Humberto De la Calle, un veterano rodeado por jóvenes

Humberto De la Calle, un veterano rodeado por jóvenes

Su equipo se caracteriza por la juventud, la devoción y la informalidad de numerosos voluntarios.

Humberto de la Calle, candidato presidencial

En la campaña de Humberto de la Calle hay gente de todas las edades, pero el promedio de edad de los 160 colaboradores es 31 años.

Foto:

Cortesía Campaña Humberto de la Calle

30 de abril 2018 , 07:53 a.m.

Un grupo de experimentados reporteros de ELTIEMPO acompañó a los candidatos presidenciales en sus correrías políticas para ver sus estilos, sus énfasis, quiénes son las personas claves en su estructura y cómo los recibe la gente cuando se encuentra con ellos ‘en vivo y en directo’. Retratos de las campañas a menos de un mes de la primera vuelta para elegir al sucesor de Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño.Le recomendamos leer: Así son las campañas presidenciales por dentro

La campaña presidencial de Humberto de la Calle se ufana al decir que su sede, en el tradicional barrio Palermo de Bogotá, está abierta las 24 horas. Pero, en realidad, se enciende a las 6 de la mañana, cuando llega Janet Poveda, una humilde mujer que prepara los tintos y hace el aseo del lugar. Ella tiene que levantarse a las 4 de la madrugada para despertar a sus dos hijos menores de edad y salir a buscar el alimentador que la lleva desde el barrio Lucero hasta el Portal del sur de TransMilenio.

Si el aspirante liberal llegara a la presidencia, Janet tiene claro qué le pediría: una ayuda para que sus hijos puedan entrar a la universidad. “Él es un ser humano respetuoso, bondadoso, sencillo, que no se cree más que yo”, asegura, mientras surte de café una greca plateada.

Su labor diaria es custodiada por un gigantesco pendón de De la Calle, que da la bienvenida a la sede de la campaña, y que en su parte inferior tiene enmarcada una declaración de principios: ‘Manifiesto por la transparencia, la integridad y la honestidad en la campaña presidencial’. Este decálogo, que condena la corrupción y exalta la solidaridad, está firmado por decenas de colaboradores y termina con el colofón ‘Un líder de verdad’.

Entre las firmas se adivinan los nombres clave de su equipo: los siete miembros de su comité estratégico (ver recuadros), su asesor internacional, Marcus Vinicius; la gerente de la campaña, Ligia Rodríguez, y el director de campaña, Guillermo Cuéllar.

Este último es un joven ejecutivo que dirige la reunión diaria de coordinación de mensajes y actividades de la campaña, a las 8 de la mañana. En ella, brilla por su elocuencia y su candonga en la oreja izquierda. Mientras escucha, escribe cada idea en su portátil, y cerca de 25 personas lo imitan con frenesí en sus celulares. Se pronuncian insistentemente palabras como internet, SEO y redes. Es la nueva política del mundo digital.

A poco de iniciarse la reunión, Janet entra con una bandeja de tintos y trozos de almojábana. Este es el salón más grande de la sede, una casa antigua, de tres pisos. En el primero, se mueve el público en general y se realizan las reuniones más concurridas; al subir las escaleras, se siente latir el corazón de la campaña: allí están las oficinas de De la Calle, su fórmula vicepresidencial, Clara López, la esposa del aspirante (Rosalba), los directivos y los encargados de prensa, entre otros.

El candidato mayor, rodeado de jóvenesEl equipo de Humberto de la Calle se caracteriza por la juventud, la devoción y la informalidad de numerosos voluntarios, aparte de varios exministros liberales, colaboradores extranjeros y miembros de su familia.
De la Calle, el candidato mayor, rodeado de jóvenes
Debate aquí, volante allá

A la misma hora del comité, el candidato atiende un debate en una universidad bogotana, a donde solo llegan el propio De la Calle e Iván Duque. En medio de unos 150 estudiantes, se hacen notar las barras de cada aspirante, y por el lado liberal asisten unos diez jóvenes voluntarios que aplauden cada intervención de su líder.

Uno de ellos, ataviado con una camisa blanca que anuncia en el pecho ‘Soy De la Calle’, es Sergio Mosquera, un joven afro proveniente del Chocó, de 21 años y estudiante de derecho. Ha acompañado la plataforma juvenil desde cuando se discutían los alcances del acuerdo de paz por medio de campañas con nombres como ‘Misión Valeriana’ o ‘Diálogos más calmados’. Con su tez morena y su hablar pausado, explica que su función es entablar contactos con otros jóvenes “desde la diferencia”.

A su lado, sonríe Claudia María Acero, quien cursa Ciencias Políticas y hace prácticas en la campaña, como enlace con Vichada, Guainía, Vaupés, Guaviare y Amazonas. Además de gestionar anuncios con medios locales desde Bogotá, reparte volantes en los barrios, habla con líderes comunitarios y canaliza ideas de los jóvenes. “A veces, De la Calle se toma un café con nosotros, y nos motiva a seguir estudiando, a interesarnos por los temas públicos”, dice.

Todos sus colaboradores hablan del candidato por su apellido: De la Calle esto, De la Calle lo otro. En la sede oficial, hay gente de todas las edades, pero se destaca la participación de los jóvenes: el promedio de edad es de 31 años. En total, trabajan 160 personas, sin contar voluntarios y colaboradores esporádicos.

Nadie viste corbata, todos lucen de negro, gris y azul, y la única prenda cercana al legendario ‘trapo rojo’ del Partido Liberal es una manilla de ese color,
que usa la mayoría en sus muñecas.

En orden jerárquico, luego de los cargos claves de la campaña están varios comités, como el equipo programático, coordinado por el abogado Julián López, y compuesto por siete personas; el de movilización, que trabaja calle por calle; el de prensa, liderado por Andrés Felipe Hoyos y María Camila Díaz, y que tiene cuatro personas; el de comunicaciones, que dirige también Cuéllar, y que es apoyado por la empresa Brújula; el director de regiones, Gustavo Orozco, el más antiguo en la campaña, y quien coordina los grupos de Bogotá, de jóvenes, voluntarios y enlaces con 22 departamentos; el comité político, coordinado por Jack Housni, y el equipo administrativo. Si bien no está en ningún comité, otra persona que ostenta un poder diferente es la secretaria privada de De la Calle, Isabelita Mercado.

Y, por supuesto, también se siente el peso del expresidente César Gaviria, quien, como director del Partido Liberal, participa en las grandes decisiones y acompaña cada vez más las reuniones, en particular fuera de Bogotá, donde la fuerza de la colectividad es más evidente.

La campaña arrancó, en forma, en marzo de 2017 y a ella se han vinculado incluso extranjeros, como el italiano Paolo Barone, quien antes traía voluntarios extranjeros a enseñar idiomas en colegios públicos. También, el australiano Alex Rafalowicz, quien se ocupa del sitio web.

Numerosos afiches tapizan las paredes y proclaman: ‘Humberto de la Calle, la paz en marcha’. Al avanzar la mañana, crece la marcha y disminuye la paz. Hacia el mediodía, el vestíbulo principal se va llenando de gente. A esa hora, Janet ya ha alimentado al menos cinco veces la greca plateada, que en cada tanda saca hasta 20 tazas de café. Ella calcula que en un día normal sirve unos 200 tintos, pero en días concurridos pueden ser 400. Los sirve con andar ligero e impregna el ambiente de aroma a hogar. Si de ella dependiera, el famoso tinto que se tomó su jefe con Sergio Fajardo no hubiera tardado tanto.

50 grupos de WhatsApp

En la tarde, el pasillo de entrada se convierte en un hormiguero de gente. La camisa celeste de Cuéllar ya denota las horas de trabajo. “Las campañas grandes tienen un nivel de entropía alto –dice el director, aludiendo al término que se usa para medir el desorden de un sistema–. La responsabilidad de la dirección es gestionar esos niveles. Un avión que no sale, por ejemplo. Se debe asegurar que los objetivos estratégicos no se vean entorpecidos por esa entropía”.

La campaña responde en promedio 550 mensajes diarios en redes sociales. El mismo Cuéllar, desde las 5 a. m., ya está respondiendo inquietudes. “La humanidad no va a sobrevivir al WhatsApp”, profetiza.

Que lo diga el director de regiones, Gustavo Orozco, quien está metido al menos en 50 grupos de WhatsApp, por la campaña. “Estamos presentes en los 32 departamentos –cuenta Orozco, acariciándose la barba–. Pero con estructura realmente conformada estamos en unos 20”.

Este caleño estudió en EE. UU. y regresó al país hace cinco años. Se siente partícipe de una causa, de una fe que cohesiona la campaña. “Nos sentimos jóvenes de corazón y de ideología. Nuestras posiciones son las más progresistas. Es paradójico que De la Calle es el candidato de mayor edad, pero sus propuestas son las más jóvenes”, opina.

Sus comunicaciones hacen énfasis en doce mensajes claves, que resumen 25 documentos de 14 páginas, con las propuestas del candidato. Esas claves están sintetizadas en su sitio web: temas como educación, servicio social, salud, empleo, seguridad, lucha contra la corrupción y turismo son algunos de ellos. Pero quizás la propuesta más llamativa es la creación de un ministerio de la mujer, para priorizar la equidad de género.

No parece una propuesta accidental: cerca de la mitad de quienes trabajan en su campaña son mujeres. Buena parte de la estrategia hacia este género es coordinada por Rosalba de De la Calle. En una semana, ha viajado a Cali, Popayán e Ibagué a visitar barrios marginados.

En sus ratos libres, Rosalba está pendiente de sus seis nietos y sus tres hijos. Está acostumbrada a protegerlos, luego de que durante los diálogos de paz en La Habana ‘perdió a su marido’ durante casi cinco años. Por eso, también aprovecha los fines de semana para acompañar a su esposo a las giras nacionales.

En el ambiente se percibe una admiración que en algunos casos reproduce verdaderos devotos. Como la voluntaria María Camila Calderón, quien todos los días, al terminar sus clases de Relaciones Internacionales, camina las diez cuadras que la separan de la Universidad Javeriana y trabaja hasta diez horas diarias sin esperar retribución. “A mí no me gusta la política, pero De la Calle es el primer candidato que me hizo volver a creer en Colombia”.

Calderón perdió varios familiares por la violencia y pensaba irse del país, pero el acuerdo de paz con las Farc la retuvo. “Este es un país desagradecido –sostiene–, los jóvenes le debemos mucho a De la Calle”.

Ya en la noche, no hay tintos, ni Janet para servirlos. Afuera solo queda el vigilante nocturno. Antes de despedirse, Cuéllar, el director de campaña, se muestra optimista sobre un posible gobierno: “Hay que hacer en cuatro años lo que no se ha podido en 50”. Y pone como ejemplo lo que se logró en La Habana: “Hay que hacer posible lo que parece imposible”.

Cinco fichas importantes de la campaña

Clara López
Fórmula vicepresidencial

Está en el comité estratégico, de 7 personas, junto a Rudolf Hommes, Juan Fernando Cristo, Héctor Riveros, Arturo Sarabia, Gonzalo de Francisco y Rodrigo Villalba.

Marcos Vinicius
Asesor internacional

Periodista y publicista brasileño, con más de 30 años de experiencia en mercadeo político. Asesor de campañas políticas en Brasil y Colombia.

Guillermo Cuéllar
Director de campaña

Experto en gestión estratégica de comunicación, exconsultor de ONU y asesor de campañas políticas en diferentes países de América Latina.

Ligia Rodríguez
Gerente de la campaña

Abogada con especialización en Derecho Administrativo. Fue asesora en Minhacienda, la Fiscalía General y la Alcaldía de Bogotá.

Isabelita Mercado
Secretaria privada

Abogada, con maestría en Derechos Humanos. Fue asesora de justicia transicional en el proceso de paz y secretaria privada del Comisionado de Paz.

JULIO CÉSAR GUZMÁN
EL TIEMPO
En Twitter: @julguz

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.