Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Doce preguntas clave sobre el Guillain-Barré

Sábado 30 de julio de 2016
Salud

Doce preguntas clave sobre el Guillain-Barré

¿En qué consiste este síndrome que las autoridades de salud han relacionado con el zika?

Por:  CARLOS F. FERNÁNDEZ | 

Aunque no está confirmado, los investigadores relacionan la infección con este virus, en plena etapa de expansión en América Latina, con el desarrollo de Guillain-Barré.

Foto: Archivo / EL TIEMPO

Aunque no está confirmado, los investigadores relacionan la infección con este virus, en plena etapa de expansión en América Latina, con el desarrollo de Guillain-Barré.

68

compartidos

La infección con el virus del zika, que es transmitido a través de la picadura del mosquito ‘Aedes aegypti’ infectado, también ha sido relacionada con el desarrollo del síndrome de Guillain-Barré.

Aunque los investigadores aún tratan de establecer la conexión entre estos dos males, el reporte de tres muertes de personas por el síndrome, que también estaban infectadas con el virus, llevó a las autoridades de salud del país a insistirle a la gente que refuercen medidas de prevención. Las siguientes son respuestas a doce preguntas clave sobre este mal.

¿Qué es?

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno que se da cuando las defensas del cuerpo atacan por error los nervios periféricos. Debido a eso, estos quedan afectados e inflamados, lo que provoca parálisis y debilidad muscular. Como afecta esencialmente el movimiento de los músculos, puede llegar a ser tan severo que paraliza los músculos de la respiración. También puede alterar la presión sanguínea y el ritmo cardiaco.

¿A quiénes afecta?

Cualquier persona, hombre o mujer, es susceptible de sufrir este síndrome, aunque se da más comúnmente entre los 30 y los 50 años.

¿Qué lo causa?

Se desconoce la causa exacta por la cual las defensas atacan los nervios periféricos, aunque se ha relacionado que el síndrome se presenta junto con males infecciosos, entre ellos bacterianos (enfermedades gastrointestinales) o virales, como algunos tipos de influenza, mononucleosis, herpes simple y, rara vez, el VIH. Ahora se le vincula con el virus del zika. También se ha relacionado con algunos tipos de cáncer, como el linfoma de Hodgkin, y el lupus eritematoso sistémico, otra enfermedad autoinmune.

¿Cómo daña los nervios?

Este trastorno daña la mielina, que es la envoltura que tienen los nervios, principalmente aquellos que llevan movimiento y que permiten que los estímulos vayan más rápido y de manera adecuada. Sin la mielina el impulso viaja lentamente o incluso tiende a detenerse. Esta afección se conoce como desmielinización. A veces pueden dañarse también otras fibras del nervio (axones), lo cual empeora el cuadro y produce otros síntomas, como los sensitivos.

¿Cómo actúa el virus del zika?

Hasta ahora no se sabe cómo; apenas se está investigando este mecanismo. Lo que se ha hallado es una coincidencia entre el número de casos de Guillain-Barré y el avance de la epidemia de zika. Por eso se sospecha que hay una relación entre el virus y la enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Al no poder los nervios transmitir los impulsos nerviosos, los músculos dejan de hacer su tarea; en otras palabras, no se mueven. Cuando se comprometen otras fibras, el cerebro no percibe sensaciones claras, como temperatura, texturas e incluso dolor. Los síntomas derivados del síndrome pueden empeorar rápidamente, llegando a darse, incluso, casos en los que han pasado unas pocas horas entre los primeros síntomas leves y los más graves. Los principales signos que se pueden presentar a causa de este trastorno son:

Debilidad muscular y parálisis: en la mayor parte de los casos es ascendente, es decir que comienza en las piernas y se extiende con el tiempo hasta los brazos. La parálisis y la debilidad afectan, de manera simétrica, ambos lados del cuerpo.
Sensación de hormigueo o corrientazo, y en ocasiones descoordinación del movimiento y pérdida de reflejos.
Dificultad para respirar: cuando compromete los nervios que dan el movimiento a los músculos intercostales o del diafragma, se disminuye la capacidad respiratoria, por lo cual la persona puede necesitar respiración mecánica.
Dificultad para tragar alimentos y babeo: como los músculos de estas funciones son de la misma familia de los que producen el movimiento, también se afectan.

Otros: también, y dependiendo del daño, la persona puede sufrir mareos, desmayos y en ocasiones visión doble o borrosa, cuando se comprometen los músculos del ojo, en algunos tipos específicos de esta enfermedad.

¿Cómo se diagnostica?

La forma de identificar la enfermedad es con un examen clínico, hecho por médicos. Se confirma con estudios de neuroconducción, un análisis del líquido cefalorraquídeo y dependiendo de las complicaciones, se requieren otros análisis.

¿Cómo se trata?

Al igual que no existe una causa definida, tampoco hay un tratamiento curativo. La intervención se hace, por lo general, en hospitales de alta complejidad para manejar los síntomas y dar soporte, así como para evitar las complicaciones. Suele suceder que la enfermedad se autolimite y empieza a recuperarse a la inversa de como se presentó. En algunos casos se utiliza, en las primeras horas de aparecido el síndrome, la aplicación de inmunoglobulinas para reforzar el sistema inmunológico; en otros se recurre a la plasmaféresis, es decir, un procedimiento para limpiar la sangre de los elementos dañinos que afectan el nervio.

¿Eso quiere decir que el Guillain-Barré puede ser reversible?

Sí. Cuando no hay un daño estructural del nervio, sino solo se compromete su envoltura (mielina), en la mayoría de los casos esta sustancia puede volver a recubrirlo, lo que conlleva la recuperación del paciente.

¿Es común esa recuperación?

No en todos los casos. Infortunadamente algunos pacientes pueden sufrir complicaciones, como paros respiratorios, infecciones por la falta de movimiento, procesos de coagulación alterada que pueden terminar en infartos o derrames cerebrales, infecciones, úlceras y, en casos extremos, la muerte. También, dependiendo del tiempo que tarde la enfermedad en revertirse, puede dejar secuelas de movimiento serios, en algunas personas.

¿Se necesita rehabilitación?

Sí, en todos los casos es necesaria la intervención de un equipo de rehabilitación interdisciplinario, para prevenir complicaciones, mantener las estructuras en buena condición y facilitar la recuperación.

¿Se puede prevenir?

Como se trata de una alteración del sistema inmunológico y no se conoce la causa exacta de su aparición, es imposible prevenir el síndrome de Guillain-Barré. Vale la pena anotar, sin embargo, que como se ha relacionado con virus como el del zika, en la medida en que se pueda evitar, se eliminaría un factor de riesgo.

Por: Carlos F. Fernández, asesor médico de EL TIEMPO

Fuentes: Gustavo Castro, neurólogo, miembro de la Asociación Colombiana de Neurología. Olga Lucía Estrada, vicepresidenta de la Asociación Colombiana de Medicina Física y Rehabilitación.

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Van 97 casos de Guillain- Barré relacionados con zika

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad