Así cayó el imperio criminal de 'Gavilán', jefe del ‘clan Úsuga’

Así cayó el imperio criminal de 'Gavilán', jefe del ‘clan Úsuga’

Dos de los hermanos Vargas Gutiérrez se entregaron a las autoridades y otros tres fueron capturados.

‘Gavilanes’ del ‘clan Úsuga’

‘La Chola’ (única mujer en la foto) es señalada de testaferrato.

Foto:

Cortesía Policía

14 de enero 2018 , 10:40 p.m.

Una carta escrita a mano por Eduardo Luis Vargas Gutiérrez, ‘Pipón’, fue encontrada en uno de los bolsillos del pantalón que vestía su hermano Roberto Vargas, ‘Gavilán’, el 31 de agosto del año pasado, cuando murió en medio de una operación de la Policía entre Antioquia y Chocó.

En la carta, ‘Pipón’ le pedía a su hermano menor, uno de los jefes más violento y con poder en el negocio del narcotráfico del ‘clan Úsuga’, permiso para alejarse de la organización y someterse a la justicia.

Argumentaba que no quería correr la misma suerte de su otro hermano, Efrén, más conocido como ‘Culo de toro’, quien murió junto con 5 de sus hombres en una operación de la Policía y el Ejército en las selvas de Chocó el pasado 12 de julio.

De hecho, sin contar con el permiso de su hermano, ‘Pipón’ había iniciado, a través de dos abogados, los contactos con las autoridades para someterse a la justicia a finales del mes de mayo. Investigadores señalaron que ‘Gavilán’ le recriminó por esos acercamientos y manifestó su desacuerdo con someterse a la justicia.

Tras la muerte de ‘Culo de toro’ y como una forma de evitar que intentara abandonar el grupo, ‘Pipón’ fue integrado al estado mayor del ‘clan’ otorgándole mayor poder territorial y el frente de la estructura ‘Pacificadores del bajo Cauca y Córdoba’. Unos días después de la muerte de ‘Gavilán’, el propio jefe de la organización, Dairo Antonio Úsuga, ‘Otoniel’, terminó por anunciar su intención de someterse a la justicia.

Ese anuncio, la persecución de las autoridades y una solicitud de extradición de los Estados Unidos terminó por acelerar el final del ‘clan’ de la familia Vargas Gutiérrez, fiel a su hermano ‘Gavilán’.

En noviembre, ‘Pipón’ se salvó por minutos de ser capturado por la Policía Antinarcóticos en Puerto Libertador (Córdoba), y el 15 de diciembre fueron detenidos en la operación ‘Damasco’ otros tres de los hermanos Vargas Gutiérrez: Ángela María, alias la Chola; Flor Emira, conocida como Rosario, y Julio Cesar, el ‘Zorro’.

Ellos, aseguran investigadores de la Policía, servían de testaferros de la organización y tenían a su nombre predios adquiridos con dinero del narcotráfico y que en realidad eran de sus hermanos ‘Gavilán’, ‘Culo de toro’ y ‘Pipón’.

En la misma operación fueron capturados Remberto Narváez Rivero, esposo de ‘la Chola’, y su hijo Pedro Nel Pulgarín Vargas y un sobrino identificado como Carlos Julio Vargas.

Por intermedio de la Personería de Montería, ‘Pipón’ coordinó su entrega y finalmente lo hizo junto a su sobrina Manyuris Gil Vargas, el pasado 10 de enero.

Un día después se presentó ante la Fiscalía de Montería Darío Vargas Gutiérrez, ‘el Evangélico’, otro de los hermanos del ‘clan’ y alias ‘Chupa Fruta’, que aunque no era miembro de la familia desde hace más de una década era uno de los hombres de confianza de ‘Gavilán’, el patriarca del grupo.

Pipón’ y ‘el Evangélico’, confirmaron personas cercanas al proceso, aspiran a recibir algunos beneficios judiciales por su sometimiento y además intentan que sus hermanas ‘la Chola’ y ‘Rosario’ no sean procesadas. Igualmente, se conoció que están intentando una negociación que beneficie a Carminia Vargas Gutiérrez, ‘la Flaca’, otra de sus hermanas, que tiene orden de captura y que sigue prófuga de la justicia.

