Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Preocupante déficit de ingenieros en Colombia

Miércoles 28 de septiembre de 2016
Educación

Preocupante déficit de ingenieros en Colombia

Solo en el área de tecnología faltan 15.000 profesionales pese al desarrollo de este sector.

Por:  Tatiana Lizarazo Correa | 

Se prevé que para el 2018 haya un déficit de 93.000 ingenieros en el área de tecnología.

Foto: archivo particular

Se prevé que para el 2018 haya un déficit de 93.000 ingenieros en el área de tecnología.

0

compartidos

Aunque en Colombia las instituciones de educación superior ofrecen 93 programas de ingeniería, el país no cuenta con todos los ingenieros que su desarrollo demanda.

El déficit resulta más notorio en las áreas relacionadas con el agro, la energía eléctrica y la tecnología, según un reciente estudio de la Asociación Colombiana de Facultades de Ingeniería (Acofi).

Lo curioso es que Colombia es uno de los países de América Latina que más programas en ingeniería ofrece, por encima de Brasil (48) y México (45).

Pero la escasez de graduados en ingeniería no es nueva. En la última década, esos programas pasaron de ser los que mayor número de profesionales aportaban a los que menos sacan.

La encuesta anual de Escasez de Talentos, de ManpowerGroup, señala también que el puesto más difícil de cubrir es el de los ingenieros, que a su vez resulta ser el cargo de mayor demanda en las empresas colombianas, principalmente en áreas de tecnología, sistemas e innovación.

De hecho, hoy los ingenieros son superados por áreas como Administración, Contaduría Pública, Derecho y Psicología. Estadísticas del Ministerio de Educación dan cuenta de que una de las razones de la escasez de ingenieros es la dificultad de los estudiantes para mantenerse en la carrera.

Mientras el Sistema Nacional de Información de Educación Superior (Snies) muestra que estos programas hacen parte de la segunda área del conocimiento con mayor demanda, el Sistema de Prevención y Análisis de la Deserción en las Instituciones de Educación Superior revela que también es el área con mayor deserción. Solo el 28 por ciento de los aspirantes logra graduarse.

Con el diagnóstico de Acofi coincide el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC). Un estudio contratado por esta cartera con la EAFIT y el Infosys en el 2014 encontró que si bien se están graduando más ingenieros en este campo que los que demanda esa industria, no alcanzan a ser suficientes.

El estudio estima que hay un déficit de 15.000 ingenieros en sistemas y telemática y que la cifra será de 93.000 en el 2018, si no se toman medidas. Lo anterior contrasta con el crecimiento sostenible anual del 12 por ciento que presenta el sector.

Y se espera que en el 2018 las 1.800 firmas desarrolladoras de software se dupliquen y que los 39.000 empleos relacionados con las TIC se multipliquen por tres.

También se prevé un crecimiento en las ventas de la industria del software de 5,9 billones de pesos, en el 2014, a 17 billones de pesos en el 2018.

Lina Taborda, directora del Programa de Fortalecimiento de esta industria del MinTIC, considera “preocupante” el déficit de estos profesionales e indica que, en efecto, esta cartera recibe a diario quejas de los empresarios, que alegan que hay una barrera para desarrollar proyectos por la falta de personal calificado.

A lo anterior se suma otra dificultad y es que no solo hay escasez de ingenieros, sino que muchos de los disponibles carecen de habilidades que demanda el mercado.

Más demanda en energía

Algo parecido sucede con los egresados de carreras afines con la energía eléctrica, que también se están quedando cortos. Así lo evidencia el Observatorio Laboral del Ministerio de Educación, que muestra que el total de graduados en este campo, en todos los niveles de educación superior, se ha mantenido en el rango de 900 a 1.500.

La situación preocupa si se tiene en cuenta la expansión del sector, que ha generado un aumento del 20 por ciento en la demanda de estos profesionales, como lo reveló la Corporación Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico del Sector Eléctrico (Cidet).

De acuerdo con esta entidad, la razón es mundial: la falta de motivación en los estudiantes, que prefieren formarse en carreras tradicionales.

El descenso en el agro

De acuerdo con José Ismael Peña, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional, desde hace mucho tiempo la demanda en la formación de las ingenierías relacionadas con el sector agrícola es muy baja.
No solo a los jóvenes no les interesa el campo, sino que hay escasez de oferta académica en esta área, que se concentra en las universidades públicas.

El Snies reporta que entre el 2008 y el 2013 se inscribieron 120.000 alumnos, el 6,6 por ciento del total de la población universitaria, en alguno de los 360 programas agropecuarios que se ofrecen en el país, pero que desde el 2011 el número de inscritos ha descendido hasta alcanzar la cifra de 22.332 matriculados.

Según la Agencia de Noticias UN,  las cifras son un reflejo de la crisis por la que atraviesa el sector agropecuario. El profesor Arnulfo Gómez Carabalí, ingeniero agrónomo, dice que la demanda de estos profesionales ha disminuido por la importación de productos que antes se cultivaban en el país, como el sorgo, el maíz y el algodón. “Estas materias primas requerían gran cantidad de agrónomos para la realizar labores de asistencia técnica”, explica Gómez.

La falta de personal calificado en el sector agro es una de las causas de la desaceleración de este mercado en el país, específicamente en el manejo del agua, la tierra y la escasa infraestructura, lo que ha influido negativamente en la producción de alimentos en el país.

Como lo señaló el presidente de la Cámara Procultivos, Edgardo Iglesias, quien asegura que el primer factor de estancamiento se debe al manejo de tierra. “En Colombia infortunadamente se usa solo un 24 por ciento de su potencial en términos de tierra susceptible de ser agrícola, y este porcentaje se concentra en zonas del país cuya topografía hace más difícil esta actividad”, aseveró.

En cuanto al manejo del agua, el experto asegura que faltan conocimientos para la implementación eficiente de sistemas de riego, y dice que en el país esta tecnología se emplea en el 4 por ciento de sus tierras, mientras que países como México lo hacen en el 40 por ciento de sus suelos.

Desestímulo en el sector petrolero

Por el lado de las ingenierías de petróleo ocurrió un fenómeno interesante, como lo explica Luis Alberto González, director ejecutivo de Acofi, quien asegura que cuando estaba en auge el petróleo creció considerablemente la demanda de estos estudios entre los bachilleres.

Tanto así que la oferta académica se quedó corta en su momento. Es decir –dice González–, se volvió “una moda” estudiar Ingeniería de Petróleos.

Sin embargo, hoy la situación para estos profesionales es muy distinta por culpa de la desaceleración de la industria de los hidrocarburos, que, de acuerdo con un estudio de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), generó que tres de cada diez profesionales de esta rama no tengan hoy trabajo.

Según la investigación, la mitad de los ingenieros de petróleo con menos de tres años de experiencia no tienen trabajo, lo que implica que para los recién egresados la situación laboral se haya vuelto más compleja aún.

Cuatro hechos que llevan a estudiantes a optar por otros programas

Según el estudio ‘La Formación en ingeniería en Colombia: una situación que preocupa’, hecho por los investigadores antioqueños Édgar Serna y Alexei Serna en el 2013, con más de 3.000 estudiantes, los jóvenes no ven un futuro en esta área.

Esta opinión la refuerzan –dice el informe– con conceptos como el de que “las obras en el país las están ejecutando empresas extranjeras; Colombia es un país consumidor y no desarrolla tecnología propia de importancia, y las empresas prefieren contratar extranjeros, entre otras”.

Un dato que llama la atención en esta investigación, y que coincide con la opinión de algunos decanos de ingeniería, es que otra razón por la que no se estudian estos programas es porque la oferta confunde.

Ese es el caso de la ingeniería de sistemas, una carrera que recibe entre 12 y 13 denominaciones más, lo que dificulta precisar en qué consiste cada una de ellas. Si esto se suma a la falta de orientación profesional que hay en los colegios, la confusión aumenta.

Para Eduardo Silva, presidente del Consejo Directivo de la Escuela Colombiana de Ingenieros Julio Garavito, otro motivo es que los jóvenes piensan que las carreras de ingeniería son difíciles. A eso se suma la carencia y falta de gusto por las matemáticas, la física y la química.

La falta de recursos económicos y de cupos en las universidades públicas son, para José Ismael Peña, de la Nacional, las razones que disminuyen el número de ingenieros, pues considera que hay muchos bachilleres que ven en estas carreras un proyecto de vida, pero, en el caso de la Nacional, de los 20.000 jóvenes que se presentan solo tienen plazas para el 10 por ciento.

Hay estrategias en marcha para atraer a estudiantes

De acuerdo con Lina Taborda, directora del Programa de Fortalecimiento del Ministerio TIC, desde esta cartera se creó con el Icetex un fondo de créditos condonables, con miras a que los bachilleres estudien programas relacionados con tecnología.

Otra iniciativa es el programa Talento Digital, que pretende mejorar el perfil de 9.000 profesionales, que podrán homologar materias para tener una doble titulación y pasar de ser ingeniero mecánico, por ejemplo, a ingeniero de sistemas.

Por el lado de la Universidad Nacional, se creó el programa de televisión ‘Andrea y las ingenierías’, en el que de una forma muy amena, capítulo a capítulo, dan a conocer todo lo que un joven necesita saber sobre estos programas. Lo trasmiten por el canal Prisma TV, pero también se puede encontrar en YouTube.

Tatiana Lizarazo Correa

Redacción Educación EL TIEMPO

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Debate por proyecto que modifica semana de receso escolar

Siguiente

Morfología española / El lenguaje en el tiempo

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad