La montaña aparece en la Vuelta a España para probar las fuerzas

La montaña aparece en la Vuelta a España para probar las fuerzas

Arranca el terreno de ascenso. Será el primer examen para los favoritos a ganar el título.

fg

Esteban Chaves y Nairo Quintana.

Foto:

Prensa Movistar Team

21 de agosto 2016 , 09:15 p.m.

La tercera etapa de la Vuelta a España, entre Marín (Pontevedra) y Dumbría-Mirador de Ézaro (A Coruña), con 176,4 kilómetros de recorrido, supone este lunes el primer examen para los aspirantes a conquistar el título de la carrera.

En sus menos de dos kilómetros de ascensión, pero con rampas de hasta el 20 por ciento de desnivel, el Mirador de Ézaro, más que descartar definitivamente a alguno de los favoritos, puede servir para dejar al descubierto sus debilidades.

Además, a 21 kilómetros del final, superarán el alto Das Paxareiras, de segunda categoría, en el que alguno puede intentar hacer la primera selección.

Alberto Contador (Tinkoff) consideró que la etapa con final en el Mirador de Ézaro será “importante para sacar conclusiones” y recordó que, tras la superioridad mostrada por Movistar y Sky en la contrarreloj inicial, los 52 segundos que perdió “será difícil recuperarlos”.

“Vamos a ver cómo lo hacemos en la primera llegada en alto; después de la etapa podremos hacer una evaluación.

Aunque para los aficionados será “una jornada interesante”, la verdad será una jornada difícil, en la que no se esperan grandes ataques.

El alto de Alto Lestaio, el primero del día, tiene 8,3 kilómetros de subida con rampas del 5,3 por ciento. La segunda tachuela será el alto Das Paxareiras, con una ascensión de 9,3 km y rampas del 5,4 por ciento. Finalmente, el Mirador de Ézaro, corto pero explosivo, solo tendrá 1,8 km hacia arriba, con rampas hasta del 13 por ciento.

Podría ser una etapa para un corredor como Miguel Ángel López, quien se podría mover del pelotón principal sin que vaya a ser marcado por alguno de los candidatos al título.

Kwiatkowski, líder

El belga Gianni Meersman (Etixx) fue el más poderoso al embalaje y se anotó por velocidad la segunda etapa de la Vuelta a España, disputada entre Orense y Baiona, de 160,8 kilómetros, en la que el polaco Michal Kwiatkowski (Sky) se enfundó la camiseta roja de líder.

Meersman, de 30 años, cumplió la promesa que le hizo por teléfono antes de la etapa a su mujer, a quien invitó a seguir esta por televisión “porque tenía la corazonada de que iba a ganar”. Y ganó por todo lo alto.

En la cuarta plaza entró el ciclista polaco Michal Kwiatkoski (Sky), quien por puestos tuvo el honor de enfundarse la camiseta roja como nuevo líder, prenda que hereda de su compañero Peter Kennaugh, rey por un día. La tranquilidad reinó.

DEPORTES

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA