Alerta de la Fiscalía por desvío de gasolina hacia ‘cocinas’ de narcos

Alerta de la Fiscalía por desvío de gasolina hacia ‘cocinas’ de narcos

Hay ‘boom’ de consumo de combustibles y aparición de bombas en zonas de cultivo.

Laboratorios de Coca

Los investigadores analizaron metro por metro los laboratorios ubicados

Foto:

Fiscalía General de la Nación

04 de mayo 2018 , 09:19 p.m.

En Argelia, municipio del Cauca que tiene 27.000 habitantes, hay 19 bombas de gasolina. Allí, desde el 2015 se disparó la venta de gasolina, que pasó de 892.000 galones a 3,4 millones de galones; y de ACPM, que se triplicó al pasar de 242.000 galones a 652.000 el año pasado.

El Tambo, en el mismo departamento, vive un boom similar en el consumo de combustibles. En el 2015 consumía 726.682 galones, y el año pasado se dobló a 1’348.331 galones de gasolina.

Como en Argelia, en El Tambo la coca viene creciendo: pasó de 2.422 hectáreas a 5.300, y la tesis de la Fiscalía es que la disparada en la venta de gasolina y ACPM está amarrada directamente a las necesidades de las ‘cocinas’ del narcotráfico para la refinación de la base de coca en departamentos como Nariño, Cauca y los Santanderes.

Según las autoridades, para obtener un kilo de clorhidrato de cocaína los narcos han tenido que utilizar en el proceso unos 166 galones de gasolina.

Esa alerta la lanzó este viernes, en el encuentro de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos (Fendipetróleos), el fiscal Néstor Humberto Martínez, quien pidió mayores controles a los subsidios establecidos por el Gobierno para las zonas de frontera porque, agregó, en muchas ocasiones estarían beneficiando los intereses de los narcotraficantes.

La lista de municipios con coca donde el negocio de los combustibles florece a la par de los narcocultivos incluye a Barbacoas (Nariño), que solo tiene registrados 4.709 carros, pero donde se vendieron el año pasado 3,4 millones de galones de gasolina, 1,4 millones más que hace apenas dos años.

Allá, en el mismo periodo, la coca pasó de 1.330 hectáreas a 3.359. Lo propio pasó en Puerto Asís, en Putumayo. Pasó de consumir 3’640.879 galones de gasolina en 2015 a 4’065.190 en 2017, y sus cultivos ilegales pasaron de 4.437 hectáreas en 2015 a 7.453 hectáreas en 2017.

En la mayoría de los casos estos municipios se encuentran en los territorios que tienen las mayores producciones cocaleras del país y están ubicados en zonas de frontera

Esas cifras muestran, según la Fiscalía, que el consumo per cápita en Bogotá, en un año es de 53 galones. En Medellín llega a los 57, mientras que en Barbacoas el consumo anual ronda los 86 galones.

Tenemos poblaciones que tienen excesos de estaciones de servicios y tienen un descomunal consumo con respecto a su baja población –dijo el Fiscal– (...) En la mayoría de los casos estos municipios se encuentran en los territorios que tienen las mayores producciones cocaleras del país y están ubicados en zonas de frontera”.

La gasolina, por relativo bajo costo y fácil acceso, termina siendo el precursor químico preferido por los narcos para procesamiento de la droga.

La Fiscalía sostiene que el país debe “ser cauto con la amplia política de subsidios que tiene el Estado, sobre todo en las zonas de frontera, y que inevitablemente beneficia a las organizaciones criminales”.

Su hipótesis es que el crimen organizado ha terminado por instrumentalizar los incentivos oficiales a la venta de gasolina colombiana en las zonas limítrofes: “Las autoridades no pueden solamente tener en cuenta la “libertad de empresa” y la “iniciativa privada” para que se continúen vendiendo combustibles líquidos en su territorio. Necesitamos límites claros en los consumos, sobre todo en las zonas de frontera o zonas con alta producción de clorhidrato de cocaína y sus derivados”.

Si esos controles no se establecen, dice el Fiscal, se corre el riesgo de que los subsidios terminen “contribuyendo a la rentabilidad y expansión del narcotráfico”.

Nueva mólecula

El jefe del ente acusador llamó además a los expendedores de combustibles a “acudir a la tecnología y a las nuevas innovaciones para regular y controlar los químicos y las sustancias que se utilizan como precursores en la producción de narcóticos”.

En ese sentido, reveló que Ecopetrol y la Dijín de la Policía vienen trabajando en una estrategia que podría reducir el potencial de producción de cocaína “mediante la inserción de una molécula-marcador al crudo, sin afectar ninguna de las propiedades y usos lícitos del producto”.

Según señaló, “esta molécula es capaz de generar una afectación a la extracción del alcaloide hasta reducirlo en un 50 %” al afectar propiedades físicoquímicas de la base de coca.

Martínez insistió en la necesidad de que el país “refunde” sus pactos contra las drogas y advirtió de nuevo que en las zonas donde está disparada la siembra se incrementó también la violencia homicida.

“No podemos desconocer que en algunos territorios nacionales estamos en una verdadera confrontación, determinada por el control de los territorios cocaleros”, aseguró.

La Fiscalía sostiene que la violencia en las zonas de producción se proyecta a todo el país a través de 12 corredores estratégicos atravesados por las rutas del narcotráfico internacional y el negocio del microtráfico local.

Martínez llamó “madre de todas nuestras plagas” al narcotráfico y señaló que “a pesar de los grandes esfuerzos y estrategias que despliega el Estado en su conjunto para luchar contra los diferentes fenómenos criminales”, ese crimen no solo está creciendo en el país sino que se está convirtiendo en un factor de desestabilización en toda la región.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.