Narcos le puedan ganar hasta 222 millones de pesos a un kilo de coca

Narcos le puedan ganar hasta 222 millones de pesos a un kilo de coca

Planeación Nacional revela que de un kilo de cocaína, que vale 2,4 millones, sacan miles de dosis.

fg

En las zonas rurales del país también se incrementó consumo.

Foto:

Archivo particular

10 de noviembre 2016 , 11:06 a.m.

Producir un kilo de cocaína en Colombia cuesta 2,4 millones de pesos. Ese kilo en manos de un mayorista se vende a 83 millones de pesos, y ya en las calles de las principales ciudades es vendido en miles de dosis, usualmente ‘rendidas’ con otras sustancias, cuyo valor llega a 222 millones de pesos.

Esas son algunas de las cifras del rentable negocio criminal que, según un detallado informe del Departamento Nacional de Planeación (DNP), está llevando a que los narcotraficantes dejen en el país cantidades cada vez mayores del alcaloide, para alimentar las redes del microtráfico y, de paso, evitar los riesgos que supone el envío de la droga al exterior. (Lea también: Alerta por aumento de 'cocaína rosada' en rumbas de estratos 5 y 6)

El documento, que constituye la más profunda radiografía a la realidad económica de ese tráfico, dice que llevar un kilo de coca a Centroamérica en barco les cuesta a los narcos 1,2 millones por kilo, e incrementa la posibilidad de que el cargamento sea decomisado por las autoridades colombianas, que son las más efectivas del mundo en interdicción. Además pone al traficante en el radar de los organismos antidroga de otros países y, por derecha, en la mira de la extradición.

El director del DNP, Simón Gaviria Muñoz, señaló que el narcomenudeo que se ha incrementado en el país llega a mover seis billones de pesos anuales y ya tiene a Colombia en el cuarto lugar de Suramérica en consumo de cocaína y marihuana.

El estudio, que fue presentado este miércoles, evidenció que producir un kilo de marihuana cuesta 91.000 pesos, pero ese misma cantidad se vende en las calles, en ‘bichas’ y cigarrillos, hasta por 2,4 millones de pesos. Y un kilo de basuco (cocaína altamente mezclada) por la que el narco paga 276.000 pesos le puede dejar una utilidad de dos millones de pesos por solo ponerlo en una ciudad. El distribuidor mayorista lo vende por casi 3,7 millones y, de nuevo, las miles de dosis que llegan a las calles le pueden dejar casi nueve millones de pesos al que la distribuye (el que maneja las redes de expendio).

La situación es tan grave que ya en Colombia hay reportes de un millón y medio de consumidores, de los cuales 832.000 viven en Bogotá, Barranquilla, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta y Pereira. Y la tendencia va en aumento en las zonas rurales en donde se está consumiendo marihuana, cocaína, basuco y hasta éxtasis.

El informe de Planeación Nacional señala que las utilidades para los mayoristas del negocio ilegal llegan al 158,9 por ciento, las de los distribuidores son del 346,2 por ciento y las de los expendedores son del 50 por ciento.

El sostenimiento de una sola de esas organizaciones de narcomenudeo, que usualmente tienen entre 8 y 10 integrantes, puede costar 149 millones de pesos al año, incluyendo un rubro de sobornos a policías y funcionarios. Pero las utilidades son exponenciales al número de dosis que logren vender.

El fiscal general, Néstor Humberto Martínez señaló que el 80 por ciento de la producción de droga del país se exporta y el resto se está quedando en las calles colombianas, con la consiguiente amenaza para la seguridad del país y la salud de la juventud. (Además: Policía adelanta operativo contra bandas de microtráfico en Santa Fe)

“Estamos en presencia de un mercado de drogas superavitario; con capacidad de colocar sus especies a precios al alcance de la capacidad de compra del consumidor nacional y, aun así, con rentabilidades exorbitantes para los capos que hacen de esta industria la actividad más próspera a nivel nacional”, sostuvo Martínez Neira.

El incremento del narcomenudeo se ha traducido además de un problema de salud pública en un factor que dispara el delito. Según el Director de Planeación, esas redes llegan a apropiarse de la criminalidad de las zonas en las que se ubican, con el consecuente aumento de los robos, homicidios y extorsiones.

Al respecto, el Fiscal señaló que solo en Bogotá, entre el 70 y 80 por ciento del hurto, porte de armas, lesiones personales y daño en bien ajeno está relacionados con el tráfico de droga.

“No nos llamemos a engaño. En torno al microtráfico ahora se están alimentando en cada rincón del territorio nuevas formas de criminalidad, que alteran la seguridad ciudadana y que han terminado por convertirse en mayores fuentes de rentabilidad para los ‘neotraficantes’ ”, dijo.

Por su lado, el viceministro de Política Criminal, Carlos Medina Ramírez, sostuvo que las cifras muestran que se debe golpear la parte alta de la cadena del narcotráfico y no seguir distrayendo recursos en perseguir a los cultivadores o, incluso, a los pequeños distribuidores. Esto porque en Colombia los campesinos representan el 9 por ciento de la cadena de valor asociada al narcotráfico, la estructura criminal el 86 por ciento, y el consumidor y el jíbaro, un cinco por ciento. “Lo que queremos es que se genere desabastecimiento de droga en las ciudades y eso implica una intervención a estructuras de redes criminales más elevadas”, señaló el viceministro.

El subdirector de investigación criminal de la Dijín, coronel Pablo Ferney Ruiz, señaló que este año han sido capturados 1.350 jíbaros y se han intervenido 391 parques en los que se consumía droga. Igualmente se están desarticulando cada mes entre 4 y 5 estructuras criminales de entre 15 y 50 personas.

Estrategia integral

El director de Planeación Nacional, Simón Gaviria Muñoz, propuso que para enfrentar el crecimiento del narcomenudeo se presente un documento al Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) para definir una nueva estrategia contra esas redes criminales.

Se busca fortalecer la inteligencia para identificar esas organizaciones y avanzar en su judicialización.
Esa misión no solo recaería en manos de la Policía y tendría que tener un componente de la Unidad de Análisis Financiero (Uiaf) que ha sido clave en la estrategia contra los grandes capos.

Además se crearía una mesa técnica para fortalecer una estrategia social con presencia de Bienestar Familiar y los ministerios de Justicia, Salud, Interior y Educación.

justicia@eltiempo.comJUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA