1

1

fg

ImageDefault

Foto:

ul

16 de noviembre 2016 , 03:02 a.m.

Más triste que ver a la ciénaga morirse es leer esa certeza en los ojos de los viejos que llevan décadas conviviendo con su fauna, su flora y sus espejos de agua.

Esa melancolía no se ve solo en el puñado de pescadores que, siendo jóvenes, dejaron vida, trabajos y familias, para venir a la gran ciénaga de Bocas de Barbacoas (Yondó, Antioquia), atraídos por la promesa de la subienda perpetua.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA