‘Es el hombre mejor preparado para asumir la presidencia’

‘Es el hombre mejor preparado para asumir la presidencia’

Luz María Zapata es la esposa de Germán Vargas y con él comparte su pasión por la buena lectura.

‘Creo que es el hombre mejor preparado para asumir  la presidencia’

Luz María se quiere enfocar en trabajar en dos problemá- ticas: el embarazo en adolescentes y el apoyo al adulto mayor.

Foto:

Diego Santacruz / EL TIEMPO

18 de mayo 2018 , 08:07 p.m.

Reconocerla es muy fácil. Desde siempre la hemos visto con su pelo largo y negro que combina a la perfección con sus labios rojos y su elegante estilo. Nació en Pereira, se graduó del colegio en esta ciudad y luego empacó maletas para viajar un año a Cambridge (Inglaterra), donde aprendió y perfeccionó el inglés. Luego, su pasión por la moda la llevó a radicarse en Florencia y Milán, donde estudió diseño de modas y, finalmente, a su regreso al país, llegó a Bogotá e inició sus estudios en Ciencia Política en la Universidad de Los Andes.

“Todo mi recorrido de estudios y de vida en el exterior ha sido una de las mejores experiencias. Conocí mucho y viajé por varios lugares. Recuerdo que en mis vacaciones siempre llegaba a París, una de las ciudades que más me encantan”, dice Luz María.

Estando en Bogotá, Luz María fue una de esas hermosas y talentosas mujeres que estuvieron en el programa Panorama, donde compartió set con la también presentadora María Lucía Fernández. “Creo que fui una de las que más tiempo estuve allí junto a Julio Sánchez Vanegas, su director, y creo que esto se dio porque soy experta manejando temperamentos fuertes; así mismo es German”.

Su relación con el hoy candidato a la presidencia Germán Vargas Lleras inició hace 20 años, cuando ella hacía sus ‘pinitos’ en la política. No fue un amor a primera vista, pero juntos encontraron la mejor forma de ser amigos y luego consolidar una relación que se materializó con una boda en Coral Gables, el 13 de agosto de 2010.

“Nosotros hemos tenido todas las formas de convivencia. Estamos más unidos que nunca, pues antes nos veíamos solo los fines de semana, pero ahora casi que vivimos varias horas del día juntos. Incluso, estamos viviendo en un apartamento pequeño, donde debemos compartir la misma habitación, el mismo baño, el clóset, todo, y nos ha ido muy bien; entonces cuando una pareja pasa por tantas etapas y funcionan es porque hay una excelente conexión”.

Por 14 años estuvo al frente de un gremio al cual amó y le entregó todo su profesionalismo e inteligencia. Pero renunció cuando Vargas Lleras ocupó el cargo de Vicepresidente de la República, en 2014.

“Soy una persona que mantiene siempre las mismas costumbres, no me gusta cambiar mis rutinas ni mis gustos, amo el mismo trabajo, las mismas cosas, mi casa, mis amigos, en fin… mudarme significa un tormento, por eso me dio muy duro renunciar a esto, pero algo que debía hacer”.

Desde hace muchos años vive en Bogotá, una ciudad que ama. Por estos días, ella está más feliz que nunca porque si hay algo que disfrute con total plenitud son los días de lluvia y los ambientes melancólicos. “Prefiero las montañas y la neblina al mar y el sol. Soy una persona nostálgica”.

En cuanto a su labor de llegar a ser primera dama de república, Luz María asegura que su principal oficio será trabajar desde su despacho con las gestoras sociales del país, de los 1.102 municipios y los 32 departamentos. “Esa será mi responsabilidad. He tenido la oportunidad de viajar con Germán por todo el país y quiero ayudar a todas estas personas a impulsar sus proyectos. Me quiero enfocar y trabajar profundamente en dos problemáticas: una, el embarazo en adolescentes y dos, el apoyo al adulto mayor. Además, espero tener un día a la semana para dedicarme al voluntariado”.

De llegar a convertirse en
la primera dama de la Nación, Luz María sabe que lo primero que le dirá a su esposo es: ‘Siempre con los pies en la tierra

Una vida equilibrada

Cuando se le pregunta si ella forma parte de las decisiones que toma Germán, enfática dice que eso no ocurre, pues asegura que un líder escucha, pero al final es él quien toma la decisión. “Germán no hace lo que yo diga, él tiene un criterio muy bien formado. Yo trato es de ayudarle a tener una vida tranquila, de no llevarle problemas, procuro que nuestro entorno este siempre en calma. Esa es mi responsabilidad. Él es una persona nerviosa y yo soy calmada”.

El mejor plan a la hora de compartir en familia y el que más les da felicidad, es cuando se van los fines de semana a su finca. Allí, están rodeados de naturaleza y aprovechan esos espacios para descansar. “Germán hace su jardinería y se encarga del mercado y los menús, yo no hago nada de esto (risas). Nos apasiona prender la chimenea y ponernos a leer o ver una serie”.

Son amantes de los animales y tienen dos caballos y tres perros. Lola, la perrita mayor de 7 años; Lupe, hija de Lola, es la ‘mona sexi’, como le dicen y va a cumplir 4 años, “ella nació justo para la campaña de él en el 2014 como vicepresidente”; y, finalmente, Mancho Vargas, un bulldog francés de dos años, que es la mascota del candidato. “Él se sentía en minoría en la casa con su señora, con su hija y dos mascotas; entonces buscó este perrito porque decía, con el buen humor que lo caracteriza, que necesitaba tener un aliado masculino (risas).

Menos tacones, más tenis

Esta encantadora mujer siempre luce impecable y a la moda, siempre ha sido uno de sus mayores gustos; sin embargo, esto ha venido cambiando y aunque se mantiene siempre chic es algo por lo cual ya no se desvive y, por el contrario, está evolucionando cada vez más hacia los jeans y los zapatos cómodos y bajitos o tenis. “De la moda lo que más me gusta son los accesorios, las carteras, los pañuelos, pero no me muero por ello”.

De sus otros gustos, le encanta leer libros que tengan algo histórico o que estén basados en hechos reales. “Me gusta aprender de las experiencias que otros hayan vivido. Las biografías son mis favoritas y las historias noveladas que surgen ahora tan interesantes”. De películas, Germán la pone a ver temas de acción, que no disfruta mucho. “Siempre me dice: ‘venga, miramos esta película que está basada en la vida real’, y cuando ya me tiene ahí… son esos filmes de persecuciones de carros, tiroteos, peleas. Esas cosas que les fascina a los hombres”.

La música le gusta, pero solo la escucha. “Dios no me bendijo con buena voz ni con oído para tocar un instrumento, ni siquiera con la aptitud para la cocina”. Por el contrario, está concentrada en el fortalecimiento espiritual. “Estoy evolucionando hacia el contacto con la naturaleza, el yoga, la respiración, la meditación y el mindfulness, y la verdad que me siento muy feliz en eso”.

De llegar a convertirse en la primera dama, Luz María sabe que lo primero que le dirá a su esposo es: “siempre con los pies en la tierra”. “Yo me debato entre cuál de los dos sentimientos es más grande en mí, si el amor que siento por él o la profunda admiración que le tengo”. Sin importar el camino, ella lo seguirá acompañando de la mano y con todo su corazón y empeño, como lo ha hecho por dos décadas en la consolidación de uno de sus más grandes anhelos. “Espero que así sea. Creo que es el hombre mejor preparado para asumir esto. No lo dudo ni un segundo”.

ÁNGELA LANDÍNEZ OLAYA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.