Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

'Desarrollo económico de Latinoamérica no debe arrasar con territorio'

Entrevista con la presidenta del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Yolanda Kakabadse.

Kakabadse es una experimentada ambientalista y preside el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Foto: Archivo particular

Kakabadse es una experimentada ambientalista y preside el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Tres señales alrededor del mundo convencen a Yolanda Kakabadse de que salvar al planeta depende de cada persona.

Escuchó hace poco al papa Francisco refiriéndose a que desperdiciar comida es robarle a los pobres, recordó también la disposición de Li Keqiang, primer ministro chino, de castigar a quien bote comida y hace poco encontró en un hotel en Suiza un aviso que advertía que los alimentos del bufé dejados en el plato serían cobrados.

“Necesitamos cambiar los pequeños hábitos. Al ritmo que vamos en niveles de consumo en todo el mundo, estamos destruyendo el planeta”, sentenció, y recordó que un tercio de la comida que se produce es desperdiciada.

La alimentación, el agua y la energía son los tres focos de trabajo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), la organización no gubernamental más grande en conservación y cuidado del medioambiente del mundo, y de la que es presidenta desde hace cuatro años.

A pesar de los retos, la experta ecuatoriana se muestra optimista frente al potencial del continente.

“No tenemos que barrer con nuestro territorio y destruir la biodiversidad, porque ahí hay otro potencial económico”, aseguró, en una conversación con EL TIEMPO.

Kakabadse, quien también se desempeñó como Ministra de Ambiente de Ecuador y presidenta de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (Uicn), opinó sobre las políticas regionales y el compromiso compartido de conservar la Amazonia.

En varias oportunidades ha hablado sobre la responsabilidad de los políticos con el medioambiente. ¿Qué tan dispuestos a defenderlo y gestionar recursos para su protección están los gobiernos latinoamericanos?

Hay un abanico de proyectos: desde los que son puro discurso a aquellos que sí son concretos. Hay gobiernos que realmente han asumido la conservación, que ahora se promueve como parte del desarrollo.

Pero en general, se ve que hay más presión social hacia los representantes políticos, para que vayan más allá de las promesas y cumplan.

Por ejemplo Costa Rica, desde hace 20 años, decidió que la conservación iba a hacer el principal atractivo del país, y desarrolló todo un proceso de ecoturismo que se convirtió en su marca nacional.

Sin embargo, creo que lo más importante que se ha realizado en los últimos 20 años es la acción de los gobiernos locales, que están tomando el manejo de sus recursos naturales.

Colombia, Brasil, Bolivia, Perú y Ecuador comparten entre sí uno de los ecosistemas más claves para el planeta. ¿Cómo percibe el trabajo conjunto por la Amazonia?

Creo que estamos en una situación de riesgo. Muchos ciudadanos todavía no caen en cuenta de que en el momento en que desaparece un ecosistema o que se debilitan sus funciones, es el ser humano el que está en peligro. Si no hay agua, no hay ser humano. Tampoco va a haber seguridad alimentaria y las comunidades más vulnerables serán las más afectadas.

Entre las naciones andino-amazónicas hay una responsabilidad enorme. El gran tema es que si se tienen unas políticas públicas en Colombia que contradicen totalmente las de Brasil o Ecuador, va a haber afectaciones.

El ecosistema no reconoce las fronteras. Hay que trabajar en una visión común. No se necesitan tomar grandes medidas de política pública regional, porque es complicado, sino compartir la visión.

El crecimiento de las economías latinoamericanas lo ha impulsado en gran parte las industrias extractivas y minero-energéticas, ¿cómo apostarle a ellas sin que el costo sea letal para los territorios?

El tema no es si se hace o no explotación. La extracción de petróleo y de mineral es clave para las industrias y se está dando en lugares frágiles. Hay que decidir en dónde conviene extraer para que no afecte a los recursos naturales renovables, que son básicamente agua y biodiversidad. Y ese potencial sí existe en América Latina. No tenemos que barrer con nuestro territorio y destruir los ecosistemas, porque ahí hay otro potencial económico.

De qué sirve tener grandes ganancias por la extracción minera si la población no tiene qué comer. Porque el dinero ganado con esta actividad va a servir para importar durante un tiempo la comida, pero luego qué pasa. Nos quedaríamos sin pan y pedazo.

Hay que trabajar con los que deciden la política pública para que haya una planificación del uso del suelo, y en eso estamos débiles en todos los países de la región.

Eso será clave para ecosistemas como los páramos. Los hemos agredido, sin reconocer que son las fábricas de agua más importantes. Tenemos que reparar el daño que le hemos hecho y legislar para protegerlos, y recuperar esos suelos.

Desde este panorama, ¿cómo replantear el modelo energético?

América Latina tiene que dar un paso a las energías renovables, porque el potencial de estas es extremadamente grande. Ya no se pueden utilizar los argumentos del pasado de decir que es más costoso, que no puede hacerse a gran escala o que es difícil conectarlas a los sistemas nacionales. Ya las tecnologías han avanzado.

Esos son mitos que se argüían en la década pasada, pero ahora el inversor de energía no tiene argumentos para decir que debe seguir con los fósiles. Si seguimos con el mismo ritmo de este tipo de energías, estamos cavando nuestra propia tumba. Ya hay algunas iniciativas, en Chile con un megaproyecto de energía solar y en Venezuela otro grande de energía eólica.

Hace poco publicaron un informe que documenta distintos casos de conflictividad ambiental. ¿Cómo evalúa la manera como se están dando y solucionando estos conflictos en el continente?

Estoy absolutamente convencida de que en Latinoamérica somos maestros para crear problemas y un desastre para enmendarlos. Y no siempre se trata de solucionarlos, hay algunos que necesitan entenderse. Muchas veces estos conflictos surgen por abuso de poder, por las ambiciones ilimitadas a sacar el máximo provecho de los recursos, sin considerar la responsabilidad con las próximas generaciones.

Tenemos que entender cuáles son las condiciones que generan conflicto y empezar a trabajar cuando sale el humo, no cuando ya hay fuego. Así es más costoso y difícil. El liderazgo no es solo del gobierno, sino que también está en la comunidad indígena, en los representantes locales. Hay que entender que es una tarea de todos. La médula de ese entendimiento es el diálogo.

El Fondo Mundial para la Naturaleza es una de las organizaciones no gubernamentales con mayor presencia en el mundo. En un rastreo global, ¿cuáles son los puntos y sectores más críticos?

Una de las grandes amenazas es la sobreexplotación de pesca. Pero también se ve un vínculo entre los productores y los consumidores. Cada vez el mercado les exige a las industrias que sus productos hayan pasado por procesos certificados. Los consumidores exigen que se haga bajo principios sustentables la pesca, la extracción de madera, la ganadería.

Con expectativa se esperan las cumbres para hablar de cambio climático, se presentan informes que alarman, pero en ocasiones pocos son los cambios que perciben los ciudadanos, ¿en qué se está fallando?

Cada una de las conferencias tiene expectativas particulares. Creo que no en todas se ha avanzado, porque en su interior se han infiltrado intereses de tipo político, tanto partidistas como económicos, que no permiten que se avance de la manera que quisiéramos.

Lo que creo es que la población sí le está diciendo a sus dirigentes que no sean irresponsables, y eso es importante, porque son los ciudadanos los que votan, los que legitiman a los gobiernos.

Sin embargo, muchas veces no somos justos en reconocer los logros. Por ejemplo, en Estados Unidos la legislación nacional ha sido muy lenta, pero en el nivel provincial como en California y en el noreste se han logrado grandes cambios, incluso tan valiosos como si los hubiera acogido todo el país.

Ya lleva más de tres décadas en el trabajo ambiental. ¿Qué ha cambiado del activismo de los años 70 al siglo XXI?

Hacia finales de 1970 no había ninguna conciencia de conservación, ahí íbamos a las raíces de los problemas a poner en evidencia delante de los gobiernos la importancia de regular los agroquímicos, por ejemplo. Ahora, construimos alianzas con privados y gobiernos, aprendemos de otras experiencias globales.

Aprender del planeta en historia y geografía

Yolanda Kakabadse, presidenta del Fondo Mundial para la Naturaleza, aseguró que los cambios individuales también dependen de la educación ambiental. Para ella, esta depende tanto de las políticas públicas como del día a día en clase. “Ya se ve en muchos colegios y escuelas que maestros empiezan a generar el interés por el cuidado del planeta”. Sin embargo, advierte que la educación ambiental no se debe entender como una materia separada, sino como parte de geografía, de historia, de castellano. “¿Por qué tenemos que aprender el sujeto y el predicado con una frase como la ‘casa es verde’, si podemos decir ‘la mantarraya es una animal propio de la Amazonia’ ”, ejemplarizó la experta.

LAURA BETANCUR ALARCÓN
Para EL TIEMPO

 

Publicidad

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Los dinosaurios más grandes habrían habitado en Suramérica

Siguiente

Qué hacer si su perro se intoxica

Publicidad

Publicidad

Publicidad