Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Van mil muertes por balas perdidas en diez años

Por: Redacción eltiempo.com | 9:04 p.m. | 04 de Enero del 2011

Balas perdidas

Centenares de habitantes de Soacha realizaron una marcha de protesta por la muerte de un menor.

Foto: Néstor Gómez / EL TIEMPO

Murió niño herido en Año Nuevo. Plantean castigos penales para los que disparan armas sin razón.

Esteban Giraldo Ramírez. Siete años; 8 y 32 p. m. del lunes 3 de enero. Soacha (Cundinamarca). Ese es el registro de la más reciente muerte por balas perdidas en el país, un azote del que no existen datos oficiales confiables pero que genera miedo a lo largo y ancho de Colombia.

Esteban fue una de las víctimas que cayeron, sin saber por qué, la noche de Año Nuevo. Transcurrían los primeros minutos del 2011 cuando el niño, que estaba frente a su casa en el barrio San Nicolás de Soacha (Cundinamarca), se desplomó.

"Confundimos el sonido de la pólvora con el disparo. En ese momento mi hijo alzó al niño y le dio un beso para desearle Feliz Año, pero de un momento a otro se desgonzó", dijo William Giraldo, abuelo del pequeño.

Desde el comienzo, los médicos del Hospital Departamental Luis Carlos Galán, adonde llegó con muerte cerebral, habían dado un parte desalentador sobre la salud del niño.

"Las lesiones a nivel cerebral eran extensas e irreversibles", dijo el subdirector del centro asistencial, José Hernán Forero. Esteban, que nunca despertó, murió tres días después, por un paro cardiorrespiratorio.

Y mientras Fiscalía y Policía adelantan las investigaciones de balística y ofrecen recompensas para dar con el asesino, en Manizales otra familia, la de Mónica Andrea Muñoz, también sufre la tragedia de las balas perdidas.

Ella, universitaria de 26 años y madre de un niño, iba en un taxi el pasado domingo y quedó en medio de un intercambio de disparos entre la Policía y dos delincuentes que se desplazaban en una motocicleta. Una bala, que ingresó por una de las puertas del vehículo, impactó a la joven.

El taxista la llevó al Hospital de Caldas, donde falleció.Ahora, el CTI de la Fiscalía está determinando de qué arma salió el disparo que acabó con la vida de Mónica.

No hay datos oficiales

Las principales capitales del país registraron al menos 70 casos de personas que murieron por balas perdidas. Los heridos pasan del centenar. Y aunque las cifras no son significativas comparadas con el resto de víctimas fatales por arma de fuego -casi 14.000-, el impacto social es altísimo.

Se trata, dicen los expertos en seguridad, de una violencia aleatoria que no tiene, adicionalmente, registros estadísticos ni en Medicina Legal ni en la Policía, lo que afecta la posibilidad de aplicar correctivos puntuales en las ciudades más afectadas.

El Centro de Recursos para Análisis del Conflicto, Cerac, realiza la primera investigación sobre el problema de las balas perdidas en Colombia. En 10 años, según los registros de la prensa examinados por Cerac, murieron al menos 1.000 personas por disparos indiscriminados. Eso implica que cada 4 días hubo al menos una muerte por esta causa.

¿Razones? Las investigaciones, que aún no concluyen, señalan que los enfrentamientos entre ilegales y la disponibilidad de armas de fuego en el mercado, y sobre todo su mal uso, incluso de las legales, están detrás de esas muertes y lesiones.

Hoy, disparar sin justificación en Colombia no pasa de ser una infracción del Código de Policía. Por eso, en el Congreso empiezan a moverse propuestas para castigar con cárcel a los irresponsables.

Un riesgo en todo el país

Peleas de bandas disparan esa violencia

8 en Bucaramanga hubo 8 muertes y 7 lesionados por balas perdidas. No hubo registros de muertes por esta causa en diciembre.

1 en Pereira, una niña de 3 años, que murió, y su hermanito, que quedó herido, fueron víctimas de un enfrentamiento de bandas.

2 muertes se registraron durante el 2010 por balas perdidas en el Huila, en los municipios de La Plata y Tello.

Otro niño permanece en coma

Cartagena y B/quilla. En Cartagena, un niño y una mujer fueron víctimas de las balas perdidas en la celebración del Año Nuevo.

Andrés Felipe Castillo, de 5 años, permanece en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Naval, tras recibir un balazo en el cráneo.

Ese mismo día, en el barrio Torices, sector Papayal, una señora que compartía con su familia en la terraza de su casa fue alcanzada por otro proyectil. Ya está fuera de peligro.

En Barranquilla, la misma noche recibió un tiro en la cara Alejandro Rafael del Valle Pérez, de 15 años.

Sólo Cali y Medellín pusieron casi 50 muertos

Cali y Medellín. El caso de un bebé de 5 meses que recibió una bala perdida en el abdomen el primero de enero y está en observación tiene consternadas a la ciudadanía y las autoridades caleñas.

El hecho ocurrió en el oriente de la ciudad y los testigos señalan como responsable a un menor de edad que estaba borracho.

Y no fue un caso aislado. En el 2010, la capital del Valle sumó 27 muertes por balas perdidas. En las estadísticas de personas heridas, que pasan del medio centenar, hay 21 niños.

En Medellín, el problema es de similares proporciones. Allá hubo el año pasado 22 muertos -entre ellos 8 niños- y 50 heridos por cuenta de disparos sin rumbo. Son las dos ciudades con más víctimas en toda Colombia.

En la capital paisa se vive otro drama de la noche de Año Nuevo. Un niño de 5 años se debate entre la vida y la muerte porque lo alcanzó un disparo, al parecer producto de una riña. Su familia confundió el tiro con pólvora y solo se percató cuando el niño, herido en la cabeza, cayó en los brazos de su papá. Los médicos lo indujeron a un coma profundo, para intentar salvarle la vida.

Y dos días antes, el 29 de diciembre, una mujer murió cuando recibió un balazo en la cabeza mientras miraba por la ventana.
Al parecer, fue víctima de una pelea entre bandas del sector donde vivía.

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.