Una de las preocupaciones que han manifestado los abogados de los hermanos Vargas Gutiérrez es que algunos de ellos puedan terminar en cárceles de los Estados Unidos, por lo que podrían ofrecer importante información, rutas y bienes para intentar evitar la extradición.

“Eduardo Luis (‘Pipón’) nos dijo el día de su sometimiento que estaba muy presionado por la Policía, que sabía que su captura o muerte era inminente y que prefería negociar. Además, también tenía temor de que el ‘clan’ lo asesinara porque le habían perdido la confianza debido a su deseo de someterse a la justicia”, relató a este diario uno de los investigadores que ha estado frente al proceso.

‘Pipón’ reconoció que antes de su entrega había perdido el contacto con ‘Otoniel’, el jefe del ‘clan Úsuga’, de quien afirmó está concentrado en su sometimiento a la justicia.

Pendiente ley para someter a las bandas

En noviembre se hundió en el Congreso, por falta de trámite, la ley radicada por el Gobierno que busca facilitar el sometimiento del ‘clan Úsuga’.

Los contactos con los representantes de la organización los mantiene, por encargo presidencial, el vicepresidente, general Óscar Naranjo.

El Gobierno Nacional ha explorado la posibilidad de presentar una nueva ley o incluso acudir a decretos para poder avanzar en ese proceso que representaría la desaparición de la banda criminal más grande que existe en el país.

Los beneficios se podrían extender a otras organizaciones que se sometan colectivamente a la justicia y a cambio puedan recibir algunos beneficios judiciales.

Serán activadas dos fuerzas élite contra ‘los Úsuga’

En menos de 15 días se activará el plan de las autoridades para frenar la expansión del ‘clan ‘Usuga’ en Chocó y Antioquia y evitar enfrentamientos de esa banda criminal con el Eln.

Como parte de la operación ‘Agamenón’, empezarán a funcionar dos fuerzas especiales de la Policía y el Ejército en Quibdó (Chocó) y Caucasia (Antioquia), desde donde se coordinarán los golpes contra los jefes de esas organizaciones ilegales. Así lo afirmó el general Jorge Luis Vargas, director de la Dirección de Investigación Criminal de la Policía, Dijín-Interpol y de ‘Agamenón’.

“Tenemos lista una intervención –que será articulada con un general del Ejército– en Chocó a través de una fuerza de trabajo contra amenazas transnacionales. Se busca cerrar el paso a una eventual guerra territorial con el Eln y la seguridad de las comunidades, especialmente las indígenas y afro, asentadas sobre la rivera de los ríos. Y una Fuerza paralela será instalada en el bajo Cauca antioqueño, especialmente en Cuacasia”, dijo el general Vargasa EL TIEMPO.

El oficial señaló que se mantiene la estrategia de estar articulados Fuerzas Militares, Policía y Fiscalía, compartiendo información de inteligencia y desarrollando operaciones en conjunto, “que han permitido grandes golpes a la estructura criminal, como la muerte de ‘Gavilán, ‘Inglaterra’, ‘Pablito’, ‘Ramiro Bigotes’, ‘Culo de Toro’. El trabajo ha estado muy focalizado en los jefes de estructura”.

Añadió que la orden del Gobierno Nacional es acabar con esta red que se financia del narcotráfico y otros delitos, como la extorsión, y la prioridad es capturar a Dairo Antonio Úsuga, ‘Otoniel’ y sus mandos ‘el Indio’ y ‘Nicolás’. Además de los jefes de segundo nivel plenamente identificados y sus zonas de injerencia.

“Ellos se han venido reciclando y hoy buscamos dar captura a ‘Marihuano’, quien tiene concentrado su accionar en Chigorodó; ‘Chiquito Malo’, con zona de injerencia entre Turbo y Curulao; ‘Cobra Cinco’ está en la zona del bajo Cauca antioqueño; ‘Furia’, en Chocó; y ‘Leo’, en Norte de Santander”, señaló Vargas tras afirmar que los ‘Usuga’ hoy no tienen más de 2.200 hombres, incluidas las subestructuras que están contratando para intentar mantener su actividad criminal.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.