Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Contacto / Crítica Mente

Domingo 11 de diciembre de 2016
Cine y TV

Contacto / Crítica Mente

Análisis de Mauricio Reina sobre la película 'La Llegada', protagonizada por Amy Adams.

0

compartidos

Las mejores películas de ciencia ficción no son las que muestran mundos alucinantes y hechos fantásticos a granel, sino las que aprovechan una buena historia para reflexionar sobre cuestiones esenciales de la condición humana.

Un ejemplo son las cintas sobre la existencia de vida en otros lugares del universo: las inquietudes que genera la duda de si estamos solos dicen muchísimo sobre nosotros mismos.

Ese es el tema que aborda 'La llegada', una buena película del cineasta canadiense Denis Villeneuve, quien siempre se las arregla para salirse del molde.

(Le puede interesar: 'La llegada': alienígenas en una profunda trama humana)

Varias naves extraterrestres llegan a la Tierra, sin que sus tripulantes manifiesten sus motivaciones ni sus propósitos. Aunque su actitud no parece agresiva, varios líderes del mundo empiezan a evaluar la posibilidad de atacarlos.
En ese ambiente de zozobra, el gobierno estadounidense contacta a una reputada lingüista que ha tenido una vida difícil (Amy Adams) para que trate de comunicarse con ellos.

Quien vaya a ver 'La llegada' esperando espectaculares secuencias de acción, puede ahorrarse la plata. Con un ritmo pausado y mínimos efectos especiales, la cinta se concentra en los esfuerzos de la lingüista para entablar comunicación con los extraterrestres, y en los efectos que este proceso tienen sobre ella y su relación con su trágico pasado.

Aunque el guion está bien concebido y respeta la inteligencia del espectador, por momentos la historia coquetea más de la cuenta con sensiblerías de la Nueva Era que no le sientan bien.

Esta dualidad dejaría a la cinta en la cuerda floja, de no ser por la estupenda actuación de Adams, quien sin aspavientos le da altura a su personaje y credibilidad a toda la historia.  

MAURICIO REINA
Crítico de cine

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Este es el tráiler de la película que Scorsese le presentó al Papa

Siguiente

El cine respira entre los ritmos del Almax

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad