Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Desaparecerán las universidades colombianas si no cambian?

Jueves 8 de diciembre de 2016
Educación

¿Desaparecerán las universidades colombianas si no cambian?

Si no hay modernización en los contenidos, instituciones podrían sufrir mucho en el futuro cercano.

Por:  SEBASTIÁN CORTÉS FONSECA | 

La pregunta en el mundo educativo es: ¿están las universidades destinadas a desaparecer si no cambian su modelo educativo?

Foto: Archivo particular

La pregunta en el mundo educativo es: ¿están las universidades destinadas a desaparecer si no cambian su modelo educativo?

0

compartidos

Un gran debate en el ámbito educativo se ha abierto: ¿están las universidades destinadas a desaparecer si no cambian su modelo educativo? David Roberts, un experto del tema, investigador y profesor de Singularity University, sentenció recientemente que la educación superior como la conocemos actualmente será solo historia.

Según él, la mayoría de programas académicos “no tienen sentido”, porque al término de los cuatro o cinco años de estudio los conocimientos han perdido vigencia y no son de mucha utilidad para resolver los problemas del mundo moderno.

Roberts explicó al diario El País de España que a todas las generaciones se les ha educado de la misma forma, con las mismas materias, con un profesor que da cátedra a unos alumnos que cuestionan sus argumentos.

(Además: Conozca aquí universidades colombianas y sus programas académicos)

¿Qué responden las universidades colombianas?

Ni el más apocalíptico de los académicos del país se plantea que las universidades como espacio físico vayan a desaparecer en un futuro cercano. Guiaacademica.com lo comprobó luego de consultar a algunos rectores de las universidades más prestigiosas del país y a expertos en temas de educación digital e innovación.

A pesar de esto, lo cierto es que las universidades están obligadas a replantear la manera cómo han educado por más de 100 años. La catedrática transmisión de conocimiento tendrá que trasladarse a nuevos espacios de debate, con un uso amplio de las nuevas tecnologías de la información.

José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, reconoció que “si las universidades no se transforman en la forma como se aprende, en el uso de tecnologías, en nuevas prácticas didácticas o su actitud en formar para la innovación, van a sufrir en el mundo del futuro”.

“Algunas podrán ser totalmente virtuales, pero otras podrán combinar lo uno y lo otro. Lo claro es que el uso tecnológico es indispensable en un nuevo modelo formativo. Incluso el aula de clases puede ser distinta”, agregó.

Pablo Navas, rector de la Universidad de los Andes, coincidió con su homólogo. Expresó que la forma como se transmite el conocimiento ha mutado a escenarios gracias a internet, pero aseguró que siempre será necesaria la interacción en espacios como la universidad.

“El conocimiento, que antes tocaba adquirirlo en sitios como las universidades, cada día está disponible y gratis. Sin embargo, cómo puede usted formar líderes por internet, cómo aprende a trabajar en grupo, cómo aprende a relacionarse y a enamorarse”, reflexionó.

(Además: encuentre más noticias sobre educación)

Educar para resolver problemas globales

La humanidad tiene establecidos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Una de las propuestas más llamativas de David Roberts es educar a nuestros niños y jóvenes para que puedan resolver esos retos del mundo actual; por ejemplo, ¿cómo garantizar alimentos para el hombre?, ¿cómo descifrar los desafíos de las energías renovables?

Responder a estas preguntas en lugar de aprender lo mismo de siempre es, en un atrevido resumen, el planteamiento que está hoy en día en discusión.

En opinión de Obdulio Velásquez, rector de la Universidad de la Sabana, el debate en educación superior no puede centrarse en si lo deseable es la enseñanza de herramientas, por encima de la de contenidos.

“Parece mejor brindar al estudiante una educación que le provea de las herramientas necesarias, así como de las capacidades y actitudes para el análisis y la resolución de problemas complejos en una sociedad que cambia cada día”, afirmó.

Velásquez agregó: “La educación basada en el modelo de un maestro que ilumina a sus alumnos está desapareciendo, de hecho, a pasos agigantados. Cada vez más, las principales universidades del mundo adoptan enfoques pedagógicos centrados en el aprendizaje del alumno, en un aprendizaje activo si quisiéramos ser más exactos”.

Cambiar las áreas de estudio

Una de las propuestas más frecuentes de quienes lideran las ideas de Singularity University es poder estudiar otros temas, abordados desde la ciencia, las matemáticas y la tecnología. El desarrollo de competencias en áreas como robótica, por ejemplo, serviría para que los jóvenes del futuro puedan aprovechar todo el mercado digital que tienen al alcance de la mano.

Igualmente, se plantea que el uso de las tecnologías cambie del entretenimiento y diversión a reales instituciones que trabajen en el desarrollo de aplicativos que le hagan la vida más fácil a la gente.

Santiago Pinzón, vicepresidente de Transformación Digital de la Andi y embajador de Singularity en Bogotá, señaló que hay que aprovechar la biotecnología, la nanotecnología, la automatización y todas las soluciones digitales, para transformar las industrias y las sociedades.

Asimismo, expresó que los colombianos tienen que ser capaces de ser bilingües, de tener un buen conocimiento en matemáticas, ciencia, tecnología e ingeniería; sin olvidar las habilidades de creatividad, comunicación, liderazgo y trabajo en equipo.

“Los estudiantes tienen que estar interactuando con diseños de robots, para poder crecer en ese ecosistema digital y entrar a jugar con los elementos. No de la manera tradicional, pero tampoco pensando que todo lo nuevo deja a un lado lo establecido. Hay que ser disruptivo, pero siendo consciente de que hay unos retos por sociedades”, sostuvo.

“Estamos en un cambio de era y lo que vemos es que las industrias, las sociedades y los gobiernos están cambiando; entonces la manera de enseñar tiene que cambiar”, puntualizó Pinzón.

El cambio se avecina y no será fácil. Pero, como aseguró Navas, quienes harán que esto ocurra son los propios estudiantes, que van a encontrar ese esquema mucho más atractivo y estimulante que el actual. “Esta nueva generación lo va exigir”, sentenció.

SEBASTIÁN CORTÉS FONSECA
GUÍA ACADÉMICA
contenido@guiaacademica.com

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

ICBF denuncia a jueza que devolvió niña a padres maltratadores

Siguiente

Gobierno premió a los mejores estudiantes de Colombia

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad