Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

El aborto se toma debate sobre el virus del zika

Domingo 24 de julio de 2016
Salud

El aborto se toma debate sobre el virus del zika

ONU pidió conceder interrupción del embarazo en infectadas. La Iglesia manifestó su rechazo.

Por:  SALUD | 

En Colombia hay 2.116 mujeres embarazadas afectadas con el virus del zika.

Foto: REUTERS

En Colombia hay 2.116 mujeres embarazadas afectadas con el virus del zika.

compartidos

La ráfaga de noticias conocidas en los últimos meses sobre el virus del zika y su posible relación con casos de microcefalia (que impide el desarrollo normal del cerebro del feto) ha prendido las alarmas de las mujeres gestantes en Colombia, sobre todo de las más de 2.000 que ya han sido afectadas por este virus en el país y que se debaten entre continuar o no con su embarazo.

Precisamente, el anuncio hecho en las últimas horas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el que exhorta a los países afectados por el zika a poner a disposición de las mujeres métodos anticonceptivos y autorizar la interrupción de los embarazos, revivió el tema del aborto, tan politizado en Colombia.

“¿Cómo pueden esos países pedirles a las mujeres que eviten quedar embarazadas, pero no ofrecerles (...) la posibilidad de impedir los embarazos?”, indagó la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

Al respecto, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, dijo el viernes en rueda de prensa que Colombia tiene una experiencia de más de 50 años en planificación de embarazos y que “la mayoría de la población conoce los métodos de control de natalidad”.

Gaviria confirmó, además, el caso de una mujer cartagenera que interrumpió su embarazo de 32 semanas tras enterarse de que el bebé tenía malformaciones congénitas y microcefalia. No obstante, el funcionario aseguró que no está comprobado que dicha enfermedad se haya desarrollado a causa del virus del zika. “Nadie puede decir que va a abortar porque tiene zika”, dijo Gaviria. “La relación no es zika y aborto; es microcefalia y aborto”, insistió.

El rifirrafe

El anuncio de la ONU surgió a raíz de la recomendación de algunos países latinoamericanos afectados por el zika –entre ellos Colombia– de que las mujeres aplacen los embarazos mientras pasa el pico de contagio del virus.

De indignante e irrespetuosa calificó la activista de mujeres y niñas Mar Candela la sugerencia. Para ella, aconsejar a las mujeres que no se embaracen es una medida oscurantista que “solo refleja el empeño del Estado de coartar los derechos sexuales y reproductivos”.

“El tema del embarazo y el zika –dijo Candela– se puede resolver con el uso de preservativos. Además, la mujer en Colombia tiene la opción legal de abortar, y este virus entra en el margen de esa legalidad”.

La Iglesia católica colombiana rechaza apreciaciones como estas y afirma que “la delicada situación provocada por el virus del zika en algunos países, especialmente en Brasil, está siendo indebidamente aprovechada por algunos grupos para hacer campaña a favor del aborto”, señaló el padre Pedro Mercado, encargado de las relaciones Iglesia-Estado.

El pediatra Bladimir Muñoz, por su parte, encuentra un contrasentido en la petición de Naciones Unidas. Por un lado –asegura–, la semana pasada la OMS, organismo dependiente de la ONU, manifestó que era importante confirmar la relación causa-efecto del zika con la microcefalia, de la cual aún no hay certeza. Y pese a eso, esta misma entidad dice ahora que hay que brindarles a las mujeres suficientes métodos anticonceptivos.

Muñoz considera válido seguir las recomendaciones del Ministerio de Salud y hacer el seguimiento riguroso de las mujeres gestantes, como si se trataran de embarazos de alto riesgo.

“El seguimiento y el diagnostico veraz son el primer paso para informar a una madre, entre otras porque –dice Muñoz– de 1.000 embarazadas con zika, solo una tiene el riesgo de tener un hijo con microcefalia”.

El especialista insiste en que plantear el aborto como medida terapéutica para los embarazos de madres infectadas con zika es irresponsable y desproporcionado. “Lo importante es informar de manera coherente, no crear pánico”, añade.

De acuerdo con el bioeticista Daniel Fernando Monroy, frente a un grave riesgo se debe actuar bajo dos principios: uno de prevención, cuando se conoce de manera específica la relación entre una causa y un efecto. El otro es el principio de precaución, que es cuando se presume un riesgo pero no se tiene la certeza de la relación entre la causa y el daño, como ocurre con el virus del zika.

Preocupa relación con el Guillain-Barré

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, confirmó ayer que hubo relación causal entre el virus del zika y el síndrome de Guillain-Barré en la muerte de tres personas la semana pasada; una procedente de la isla de San Andrés y dos de Turbo, Urabá antioqueño.

Gaviria aseguró que sigue la alerta por la posible relación entre el zika y la microcefalia, pero lo del Guillain-Barré es ahora una gran preocupación.

El funcionario afirmó que, incluso, en la reunión de ministros realizada en Montevideo el pasado miércoles, “la OPS habló de un posible aumento sustancial de los casos de este síndrome”.

Asimismo, Gaviria señaló que el Estado sigue con un plan de prevención para enfrentar la expansión del virus en el país, que incluye charlas de información y sensibilización en las zonas de mayor riesgo.

SALUD

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

No hay ningún caso de microcefalia asociado al zika en el país: Santos

Siguiente

Bebés y mascotas pueden convivir en armonía

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad