‘El juez no solo debe ser honesto, también debe parecerlo’: A. Cortina

‘El juez no solo debe ser honesto, también debe parecerlo’: A. Cortina

La filósofa y autora de varios libros sobre la ética, habla de la corrupción judicial y la paz.

Adela Cortina

Cortina es una autoridad en el campo de la teorización sobre la ética. El Consejo de Estado colombiano la invitó para hablar sobre la corrupción en la justicia.

Foto:

Claudia Rubio / Archivo EL TIEMPO

07 de noviembre 2017 , 09:24 p.m.

La filósofa española Adela Cortina, autora de varios libros sobre la ética, habla de la corrupción judicial y la paz.

Adela Cortina es una de las grandes pensadoras de nuestro tiempo. Sus conceptos son determinantes entre estudiantes y profesores de ética y entre aquellos que reflexionan sobre el mundo de hoy.

Ha sido la primera mujer en formar parte de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de España, una institución que tiene más de 150 años de historia.

Esta catedrática española de la Universidad de Valencia es directora de la Fundación Étnor, (Ética de los Negocios y las Organizaciones) y creadora de la ética de la razón cordial, un concepto en el que la dignidad y la compasión son claves para acabar con toda discriminación.

Estuvo en Colombia participando en los actos del bicentenario del Consejo de Estado y, en diálogo con EL TIEMPO, analizó la situación del Poder Judicial en Colombia, azotado por escándalos de corrupción. Escucha atentamente y ríe con frecuencia. Contesta sin ningún freno lo que se le pregunta y ella misma formula varias cuando quiere enfatizar en temas que le interesan.

Según Cortina, la corrupción se puede conjurar construyendo sociedades que sean modelo de comportamiento, que actúen con coherencia. Y la coherencia, dice, se transmite a través del buen ejemplo y se construye desde la educación preescolar. Pero, agrega, en Colombia contamos con un instrumento más poderoso: el proceso de paz en el que estamos embarcados.

¿Qué tan grave es que en un país como Colombia la corrupción haya alcanzado a los jueces?

Hay una tendencia en el ser humano de buscar su beneficio y el de quienes lo rodean. El bien personal al bien común. Es una tentación muy difícil de vencer. ¿Y si es el juez el que busca el mayor beneficio económico posible, la población en qué va a confiar? Lo hace un delincuente en todo el sentido de la palabra porque hace daño a los más débiles, a quienes no se pueden defender.

¿No es haber tocado fondo?

Esto no es que consuele a nadie, pero también pasa en muchos más países. Pero cuando es mal de muchos, eso ya suena a epidemia. Ustedes lo han visto ahora en el Poder Judicial. Actuar en beneficio propio hace al juez caer en la corrupción, en el disfrute sin atender lo clave, lo inteligente: servir, no enriquecerse.

¿Qué tanto ha influido el narcotráfico en este flagelo?

Es una cultura letal. Mortal. Cuando se implanta en la vida cotidiana es peligrosísimo. Y es evidente que sí ha influido. Ha entrado en todas las esferas. Y ha acostumbrado a la gente al dinero fácil y rápido, sin mirar a quién, sin mirar cómo; obtener el máximo beneficio posible sin importar a quién se dañe. Está acabando con la confianza de un pueblo.

Marcha contra la corrupción

El rechazo a la corrupción se ha hecho sentir en las calles y se prevé que determinará las elecciones de 2018.

Foto:

Andrea Moreno / EL TIEMPO

¿Juega también el conflicto armado que vivimos por más de medio siglo?

Produce emociones que también corrompen a la persona. El violento e intolerante no es feliz, y los más perjudicados en una sociedad que funciona así son los más débiles y los más vulnerables.

¿Cómo atacar la cultura del dinero fácil y de la violencia?

Estos comportamientos siempre se van a descubrir. Jamás van a quedar ocultos. La impunidad eterna no existe, y eso es lo que hay que hacerles ver a las personas. Cuando un juez actúa mal acaba con su reputación, y eso es importante. No solo se puede acabar en la cárcel, sino que pierde la confianza, se acaba su credibilidad.

¿Debe limitarse el poder del juez en Colombia?

El poder no es malo. Solo que hay que ejercerlo para el bien. El juez es un profesional que forma parte de un tipo de poder, que es el Poder Judicial, uno de los tres poderes de un Estado de derecho, y eso, por el contrario, lo hace poseedor de una gran cantidad de responsabilidades. El juez tiene que tener una ética muy clara y depurada para asumir esa responsabilidad de estar al servicio de la comunidad.

¿Cómo funciona la ética en estos casos?

La ética es como el oxígeno, nos dimos cuenta que nos hace falta cuando dejamos de respirar. La ética lo que hace es apelar al sentido común. Nos dice ‘lo inteligente es hacerlo bien’.

¿Cómo se aplica?

Hay códigos de ética en los que se trata de analizar la figura del buen juez. Hacerles entender que cuando se reciben un sueldo, una comisión, unos honorarios o unas participaciones son para servir, no para enriquecerse. Enfrentar a una persona consigo misma. Hacerle decir: ‘aunque puede que otros actúen mal, hay que buscar el bien común’.

¿Se debe revisar el sistema de selección de jueces?

La selección es muy importante. Se debe, también, tener en cuenta no solo lo que (el aspirante) sabe, sino también lo que es capaz de hacer. El juez no solo debe ser competente en materia jurídica.

¿Y, según la ética, cual es modelo de un juez transparente?

El buen juez tiene que tener unas características que lo hacen aplicar bien el derecho: imparcialidad, independencia, integridad, diligencia, capacidad de interpretación y prudencia.

¿No es un concepto muy abstracto?

Quiere decir que no solo debe ser bueno, sino también parecerlo. Si no da buen ejemplo, no queda autorizado para ser un buen juez. No dejarse llevar por sus intereses particulares. Estar vigilante del tema de los conflictos de intereses. No dejarse presionar por intereses de otros. Tener en cuenta todos los valores de su profesión. Comportarse con caballerosidad, cortesía, y que su vida privada no sea disonante de su profesión. Es lo que llamamos el carácter de un juez.

¿Cuál es, entonces, la fórmula para devolverle al Poder Judicial su transparencia?

La educación es clave. Estamos fallando en la formación de las personas como seres humanos. Los jueces deben ser formados en el cultivo de la capacidad que todos los humanos también llevamos de servir a la comunidad.

¿Cuál es la forma indicada para que los jueces deban rendir cuentas de sus actos?

En sus sentencias. Estas deben estar bien razonadas, argumentadas, sustentadas y ser públicas. En la etapa de investigación, mantener la prudencia de hasta dónde la publicidad de un caso no afecte el buen desempeño de la justicia. Pero tampoco puede exponerse a diario en un medio de comunicación contando lo que sucede en su despacho.

¿Han fallado las facultades de derecho en la formación de sus profesionales?

Hay que formar una conciencia en las personas, tiene que estar en las cátedras de todas las carreras universitarias. Y el material ya está inventado, hay libros, estudios, conferencias y foros.

¿Y hacia dónde se debe centrar el trabajo de los medios frente a los casos de corrupción?

Los medios de comunicación deberían cuidar no hacer juicios paralelos, porque esa no es su tarea. La función policial y judicial es fundamental en un país, y son ellos los que tienen que hacer su trabajo, por eso la gente es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Y eso es fundamental.

Pero ¿acaso la función de los medios no es la denuncia?

Sí. Pero también deberían buscar no solo las noticias extravagantes, provocativas, llamativas, que suelen ser las más desastrosas, sino tratar de poner en primer término todo lo que la gente hace bien. Los medios de comunicación deberían contar que hay mucha más gente que hace las cosas bien para que tuviéramos ejemplos, modelos, ejemplaridad, formas de vida que a uno le parece que merecería la pena imitar.

¿Cómo manejar la polarización que vive el país?

El consenso es fundamental para cualquier plan. Por eso debe tratar de mantener un diálogo continuo por medio de quienes tienen capacidad de mediación. La situación que ha vivido Colombia hace que se lleve con mucha delicadeza. Hay mucha gente dañada, y eso no se puede olvidar.

¿Cuál es el papel que debe cumplir el Estado?

Impartir la ética en las escuelas a los niños. Si desde pequeños les enseñamos a servir, al final tendremos buenos jueces y buenos políticos y buenos profesionales. Hay que crear conciencia, desde temprana edad, de que estamos en sociedades que valoran la libertad, la igualdad, la solidaridad, el respeto por los derechos humanos. Pero el Estado, que es el que debe dar el ejemplo, no lo da... La transparencia es la clave. Un gobierno abierto, con rendición de cuentas, fomentando la participación y cooperación ciudadanas, con publicidad de sus actos.

¿Qué papel puede desempeñar el proceso de paz en el que nos embarcamos?

Proseguir con el proceso de paz es un deber moral. De no cumplir los acuerdos, la sociedad va a sentir una enorme frustración.

¿Y cuál es el camino para acercar a las partes?

El punto de vista de las víctimas es fundamental y debe tenerse en cuenta. Hay que brindarles oportunidad de superar su situación. Desde el punto de vista de los más vulnerables, tratar de buscar beneficios para todos. Tienen que hacer ver que a pesar del sufrimiento y la frustración, la alternativa de acabar con la paz es peor para todos.

GERMÁN JIMÉNEZ LEAL
Subeditor
Twitter: @German AJL

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA