Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Un colombiano programa todas las aplicaciones de Netflix para Android

Viernes 1 de julio de 2016
Gente

Un colombiano programa todas las aplicaciones de Netflix para Android

Para entrar a la empresa, Juan David Gómez resolvió algoritmos y planteó soluciones tecnológicas.

Por:  MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ | 

Juan David es el segundo colombiano que labora en Netflix. El bogotano Germán Gil también ingresó en el 2015, luego de trabajar más de 13 años en Microsoft Corporation.

Juan David es el segundo colombiano que labora en Netflix. El bogotano Germán Gil también ingresó en el 2015, luego de trabajar más de 13 años en Microsoft Corporation.

compartidos

Dice que se sentía como James Bond en esa cámara Gesell –como se les llama a las habitaciones divididas por un espejo unidireccional, las tradicionales salas de interrogatorio que se ven en las películas–, pero no observaba a personas que hubieran delinquido, el colombiano Juan David Gómez participaba en una investigación de mercado de Netflix, la empresa que hoy reinventa la televisión en 190 países y que en marzo de 2015 decidió contratarlo.

El ingeniero de telecomunicaciones, nacido hace 34 años en Medellín y hoy radicado en San Francisco (California, Estados Unidos), tiene a su cargo las aplicaciones de Netflix para teléfonos, tabletas y televisores inteligentes que usan el sistema operativo Android.

Resolver algoritmos en un tablero, plantear soluciones tecnológicas y responder varias entrevistas fueron las puertas que abrió para ingresar a la popular compañía estadounidense, la misma que hace unos años le enviaba DVD de películas –como empezó el negocio de Netflix– a Maharishi University of Management, donde se especializó en Ciencias de la Computación.

Es el trabajo soñado. Puedes trabajar desde tu casa… Es la cultura de la libertad y la responsabilidad. Hay despensas llenas de toda la comida que quieras y dispensadores con memorias USB”, cuenta.

Juan David es el segundo colombiano que labora en Netflix. El bogotano Germán Gil también ingresó en el 2015, luego de trabajar más de 13 años en Microsoft Corporation / Archivo particular.

El antioqueño está enfocado en optimizar la experiencia de los usuarios que se conectan a través de tabletas y teléfonos. “Lo que tenemos en Android –la interfaz gráfica– es muy parecido a lo que la gente ve en la televisión y en el computador”, reconoce.

Revela que “la aplicación pasó, de estar disponible en 50 países en enero del 2015, a 190 países en enero del 2016”. En ese sentido, afirma que le sorprendió la adaptación de la aplicación para Medio Oriente: “Como leen de derecha a izquierda, la aplicación tiene que ser al revés, como si la vieras en un espejo”.

También se refiere, en cifras, a los alcances que ha tenido su trabajo. Detalla que entre diciembre del 2014 y diciembre del 2015 –según Google Play–, el número de descargas activas en Android (el número de usuarios que tienen la aplicación instalada en al menos uno de sus dispositivos) se incrementó más de un 50 %. Añade que en esa tienda digital, a nivel mundial, la aplicación ocupa el primer puesto en entretenimiento; y en Colombia, el cuarto.

“Netflix es la aplicación de 'streaming' de video con más alta calificación en Google Play (4,4 estrellas) por encima de YouTube (4,1 estrellas), Google Play Movies (3,6 estrellas), HBO Go (2,9 estrellas), HBO NOW (4,0 estrellas) y Hulu (4,0 estrellas)”. También subraya que la cantidad de suscriptores de Netflix ha crecido: de 58 millones de usuarios en diciembre del 2014, a 75 millones de usuarios en diciembre del 2015.

'Flashback'

Juan decidió viajar a Estados Unidos cuando ese país atravesaba la histórica recesión económica, en el 2009. “La gente me decía: “‘¿Está loco? Cómo se va a ir a un país que está en crisis, donde están despidiendo de las empresas –Microsoft había despedido a 5.000 empleados–; pero confiaba en mis capacidades y era una experiencia que quería tener”.

Antes de ingresar a Netflix, trabajó como arquitecto de software en otras compañías estadounidenses. Una de las aplicaciones que creó generaba tiquetes para ingresar a eventos. "Desde tu celular podías comprar la boleta para el concierto o la clase de cocina”.

En Colombia, OLA fue la primera empresa que lo contrató; a esta le siguieron otras compañías en Medellín, en todas se desempeñó en el desarrollo de software. “Eran desarrollos a la medida. Por ejemplo, un proyecto fue programar los pagos en línea para Avianca”.

Aunque en algún momento se visualizó como psicólogo, tras prestar el servicio militar prefirió estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones en la Universidad Santo Tomás, en la sede de Medellín. “Decidí tomar el riesgo de estudiar una carrera que en ese tiempo no era muy conocida”, dice.

Como universitario trabajó en un parque infantil y en un bar. “Empecé atendiendo una máquina en la que la gente montaba a los niños, pasé a ser cajero y al final, supervisor. En el bar fui mesero”. Confiesa que también hizo trabajos a estudiantes que le llevaban un semestre de ventaja. “Cuando llegué a ese semestre, saqué muy buenas notas”, comenta entre risas.

Uno de los maestros que más recuerda es Carlos Avendaño, el físico que lo asesoró en la tesis –la cual elaboró junto a Juan Fernando Arboleda, un estudiante de la Universidad de Antioquia que hoy es ingeniero de la multinacional china Huawei–.

“El trabajo de grado era sobre todo lo que se necesitaba en infraestructura en el país (hace 13 años) para que un teléfono móvil accediera a servicios en una base de datos, como acceder al restaurante más cercano, saber cuáles películas hay en cine...”, argumenta. Afirma que la tesis le permitió asistir a un curso sobre telecomunicaciones en el Centro Internacional de Física Teórica, en Italia –financiado por las Naciones Unidas–.

“Juan David es uno de los estudiantes que más recuerdo. Me da mucha alegría la noticia que me cuenta (su trabajo en Netflix), pero no me sorprende. Tiene todas las capacidades para estar ahí. Es una gran persona, un gran ingeniero, un gran investigador”, anota el profesor.

La premonición perfecta

“Desde que estaba pequeñito me sentaba con él (su padre) a desbaratar aparatos y radioteléfonos”, relata Juan. Lo que hoy es un recuerdo, hace más de 25 años era la premonición perfecta. Su padre es Luis Gonzalo Gómez; un administrador de empresas que tenía como pasatiempos la electrónica y la telecomunicación.

En la foto, Juan David en su niñez. El antioqueño se casó con Adriana Quintana, una enfermera que lo cautivó hace siete años / Archivo particular.

Marta Lucía Arenas, mamá de Juan, asegura que ese “querer por los sistemas” estimuló la curiosidad de su hijo y con esta llegaron los “inventicos”. “Era pegado al computador, tratando de que programitas funcionaran”.

Juan vivió su infancia y su adolescencia en el barrio Los Conquistadores –ubicado en Laureles, la comuna 11 de Medellín–, y estudió en el colegio San Ignacio de Loyola. Allí, el reconocido escritor Walter Riso –en ese entonces, el psicólogo de la institución– comprobó, mediante una evaluación, la inteligencia superior de aquel niño de cuatro años, elocuente e inquieto con la tecnología.

“Cuando era niño se metía en las conversaciones de los grandes. Decían que tenía una inteligencia prodigiosa. Siempre pensé que era un muchacho para abrirse camino fuera de Colombia”, afirma Marta.

Alejandro Piedrahita, su mejor amigo hace 30 años, agrega que Juan, desde muy joven, “se metió mucho en la programación. En el colegio, mientras todos andábamos en la calle, él leía sobre tecnología, veía Natgeo y le gustaba descubrir cosas. No lo veías tomando nota, poco le interesaban las materias del colegio; para él, siempre eran fáciles (…). Él fue el primero que tuvo computador en los 80, le gustaba armar y desarmar cosas. Estados Unidos era su sueño”.

Juan es conferencista en Estados Unidos. Sus temas preferidos son el desarrollo de software y las aplicaciones móviles. “Tiene la facilidad de pararse ante cientos de personas, ingenieros de sistemas de todas partes del mundo. Es un muchacho que no para”, dice su madre.

MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ
Redacción EL TIEMPO
pilcam@eltiempo.com
En Twitter: @PilarCCruz

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Lo que deja la Semana de la Moda de Nueva York

Siguiente

La historia detrás de la mejor foto del 2015, según World Press

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad