Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Pinacate, un destino que sorprende con paisajes 'de otro planeta'

Viernes 20 de enero de 2017
Viajar

Pinacate, un destino que sorprende con paisajes 'de otro planeta'

Tres días en el desierto de Sonora. Un destino poco convencional y muy sorprendente en México.

Por:  VIRIDIANA RAMÍREZ | 

Reserva en el desierto del Sonora, donde se formó un paisaje marciano con cráteres, dunas y petroglifos.

Foto: Archivo particular

Reserva en el desierto del Sonora, donde se formó un paisaje marciano con cráteres, dunas y petroglifos.

0

compartidos

Los ojos de las lechuzas brillan como las estrellas que iluminan el cielo nocturno de Caborca, en el estado mexicano de Sonora. El sonido de cada pisada se fusiona con su ulular. Entre los matorrales y con ayuda de la luna es fácil identificar una liebre con las orejas bien levantadas en señal de alerta. La fauna no es el objetivo de la caminata, sino 6.000 petroglifos heredados al desierto de Sonora –compartido por México y Estados Unidos- por la tribu tohono’o dham.

Es difícil calcular la antigüedad de las figurillas plasmadas en roca volcánica, pero Eric, el guía, sí sabe que esos animales, cactus y formas humanoides fueron labrados a golpe de piedra. Si son blancas es porque los minerales se han aferrado desde hace miles de años a la superficie.

El viaje a Pinacate está disponible una vez al mes, saliendo desde Hermosillo, México. Foto: Archivo particular

Después de dos horas de caminata en la penumbra todavía queda tiempo para visitar la misión jesuita establecida por el padre Francisco Kino en el centro de Caborca, cenar y descansar lo suficiente. Lo mejor está por venir a la mañana siguiente: la reserva El Pinacate.

No es Marte, pero este lugar, que es reserva de la Biosfera, parece que lo fuera.

Los gigantes saguaros, esos cactus de brazos gruesos y espinosos tan famosos en las películas del oeste, delinean el camino de terracería que permite a los visitantes acercarse a dos de los 500 cráteres que hay en El Pinacate.

El Elegante es el cráter más grande de todos y el más bonito, con su circunferencia bien definida, rojiza y corrugada. Treparlo es un logro después de 40 minutos de esfuerzo, con uno que otro raspón. Mirar al horizonte significa fascinarse con los flujos de lava petrificada, los conos de ceniza, tinajas (acumulaciones naturales de agua en el lecho de la roca firme) y gigantes dunas doradas.

Cuenta Eric que ese suelo donde la NASA entrenó a sus astronautas antes del primer viaje a la Luna, en primavera se transforma en un campo de flores moradas, amarillas y blancas.

Los viajeros pueden explorar las dunas del desierto y los petroglifos. Foto: Archivo particular

El enorme boquete tiene un vecino, El Colorado, otro cráter con un diámetro de tres kilómetros, la mitad de El Elegante. Después de rodearlo, hay que marchar a las dunas caprichosas que cambian de forma a toda hora por efecto del viento. Sobre las más altas, de 60 metros, se ve el mar que baña Puerto Peñasco: siguiente parada.

El malecón es un asiento preferente para ver el cielo que se tiñe de violetas mientras el sol se oculta. Se aprovecha el resto del día para explorar Puerto Peñasco, sin dejar de probar el pescado asado a las brasas, envuelto en hoja de plátano.

Al día siguiente y antes de regresar a Hermosillo, Eric lleva al grupo de viajeros a Las Trincheras, una zona arqueológica donde predominan 900 terrazas incrustadas en un cerro y un templo alineado astrológicamente. Dice que son vestigios de la cultura trinchera, asentada en la zona entre los años 200 y 400 d.C.

Si usted va…

A Ciudad de México vuelan, desde Bogotá, Aeroméxico y Avianca. Estando allí hay que tomar un vuelo rumbo a Hermosillo, vía Aeroméxico o vía Interjet.

El viaje a El Pinacate está disponible una vez al mes. Las salidas se hacen desde Hermosillo. Duración: tres días. Informes: taruktours.info

La excursión cuesta desde 129 dólares por persona. Incluye hospedaje, transportación local, alimentos y visitas guiadas. Información sobre la reserva Pinacate en: http://elpinacate.conanp.gob.mx/

VIRIDIANA RAMÍREZ
El Universal - GDA

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Venezuela, un paraíso turístico entre la adversidad y la fe

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad