'Metería las manos al fuego por la honorabilidad de Uribe': Iván Duque

'Metería las manos al fuego por la honorabilidad de Uribe': Iván Duque

El candidato presidencial habla sobre señalamientos que involucran al expresidente Uribe.

Iván Duque, precandidato presidencial

Iván Duque Márquez, candidato presidencial por el Centro Democrático.

Foto:

Claudia Rubio / EL TIEMPO

29 de enero 2018 , 12:15 a.m.

‘No he tenido, tengo, ni tendré duda alguna sobre la honorabilidad del presidente Uribe’, asegura el candidato Iván Duque. Amplía propuestas presidenciales en salud, seguridad, impuestos y el acuerdo de paz.

Quiero que hablemos de su programa de gobierno. Pero antes… ¿para dónde va la denuncia de Claudia Morales por violación, cuando no ella, sino otras personas como el periodista Jon Lee Anderson, la han puesto en cabeza del expresidente Uribe?

Ojalá la periodista Claudia Morales hiciera la denuncia concreta. Ante las insinuaciones relacionadas con el ex he conocido al presidente Uribe por muchos años. Tuve la ocasión de trabajar con él directamente en Naciones Unidas durante casi 18 meses, y el único ejemplo que he recibido de él ha sido el trato digno a las personas y respetuoso y honorable a las mujeres.

Pero doctor Duque, ¿no es mucho más fácil salir a decir ‘yo no fui’?

El comunicado del Centro Democrático deja absolutamente claro que no se trata del expresidente Uribe y es una forma clara de desmentir los ataques miserables de algunas personas. Lo que se empezó a mover en redes sociales fueron acusaciones de parte de muchas personas, incluidos algunos periodistas internaciones; por eso él ha tratado de enfrentar todas esas difamaciones armadas en las redes sociales, con un rigor factual. En ningún lugar hay una acusación directa por parte de la periodista hacia él.

Ella no dijo quién es su agresor, pero por descarte ha sacado de la lista de sospechosos a algunas personas que pudieron haber coincidido con ella laboralmente. No era más fácil salir a decir ‘nunca tuve ninguna relación con la señora’?

Ella misma expresó en su columna que no tiene el deseo de revelar quién es la persona. Si usted me pregunta a mí, yo creo que ella lo debería revelar. Y luego de acusar a su victimario, se tiene que generar ante la justicia una confrontación de evidencias. El hecho de no hacerlo y dejar las cosas en el aire genera todavía más confusión ante la opinión pública.

Si usted me pregunta a mí, yo creo que ella lo debería revelar (...)El hecho de no hacerlo y dejar las cosas en el aire genera todavía más confusión ante la opinión pública

Nunca ha habido una oportunidad apropiada o no apropiada para denunciar una violación. Esa es una tragedia que le pasa a una persona y que lleva a cuestas el resto de su vida, y por eso no comparto suspicacias contra sus motivaciones. Pero las he oído. ¿A usted, que la denuncia sea casi 18 años después en esta época preelectoral, le produce alguna prevención?

Insisto, no hay una acusación directa. Lo que queda evidente es que hay algunas personas que quieren utilizar el silencio de Claudia Morales con fines políticos, lanzando acusaciones temerarias. Y por eso me parece que el comunicado que sacó el Centro Democrático tiene un rigor factual para que no se hagan ese tipo de inferencias. Yo no he tenido, ni tengo, ni tendré, ninguna duda sobre la honorabilidad del presidente Uribe.

¿Hasta dónde llega ese apoyo?

Metería las manos en la candela por su honorabilidad.

Por fin llegaron a un acuerdo con Marta Lucía Ramírez de participar en una consulta. Pero a raíz de ello, no ha faltado quien recuerde el episodio Andrés Felipe Arias-Noemí Sanín, en el que la segunda ganó la consulta, a pesar de que el corazón de Uribe estaba con Arias. ¿Aquí podría pasar lo mismo? ¿Que lo derrote la doctora Marta Lucía?

Yo respaldé la consulta abierta y promoví que fuéramos a ella los tres, con Ordóñez, para preservar la coalición. Aquí, más que pensar en las conveniencias personales o en los cálculos políticos personales, lo importante era que la coalición se mantuviera y que buscáramos un mecanismo democrático para la selección del candidato. Me he sometido a unas reglas de juego donde quien gane debe tener el respaldo de los demás. Trabajaré para ganar esa consulta, y seguiré trabajando para ser el próximo presidente de los colombianos.

Lo importante era que la coalición se mantuviera y que buscáramos un mecanismo democrático para la selección del candidato

¿Son tan distintos ustedes tres?

Existen diferencias entre nosotros, de estilos, de forma, de aproximación en la política. Pero justamente eso es lo que los ciudadanos van a valorar en las urnas para escoger a la persona con la que mejor se identifiquen. Me siento contento de ser un candidato que hace parte de una generación donde está el 73 por ciento de los colombianos, que somos menores de 45 años, que queremos gobernar para el futuro, que no estamos en esos debates anacrónicos de izquierda y derecha, y que queremos mirar hacia el futuro de Colombia.

Déjeme hacerle preguntas puntuales sobre grandes temas que preocupan a los colombianos. ¿Usted no va a hacer trizas el proceso de paz, pero qué cambios le hará al acuerdo? Según las Farc y el Gobierno, cambiarles una coma es hacerlos trizas...

Siempre he dicho: ni trizas ni risas. Debemos hacerle modificaciones estructurales al acuerdo para corregir lo que amenaza la seguridad nacional y el Estado de derecho. 1- ¡El narcotráfico no puede ser considerado conexo con el delito político y por ende amnistiable! 2- La erradicación y la sustitución deben ser obligatorias y no voluntarias. 3-Armas y dineros escondidos que no fueron entregados para su destrucción y reparación de las víctimas debe implicar que los cabecillas pierdan todos sus beneficios. Y por último, permitir que criminales de lesa humanidad tengan elegibilidad política sin reparar, sin decir la verdad y sin cumplir penas es un monumento a la impunidad.

¿Qué va a hacer en el tema de la salud?

Su gran problema es que tenemos más personas en el régimen subsidiado que en el contributivo, y ello requiere un gran programa de formalización laboral. Segundo, hay muchos abusos de las EPS porque se les remunera solamente por el número de afiliados. Yo estoy proponiendo que también sea por calidad, certificada por los usuarios, para que salgan las malas y se queden las buenas. Tercero, hay que profundizar la prevención y la promoción, porque están ascendiendo en Colombia, aceleradamente, las enfermedades cardiovasculares y respiratorias y otras enfermedades no transmisibles. Y obviamente tenemos que buscar que la remuneración a los hospitales sea oportuna, sancionando a aquellas EPS que se demoren más de 90 días en sus pagos. Y que corrijamos problemas endémicos como la no remuneración de los médicos residentes.

Obviamente hay que mejorar en el tema transparencia y los precios de medicamentos, políticas de trasplantes, telemedicina y cobertura en las zonas apartadas de Colombia. Esa sería en esencia la propuesta mía.

Y los robos, especies de carteles que se han armado, alrededor de enfermedades catastróficas como el sida y la hemofilia. Eso, por Dios…

Gravísimo. Estoy proponiendo que toda la contratación de las EPS esté en línea y que además se aplique la facturación electrónica, para poder hacer trazabilidad sobre los pagos. Hay que hacer una despolitización total de los hospitales públicos y aplicar sanciones muy duras, en términos patrimoniales y que no solo la empresa sino los dueños y gestores respondan penalmente por esa conducta: quitarles a los colombianos los recursos de la salud para enriquecimiento personal.

Seguridad ciudadana, otro gran tema del país…

Necesitamos habilitar la denuncia electrónica. En Colombia no se están denunciando los delitos y eso hace muy difícil poder georreferenciarlos.

Necesitamos habilitar la denuncia electrónica. En Colombia no se están denunciando los delitos y eso hace muy difícil poder georreferenciarlos

Pero cuando se denuncian los jueces los sueltan…

No solamente la gente no denuncia porque no siente que el sistema responde, o porque no se recuperan los bienes, o simplemente porque es un trámite engorroso. La denuncia electrónica viene de la mano con georreferenciar el delito. Y hay que mejorar el pie de fuerza en algunas ciudades capitales donde la densidad de Fuerza Pública por habitante es muy baja, mejorando su dotación. Hay que mejorar también las cámaras de seguridad y los sensores de sonido. Y tener la capacidad de cooperar con la comunidad con sistemas de delación para infiltrar el crimen organizado y desarticularlo. Creo que hay que resolver los problemas de las URI, y la poca capacidad de respuesta del aparato judicial para sanciones efectivas en flagrancia. Si hacemos esto, tendremos una mejor capacidad de enfrentar el delito en las ciudades, y un fortalecimiento en la relación de la ciudadanía con las autoridades, para denunciar, para capturar y para sancionar efectivamente.

¿Qué hacemos con el tema tributario?

Hoy las empresas en Colombia pagan de impuesto de renta mucho más que el promedio de los países más ricos del mundo, que son los de la Ocde. En Colombia hay 34 por ciento de impuesto de renta corporativo y llega al 40 por ciento para empresas que tienen ingresos por más de 800 millones de pesos. Eso es asfixiante. Debemos bajar las tarifas de las empresas a unas tasas competitivas, que podrían estar entre el 27 y el 28 por ciento. Para hacerlo, ¿cómo se pueden conseguir los ahorros? Primero, eliminando gastos innecesarios en el Estado, que pueden ser del orden de un billón de pesos al año entre publicidad y eventos, expansiones de nómina, y otro tipo de duplicidades. Segundo, aplicando un programa de reforma de la administración pública que genere ahorros permanentes en los gastos de funcionamiento y optimice mejor la economía.

¿Y ante la evasión?

Pienso reducir la evasión en un 50 por ciento en los próximos 4 años, 12,5 por ciento por año. Y todo esto nos puede llevar a ahorros de más de 25 billones de pesos. Si logramos eso, podemos bajar las tarifas a las empresas, incentivar la inversión y obviamente mejorar los ingresos de los trabajadores. Eso permite recuperar la economía, no solamente con el ahorro fiscal, sino estimulando la inversión y al mismo tiempo mejorando la capacidad de consumo de los trabajadores y ampliando el empleo formal en el país.

¿En qué se parece o se diferencia la propuesta tributaria suya sobre la rebaja de los impuestos a las empresas, de la de los doctores De la Calle y Vargas Lleras?

Ellos, o sus partidos, respaldaron las últimas reformas tributarias que condujeron a la desaceleración de la economía. La diferencia es que yo me opuse a ellas, pero además presenté las propuestas que muchos de ellos acogen hoy. Por ejemplo, la reducción de los impuestos corporativos, la deducción de IVA para bienes de capital, la eliminación de la renta presuntiva que además se ha aumentado en Colombia y en la mayoría de sistemas tributarios está desapareciendo. Y, obviamente, mejoraremos la densidad de funcionarios de la Dian por área de fiscalización, porque es muy baja comparada con otros países.

Todas esas propuestas nosotros las venimos haciendo desde hace más de año y medio, cuando vimos el desastre de la última reforma tributaria. Lo que me diferencia a mí ha sido la coherencia en la política tributaria que Colombia necesita y en formular propuestas que hoy ellos mismos están utilizando.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.