Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Diez consejos para dejarlo todo y vivir viajando

Lunes 20 de febrero de 2017
Viajar

Diez consejos para dejarlo todo y vivir viajando

Siga estas recomendaciones y no aplace más el sueño de conocer el mundo.

Por:  ANDRÉS FELIPE ÁLVAREZ HENAO  | 

Salario mínimo quedó en 689.454 pesos; sindicatos estudian paro cívico
0

compartidos

Una vez, en una entrevista radial, nos preguntaron a mi esposa y a mí: ¿Ustedes son millonarios? ¿O nunca encontraron trabajo y por eso se fueron a viajar? La respuesta a ambas cuestiones fue la misma: un ‘no’ rotundo. Ese día también nos preguntaron por qué los jóvenes, hoy en día, prefieren gastar su tiempo y su dinero en viajes, en lugar de endeudarse comprando carro o casa.

“Es que la vida es muy pequeña y el mundo es muy grande”, decíamos nosotros, que renunciamos a nuestros trabajos para dedicarnos a viajar y que convertimos los viajes en nuestro 'modus vivendi'.

Yo soy periodista y trabajaba en uno de los diarios más leídos de Colombia. Mi esposa, Lina Marcela, era la gerente de logística de una reconocida empresa de lácteos. Teníamos estabilidad, cotizábamos pensión, alquilábamos una casa, comíamos en buenos restaurantes y nos dábamos un buen viaje una vez cada dos años. En resumen: estábamos metidos dentro de la espiral del consumo y seguíamos al pie de la letra los mandatos del sistema. Pero queríamos conocer el mundo y entendimos que hacerlo en vacaciones es imposible. Así que renunciamos a todo. Compramos una van y la adaptamos como una pequeña casa con cama y cocina, creamos la página web www.renunciamosyviajamos.com y emprendimos un viaje sin fecha de regreso. La primera meta es llegar hasta Alaska conduciendo.

Acabamos de cumplir nuestro primer año de viaje y podemos asegurarles que es la mejor decisión que hemos tomado en la vida. Nos sentimos libres y felices.

Sueño de muchos y realidad de pocos, eso es renunciar al trabajo para vivir viajando. Y no hay que ser Anthony Bourdain para lograrlo. Cualquiera, con un buen plan y buenas ideas, puede hacerlo.

Si usted es de los que pasa sus días en su escritorio soñando con conocer destinos paradisiacos y aprender sobre las culturas del mundo, siga estos sencillos consejos. Podrían ser el primer paso del resto de su vida viajando.

 

Andrés Álvarez y Lina Ruiz completan un año de viaje. Con sus ahorros compraron una van y la adaptaron como una casa rodante.

1. Salga de deudas

A la hora de viajar un factor determinante es la tranquilidad mental, y cuando uno está endeudado es imposible obtenerla. Además, cuando nos dedicamos exclusivamente a viajar por el mundo, no vamos a tener ingresos fijos que nos permitan hacer los abonos a nuestros acreedores. Por eso, antes de empacar la maleta, lo mejor que puede hacer es saldar todas sus deudas. Y un consejo adicional: no se vaya calladito para escapar de las ‘culebras’. La vida de viaje se va a encargar de demostrarle que a quien actúa bien le esperan cosas buenas; pero quien actúa mal, será el mismo viaje el que se encargue de cobrarle de alguna manera.

2. Ahorrar con límites

Está claro que todo proyecto debe empezar con un capital, y la vida viajando no es la excepción. Ahorre, haga un presupuesto y póngase una meta lógica y alcanzable. Pero no se pase toda la vida ahorrando, porque si insiste en conseguir más y más dinero para empezar su viaje puede caer en un círculo de nunca acabar. Póngase una fecha límite, renuncie y viaje.

3. Encuentre habilidades

¿Sabe cocinar? ¿Le gusta la fotografía? ¿Habla idiomas? ¿Toca algún instrumento? Esas y muchas competencias más pueden ser aprovechadas para seguir viajando. Nosotros, por ejemplo, hemos convertido la fotografía en la base de nuestro sustento para poder avanzar más kilómetros. De hecho, hemos conocido viajeros que explotan al máximo lo que saben hacer para poder seguir en el camino, desde artesanos hasta instructores de buceo y salvavidas. Sin embargo, no olvide esto: no se trata de un negocio donde se consigue plata y se amasa capital, se trata de la forma de poder avanzar más kilómetros en su objetivo viajero.

4. Planee sin exagerar

El mejor viaje, creemos nosotros, es el que te sorprende. Por eso, aunque estudiamos un poco los lugares adonde vamos, siempre dejamos que la ruta y los nuevos destinos nos entreguen lo que tienen. Está bien hacer planes, claro. Pero no deje que su viaje se convierta en un cronograma al que se debe ajustar como una camisa de fuerza. Recuerde que renunció, que es libre y que por lo tanto puede hacer lo que quiera y cuando quiera.

 

 

5. Papeles al día

Tener un trabajo estable es uno de los motivos que más evalúan los cónsules de muchos países a la hora de otorgar una visa. Eso, según ellos, es garantía de que usted tiene cómo financiar su viaje y de que no se va a quedar de inmigrante ilegal porque tiene que regresar a su oficina. Entonces, una vez señalado en el mapa cuáles son los países a los que quiere llegar, averigüe con las autoridades migratorias qué documentos necesita y pida sus visas. Una vez hecho esto, todo estará listo para pasar su carta de renuncia a recursos humanos.

6. La tecnología

El mundo de la tecnología ha revolucionado de forma positiva la forma en que los viajeros nos movemos por el planeta y han brindado importantes opciones para hacer que nuestras aventuras sean más cómodas, autóctonas y sobre todo baratas. Sitios como www.couchsurfing.com, www.maps.me o el mismo Facebook serán de gran utilidad a la hora de emprender su viaje. Conozca aplicaciones, entérese de las que más le convienen en su recorrido y aproveche para conectarse con otras personas que han viajado o que viven en los lugares adonde usted piensa llegar.

7. Una idea sostenible

¿Será que el viaje se puede convertir en un 'modus vivendi'? ¿Será que se puede viajar y viajar para poder seguir viajando? Creemos que solo se necesitan buenas ideas y trabajo constante para demostrarnos que sí se puede. En nuestro caso, creamos una página web (www.renunciamosyviajamos.com) donde contamos nuestras aventuras cruzando todo el continente americano en un carro. Pero también producimos guías de viaje, entregamos información útil y damos consejos para que nuestros lectores se animen a viajar. Hemos conocido científicos que enseñan experimentos a niños de escuelas pobres, unos músicos que pusieron a andar un bus con aceite vegetal quemado, unos odontólogos que brindan salud oral a comunidades vulnerables en sus caminos, entre otros viajeros que realizaron proyectos sostenibles para poder seguir recorriendo el mundo.

8. Aprenda a cocinar

Si usted sabe algo de cocina, por básico que esto sea, va a poder permanecer más tiempo viajando. Y la razón es muy simple: comer en restaurantes le va a hacer gastar su presupuesto en muy pocos días. Busque hospedajes con cocina pública o casas donde lo dejen preparar sus alimentos. Verá que de esa forma puede compartir su plato con alguien más, hacer nuevos amigos y hasta aprender sobre los sabores locales de cada cultura.

9. Abra su mente

Si va a escalar un nevado, navegar a mar abierto en una lanchita, bucear en medio de corales, tiburones y mantarrayas, o simplemente va a pasar horas y horas en un avión o un bus, puede que esté más expuesto a que le ocurran cosas malas que si se queda en cama cambiando canales. Sin embargo, si va con la mente abierta y pensando en que su viaje le va a permitir solucionar los problemas que le ponga en el camino, siempre va a poder sortear los obstáculos sin mayores consecuencias.

10. El desapego

A la hora de renunciar para convertirse en un eterno viajero entienda que su trabajo no será lo único que quedará atrás. Cuando uno renuncia para viajar, renuncia a todo: a la familia, a la comida de la mamá y la abuela, a la almohada tan cómoda y al colchón que ablandó durante años, al saludo de su perro en las mañanas y, muchas veces, a tener un baño limpio con ducha caliente, a los fines de semana con los amigos en su bar favorito e incluso a las costumbres de su país, con las que vivió siempre. Es el precio que hay que pagar por conocer el mundo.

Decía Sigmund Freud: "Quien quiera un qué tiene que aguantarse muchos cómo". ¡Buen viaje!

*Puede seguir nuestro viaje por América en carro a través de www.renunciamosyviajamos.com, o uniéndose a nuestras redes sociales:
Facebook: Renunciamos y Viajamos
Twitter: @renunciamos
Instagram: Renunciamos y viajamos
Youtube: Renunciamos y viajamos

ANDRÉS FELIPE ÁLVAREZ HENAO
Especial para EL TIEMPO

 

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Turismo mundial, de cita en Medellín

Siguiente

Nueva Orleans: la ciudad de la diversión y la cultura

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad