Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

'Eso que llaman amor', la faceta urbana de Carlos César Arbeláez

Domingo 11 de diciembre de 2016
Cine y TV

'Eso que llaman amor', la faceta urbana de Carlos César Arbeláez

Después de 'Los colores de la montaña', el realizador plantea su mirada de Medellín en su película.

Por:  CULTURA Y ENTRETENIMIENTO | 

El rodaje se realizó en lugares emblemáticos de la capital paisa, como el parque Botero.

Foto: Archivo particular

El rodaje se realizó en lugares emblemáticos de la capital paisa, como el parque Botero.

0

compartidos

'Eso que llaman amor' está en un extremo de la cinematografía de Carlos César Arbeláez; en el otro, se acomoda 'Los colores de la montaña', su primer y exitoso largometraje del 2011.

Están en lados opuestos porque desde sus inicios, Arbeláez había nutrido las historias en la gran pantalla con el sabor y las tragedias del campo; ahora, ha decidido trasladar sus relatos a la ciudad que lo vio nacer y crecer, también en el ámbito profesional.

“Cuando a uno le ha ido bien con un estilo de película, seguro que mucha gente quiere que se siga haciendo lo mismo, pero decidí que esta iba a ser de tono innovador, en la que explorara otros matices y ambientes”, comenta el realizador.

El tono de 'Eso que llaman amor' es urbano, hasta sórdido por momentos: “Sentía que tenía una deuda con mi ciudad, quería una película en la que se viera Medellín no de forma paisajística o institucional, sino desde mi perspectiva”, argumenta Arbeláez, de 49 años.

(Conozca aquí más detalles sobre cine colombiano)

Su más reciente producción, que se estrena este jueves en los cines del país, se desarrolla durante un Día de la Madre y revela tres relatos paralelos (que a veces se entrecruzan): dos artistas callejeros que se ganan la vida como estatuas humanas, cuyas relaciones familiares están fragmentadas; una joven que trabaja como dama de compañía para ahorrar dinero y reunirse con su hijita en España y una pareja de adultos mayores que ha perdido a su hijo varón.

“El amor es algo inexplicable, inunda todos los ámbitos y momentos de nuestras vidas. Parece que no pasara un segundo sin que estemos enamorados de algo o de alguien. En este caso, las historias giran alrededor del amor entre padres e hijos”.

Dedicado de tiempo completo a la docencia en realización de cine, Arbeláez conquistó en 2011 múltiples premios con Los colores de la montaña, en festivales como San Sebastián y Toulouse (Francia), Los Ángeles y Viña del Mar. Fue un relato que dejó el recuerdo de los entrañables personajes infantiles que lo protagonizaron, por ejemplo, el de ‘Poca Luz’.

“Sí pensé que después del éxito de Los colores de la montaña iba a haber una fila de productores para financiar mi siguiente película o que me iba a caer dinero del cielo (risas). Y no fue así. Tuve que aplicar a los fondos del Estado y también a los internacionales, como si fuera a hacer mi primera cinta otra vez”, cuenta el paisa.

Sin embargo, en parte, esas dificultades estimularon aún más su deseo de moverse en otros terrenos: “El éxito te lleva a repetirte y por eso quise cambiar, explorar otras narrativas, replantear las historias. Siento que nuestra cinematografía es muy joven y uno se puede arriesgar”.

Eso que llaman amor cuenta con un elenco de actores con trayectoria en teatro y con algunos sin formación académica.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

El cine respira entre los ritmos del Almax

Siguiente

El frenazo de 'The Walking Dead' / Navegantes del cable

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad