'Guillermo Cano fue un adalid de la paz'

'Guillermo Cano fue un adalid de la paz'

Ana María Busquets de Cano lamenta que no haya visto cómo el país se acerca al final de la guerra.

fg

De izquierda a derecha: Fernando, Juan Guillermo y Ana María Cano; Ana María Busquets de Cano, Camilo y María José Cano.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

02 de noviembre 2016 , 11:16 p.m.

“Estoy seguro de que si don Guillermo Cano viviera hoy, nos estaría regañando con esa dulzura, pero con esa contundencia suya, por andar de protagonistas ante un micrófono en vez de estar en la trinchera de la redacción frente a la máquina de escribir redactando las noticias del día”.

Las palabras son de Fernando Cano, el segundo de cinco hijos del director de El Espectador que está cerca de cumplir 30 años de haber sido asesinado.

Fernando habló el miércoles en la plaza de Bolívar en representación de su familia, que se reunió para liderar el homenaje que diferentes entidades, entre ellas la Flip, Andiarios y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, prepararon para Guillermo Cano en el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, de la Unesco.

Ana María Busquets, la esposa de don Guillermo –como se refieren a él las personas que lo conocieron, incluso sus hijos–, dijo que para el país es muy significativo conservar viva su imagen.

“Hemos trabajado para mantener presente su figura, filosofía, ética, su manera de pensar y sus valores porque pensamos que son realmente importantes para un periodista”, aseguró.

El conversatorio que se llevó a cabo luego en honor del director de El Espectador en el Centro Cultural Gabriel García Márquez se concentró en resaltar los valores de independencia, coraje y humanismo que lo caracterizaron. Su esposa destacó además el respeto que Cano les debía a sus periodistas, a la forma como pensaban y a los comentarios que hacían en su trabajo diario en el periódico.

También lamentó que su esposo no haya tenido la oportunidad de ver que Colombia quiso ensayar la paz, otro de los valores que lo caracterizaron y de los derechos que defendió desde sus páginas, “porque si no resulta, seguiremos como estábamos, pero no perdemos nada”.

(Le puede interesar: Caso de Guillermo Cano no se mueve hace 6 años)

“Él fue un adalid de la paz. Creía en pacificar a este país con el diálogo, y desgraciadamente no lo vio”, afirmó.

Fernando resaltó el amor de su padre por el país: “ahí están sus escritos en los que defendía a los que no tenían voz, sabía del compromiso que tenía, el valor del cuarto poder y el poder utilizarlo por el bien de la democracia y de la gente. Ese es el mensaje que perdura: trabajar por consolidar una democracia, por consolidar un país más justo y más democrático”.

Afirmó también que ninguna muerte vale la pena, y que la de su papá, por supuesto, tampoco, pero destacó que “sirvió un poquito para trancar esa toma de poder que pretendían los carteles de la droga en esa época”. Añadió que se hizo algo de conciencia frente a la amenaza del narcotráfico, si bien después “vinieron otros sacrificados, como Galán”.

Impunidad

En el tiempo que lleva la investigación por la muerte de Guillermo Cano solo han sido condenadas dos personas. Una fue juzgada como persona ausente y la otra pagó escasamente 6 años de prisión, de una condena de más de 16.

Al referirse a ese tema, Ana María Busquets dijo que su familia siempre creyó que una sola persona no podía causar tanto daño pero que aunque desde un comienzo supieron quién había sido el principal promotor del asesinato, no se llegó a ninguna parte con las investigaciones por la responsabilidad de otras personas.

Contó que dejaron el caso cuando otros asesinatos alrededor, como el del abogado de El Espectador, les hicieron pensar que no tenían derecho a poner en riesgo a nadie más. Hoy se muestra algo indiferente sobre el estado actual de la investigación y dice que no sabe si ha avanzado.

El esposo y el papá

Guillermo Cano fue asesinado en diciembre, una de sus épocas favoritas del año. Juan Guillermo, el hijo mayor y quien, con Fernando, tomó las riendas del diario 20 días después del magnicidio, dijo que para él escribir sobre la Navidad era tan importante como compartir esas fechas con su familia.

“Mis nietos el otro día decían que les gustaría mucho estar un día con él para no hablar de Guillermo como el héroe o el periodista insignia, sino como el abuelo”, agrégó Ana María Busquets. “El abuelo era una persona muy cálida y muy cariñosa. Iba muy emocionado a cantar villancicos el 17 de diciembre –día que lo mataron–. Para él la Navidad era algo muy especial”.

Al hacer cuentas sobre los 34 años que estuvieron casados y los 30 que lleva sin él, Busquets cambia de expresión. El miércoles, entre dientes, dijo que le duele pensar en todo el tiempo que ha pasado. Pero volvió inmediatamente al tema de los niños: “no recuerdo jamás que les hubiera dado una palmada a sus hijos. Era todo a base de una buena palabra o una buena frase”.

(Le sugerimos leer: Valores de Guillermo Cano, vigentes 30 años después de su asesinato)

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA