‘Que Uribe rompa su silencio y tome partido’: Ordóñez

‘Que Uribe rompa su silencio y tome partido’: Ordóñez

Esto pide el precandidato presidencial ante el veto del sector pastranista a su nombre.

Alejandro Ordóñez, precandidato presidencial

Para Alejandro Ordóñez, el CD “es una minoría en el uribismo. Por eso quiero que haya una consulta”.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / Archivo EL TIEMPO

14 de enero 2018 , 10:30 p.m.

El exprocurador Alejandro Ordóñez pidió al líder del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, definir ya el mecanismo para buscar un único aspirante de la derecha. "Que Uribe rompa su silencio y tome partido", pide el precandidato presidencial ante el veto del sector pastranista a su nombre.

Hasta el momento de esta entrevista no ha sido publicada la famosa carta de las inhabilidades a los candidatos de su coalición. A usted lo sacaban de taquito…

Oficialmente no conocí ni el borrador. Entiendo que es una carta que fue proyectada por los comisionados del presidente Pastrana, pero que no ha sido avalada por los comisionados del presidente Uribe.

¿Pero por qué cree que el expresidente Pastrana lo quiere sacar a “gorretazos”, como usted dice?

No lo sé. Han tratado de reducir la coalición solamente al Centro Democrático y a lo que representa el expresidente Pastrana. Lo cual me parece un error bastante grave, porque esa coalición es plural, y en ella hay una infinidad de sectores, de vertientes sociales: aspiro a que me apoyen la Colombia creyente, las bases conservadoras, las víctimas, y, aunque eso adentro es una galaxia gigantesca y están divididos, la reserva activa de la Fuerza Pública y muchos otros sectores. Me apoyan personas vinculadas a la academia, del mismo Partido Liberal, constitucionalistas muy connotados. Y que traten de reducir todo a estos dos sectores a mí me parece muy desafortunado.

Pero incluso limitar la coalición al No puede espantar a gente del Sí que de pronto quiere correcciones en los acuerdos…

Lo que ocurre es que el episodio fundacional de esta coalición, digámoslo así, fue el 2 de octubre, donde hubo convergencia. Pero a partir de allí han adherido muchos otros sectores, incluso mucha gente que votó por el Sí, que hoy se encuentra defraudada, decepcionada porque las advertencias que se hicieron hoy son una calamitosa realidad. Ya han llegado ahí, y no son una o dos personas, son centenares, miles. La sensatez exige que se acepte una realidad. Poner los pies sobre la tierra. Es que las circunstancias del país son dramáticas, y la responsabilidad patriótica no puede uno desconocerla y ponerse de espaldas a esa realidad.

Las circunstancias del país son dramáticas, y la responsabilidad patriótica no puede uno desconocerla y ponerse de espaldas a esa realidad

Del sector Pastrana se quejan de que usted aceptó desde un comienzo unas reglas de juego, que consistían en que los candidatos conservadores se descartaban entre sí hasta llegar a uno, lo mismo que los uribistas. Eso no se cumplió entre ustedes. Se dice que usted se negó a medirse contra Marta Lucía…

Cuando se me propuso que debería eliminarme con Marta Lucía para escoger el candidato de la Nueva Fuerza Democrática, yo les dije: “Miren, no puedo aceptar eso, porque, primero, la Nueva Fuerza Democrática no existe; segundo, porque no he sido, ni soy, ni seré de la Nueva Fuerza Democrática; tercero, yo recogí más de dos millones de firmas y no puedo, después de recogidas, decir que voy a disputar por la candidatura de un partido que ni siquiera existe. Sería una falta de ética contra el ciudadano que me dio su firma. Y, cuarto, no me puedo eliminar con Marta Lucía”.

¿Y por qué no?

Porque representamos cosas diferentes, tanto así que ella se dice de centro y yo soy de derecha. Lo mejor, lo sensato, en los mejores buenos términos, se lo dije al presidente Pastrana y se lo dije a los compromisarios, es que lleguemos al final y nos acojamos a los procedimientos que se establezcan.

¿Es cierto que usted dejó metida tres veces a la doctora Marta Lucía?

No. No, yo no acostumbro a dejar metidas a las mujeres. (Risas).

Pues sí extrañaría que fuera cierto…


No. Yo soy decente. Hubo solamente una cita que no pude cumplir porque fue el día de una granizada terrible en Bogotá, y me pidieron la cita a las 4 de la tarde para que nos reuniéramos a las 7 de la noche, y yo realmente no alcancé a llegar. Pero no fue ninguna razón diferente a la granizada.

¿Tendrían razón quienes han planteado dentro de la coalición que personas con investigaciones penales o disciplinarias no deberían ser candidatos?

Esa ‘condición’ tendría nombre propio. Estaría claramente dirigida a mí. Ahora, pensar que un exfuncionario público no tenga investigación, eso es, dijéramos, imposible en estas épocas.

Pensar que un exfuncionario público no tenga investigación, eso es, dijéramos, imposible en estas épocas

Todo funcionario público trae su empapelada a cuestas. Pero no todo exfuncionario público empapelado quiere ser candidato presidencial…

Las solas investigaciones no generan inhabilidad. Estoy seguro de que el expresidente Pastrana tiene hoy todavía investigaciones de cuando fue presidente de la República. También el expresidente Uribe. Y es nuevamente candidato al Senado. Aquí lo que quiere un poco hacer el presidente Pastrana es aplicar el mismo tratamiento que se les aplicó a Luis Alfredo Ramos y a Óscar Iván Zuluaga. Eliminarlos porque están investigados. En el caso de los compromisarios de Marta Lucía, que son los de Pastrana, lo que quieren es proteger su aspiración, y eso es lícito. Pero mi derecho a estar aspirando está fundamentado en millones de firmas que me apoyan. Entonces, la pretensión de eliminarme de taquito no la voy a aceptar.

Es claro que el presidente Uribe no quiso aceptar que le impusieran esa inhabilidad…

A diferencia de Pastrana, él tiene claro que si nos dividimos, la izquierda nos derrota.

¿Por qué estar donde a uno lo quieren sacar “a gorretazos”?

Yo lo hago por responsabilidad patriótica. Porque no quiero que la izquierda gobierne a este país. Porque es necesario una candidatura de unidad y sólida para llegar al gobierno y retomar el rumbo hacia el bien común. No quiero que pese sobre mis hombros la responsabilidad de haber impedido la candidatura de la unidad. Y estaré hasta donde sea razonable, hasta donde sea posible.

Yo hubiera tenido desde hace muchos meses razones para no estar en la coalición.

¿Y por qué no se ha ido?

Por responsabilidad. Pero, si ya no es posible, seguiré caminando. Incluso he llegado a proponerles que esa coalición debería ampliarse convocando a las bases conservadoras que quieren estar ahí. Me estoy reuniendo con ellas. Aspiro también a que los inconformes de las bases del Centro Democrático me apoyen. O sea, quienes no son muy entusiastas de la candidatura de Iván Duque. Como dicen en mi tierra, ‘Ese es mi pensao’.

¿Y, si no?

Si no es posible, pues legalmente el tiempo me permite hasta el 22 de este mes, que es cuando uno decide si aplicará la fórmula de una consulta o si la retira. Pero yo creo que esto tendrá que definirse en las próximas horas.

Usted dice que en esta coalición, el uribismo es una minoría. ¿De verdad cree que lo es?

Le contextualizo. En Colombia hay un fenómeno que es una especie de uribismo sociológico. ¿No? Mucha gente está de acuerdo con el presidente Uribe y lo apoya porque cree que fue un buen gobierno, que nos devolvió la seguridad y que hubo autoridad y orden. Ese uribismo sociológico es superior al Centro Democrático.

¿O sea, hay más uribismo que Centro Democrático?

Así es. En ese sentido, digo que el Centro Democrático es una minoría en el uribismo. Por eso quiero que haya una consulta.

Pero es obvio que el expresidente Uribe prefiere a Iván Duque que a usted…

Pues, desde luego que a Iván Duque. Pero, como dije, eso no lo piensan todos los uribistas. Hay una realidad política, y pienso que terminará imponiéndose. Aquí debemos tener una gran flexibilidad para aceptar esa realidad.

Por alguno de estos dos caminos, en coalición o sin ella, usted insistirá en aparecer en el tarjetón…

Pues, sí. Aspiro, espero, quiero y creo que debo estar en la coalición. Lo que nos impuso el 2 de octubre es la unidad, y frente a las circunstancias de un compromiso, es lo prudente. Pero, si no se puede dar, continuaré. Seguiré representando lo mismo que he defendido con vocación desde hace tiempo. Ofreceré mi nombre en el tarjetón para que los colombianos tengan la real posibilidad de elegir a alguien verdaderamente de derecha.

Ofreceré mi nombre en el tarjetón para que los colombianos tengan la real posibilidad de elegir a alguien verdaderamente de derecha

¿Qué representa usted distinto a lo que representan Iván Duque o Marta Lucía?

Mire, ellos representan más una posición política que se construye a partir de una percepción liberal en los temas de carácter económico y en asuntos de vida y familia. Ellos son, dijéramos, unos liberales clásicos.

¿Y usted?

Yo soy una derecha conservadora y tradicional, y no me da vergüenza decirlo. Como dije, para ellos lo fundamental son las propuestas económicas, más que las morales de vida y familia. Sin desconocer la importancia de la economía, el tema de familia debe transversalizar lo económico, lo social, lo institucional y lo político. Por eso, mi programa lo he denominado ‘Democracia con enfoque de familia’.

¿Y, entonces, quién le va a manejar la economía, que es el gran tema del momento en Colombia, si usted llega a ser Presidente?

El estadista debe tener la inteligencia para nombrar a los mejores ministros, de acuerdo con sus perfiles, sus responsabilidades y su formación. Tendremos el mejor ministro de Hacienda que haya tenido Colombia en el último siglo.

Atrás dijo una cosa sobre la que quiero volver. Que no quiere tener sobre los hombros la responsabilidad de que la coalición vaya a perder las elecciones por el hecho de que eventualmente no esté en ella. ¿Realmente piensa que sin usted, no llegarían a primera vuelta?

Pues mire, le voy a hacer una infidencia. Hablé con el ex presidente Uribe en las últimas horas y le expresé mis preocupaciones. Le dije, mire presidente, yo estoy en lo que hemos hablado hace varios meses. Creo que la alianza es una necesidad, pero esto se pone cada vez más peliagudo. El camino es cada vez más culebrero. Le dije que creo que la actitud del presidente Pastrana y de sus compromisarios hace cada vez más difícil la presencia mía, y que va a llegar un momento en que me tocará dar un paso al costado. Y me dijo, eso es muy grave porque si aquí no estamos los tres, esto lo perdemos. Si no estamos los tres, nos van a derrotar. Eso son más palabras de Uribe que mías.

¿Y entonces?

Entonces, por eso, yo sé que lo responsable es estar ahí, y he dicho que lo razonable es que haya una consulta, que nos sometamos a los resultados de ella.

Ese es el detallito que falta por definir. A última hora se supo extraoficialmente que Marta Lucía aceptaría la consulta, pero sin usted. ¿En manos de quién queda ese balón?

¿Cuáles son los temores de la doctora Marta Lucía y del ex presidente Pastrana de medirse en una consulta conmigo? Tal vez temen ser derrotados porque se dieron cuenta de que ya no representan el ideario conservador ni el conservatismo. Su actitud es antidemocrática, y eso no ayuda a la recuperación del país. Le toca a Uribe romper su silencio y tomar partido.

La actitud de Marta Lucía y Pastrana es antidemocrática, y eso no ayuda a la recuperación del país. Le toca a Uribe romper su silencio y tomar partido

Se oye muy seguro, aunque las encuestas no lo favorecen. Aparece en algunas hasta debajo de Timochenko…

Recuerde qué pasó en el plebiscito. Las encuestas se han vuelto un fenómeno muy complicado en todos los países, como para que hoy se pueda confiar en ellas, y por eso no tienen confiabilidad como método de escogencia de un candidato.

¿En cuanto a un consenso, sería entre quiénes? ¿Entre el presidente Pastrana y el presidente Uribe, los dos con candidatos propios?

Pues tampoco parece viable. Ojalá podamos acordar el mecanismo. Este tropiezo puede ser considerado un accidente de trabajo dentro de un par de días, pero haré todos los esfuerzos y estoy en toda la disposición para hablar.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.