¿Por qué Farc no tiene candidatos en Caquetá?

¿Por qué Farc no tiene candidatos en Caquetá?

Según dirigentes políticos, se debe a no contar con apoyo entre la gente.

Asesinato de Diego Turbay

Las Farc asesinaron en diciembre del 2000 al congresista Diego Turbay y a su mamá, en una carretera de Caquetá.

Foto:

Archivo particular

03 de enero 2018 , 09:20 p.m.

Aunque históricamente las Farc tuvieron una gran injerencia en Caquetá, ahora, como partido, no tienen candidatos al Congreso en esa zona del país

Y no los tienen por varias razones, la principal de las cuales radica en ser consciente del escaso apoyo político que la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) puede recibir en ese departamento.

En Caquetá, esa exguerrilla operó los últimos años bajo el denominado Bloque Sur, cuyo comandante era Joaquín Gómez, quien está interesado ahora en ser candidato de este partido, Farc, a la gobernación de La Guajira. Él es oriundo de esa zona del norte del país.

En el territorio caqueteño también tuvo una amplia injerencia la denominada columna Teófilo Forero, bajo el mando de Hernán Darío Velásquez, más conocido como el ‘Paisa’, quien hoy permanece en la zona transitoria de normalización de Miravalle, en jurisdicción de San Vicente del Caguán.

Además, hay que recordar que en el 1986, Iván Márquez (hoy cabeza de lista a Senado), apoyado por la UP y fruto de un proceso de paz durante el gobierno de Belisario Betancur, llegó a la Cámara en representación de Caquetá. No terminó los cuatro años en el legislativo y decidió volver al monte.

Para Harry González, representante liberal a la Cámara por Caquetá y a quien las Farc le asesinaron a su padre cuando era gobernador en 1996, el partido de la guerrilla decidió no presentar candidatos simplemente porque “son una minoría que no tiene respaldo político”.

Además, señaló que en ese departamento, las Farc hicieron muy poco trabajo político, más que todo de tipo militar.

En Caquetá, nadie los quiere porque fue un departamento que azotaron de manera continua

El senador Ernesto Macías, del Centro Democrático, dijo que los exguerrilleros estaban confiados en que si se aprobaban las 16 circunscripciones de paz (igual número de curules en la Cámara para las zonas más afectadas por el conflicto), una sería para alguien cercano a ellos en Caquetá.

El tema de las circunscripciones especiales está pendiente de una decisión judicial.

“En Caquetá, nadie los quiere porque fue un departamento que azotaron de manera continua” y porque “no tienen un candidato fuerte que los pueda representar”, agregó Macías.

Para el analista Ariel Ávila, de la Fundación Paz y Reconciliación, el partido Farc no presentó aspirantes en Caquetá “porque están reservando a mucha gente para las elecciones locales del próximo año”.

Jorge Reinel Pulecio, coordinador de Paz de la Universidad de la Amazonia, cree que “es posible que las Farc tengan temores para hacer proselitismo, pues en Caquetá fueron asesinados muchos militantes de la UP en el proceso de paz con Betancur”.

Pero Francisco Toloza, uno de los candidatos de Farc al Senado y miembro de Voces de Paz, explicó que la razón por la que decidieron no presentar lista a la Cámara en ese departamento es, exclusivamente, que querían solo tener cinco listas para las cinco curules que le otorgó el acuerdo de paz.

“En esas zonas en las que no tenemos candidatos propios vamos a buscar aliados de otros partidos para apoyarlos”, dijo.

Sin embargo, el representante González sentenció: “Lo más seguro es que terminen apoyando a algún candidato que no seré yo”.

Muchos crímenes

Caquetá no solo se puede considerar una de las zonas del país en las que más arraigo tuvo el movimiento guerrillero, sino que allí sus pobladores fueron objeto del continuo hostigamiento de ese grupo.

Allí tuvo su epicentro la zona de distensión en donde el gobierno Pastrana (1998-2002) negoció con las Farc.

Pero Caquetá también es recordada por algunos de los crímenes que perpetraron los entonces guerrilleros.

Uno de los casos más sonados fue la masacre de la familia Turbay Cote, a la que hostigaron desde 1995.


Rodrigo Turbay, representante a la Cámara, fue secuestrado por las Farc y murió en cautiverio. Esta guerrilla comunicó que el representante se había ahogado en el naufragio de una lancha en la que lo movilizaban.

En el 2000, en una de las carreteras de Caquetá, la columna Teófilo Forero interceptó el vehículo en el que se movilizaban Inés Cote y Diego Turbay (madre e hijo), este último también representante a la Cámara, y los asesinó.

Constanza Turbay, única sobreviviente de esta familia, fue parte del primer grupo de víctimas que viajó a La Habana en 2014 en el marco del proceso de paz. Iván Márquez le pidió perdón y aseguró que lo de las Farc con su familia “fue un error muy grande”.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.