentra límites muy precisos, como lo son los derechos fundamentales de los niños y niñas".

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.