Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Elecciones 2014: Elecciones Presidenciales Colombia 2014
Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Fórmulas a Vicepresidencia responden tres preguntas claves

EL TIEMPO consultó a los cinco aspirantes que están inscritos. Respondieron temas de actualidad.

Por: REDACCIÓN POLÍTICA

Arriba: Germán Vargas Ll., Isabel Segovia y Carlos Holmes T. Abajo: Aída Avella y Camilo Gómez.

Arriba: Germán Vargas Ll., Isabel Segovia y Carlos Holmes T. Abajo: Aída Avella y Camilo Gómez.

Los candidatos a la Vicepresidencia están jugando un papel clave en las cinco candidaturas presidenciales. Por eso EL TIEMPO los consultó sobre tres temas de actualidad en el país.

Respondieron Germán Vargas Lleras, fórmula del Presidente-candidato Juan Manuel Santos (Unidad Nacional), Isabel Segovia, compañera de campaña de Enrique Peñalosa (Alianza Verde); Carlos Holmes Trujillo, fórmula de Óscar Iván Zuluaga (Centro Democrático); Aída Avella, quien acompaña a Clara López (Polo Democrático Alternativo), y Camilo Gómez, compañero de contienda de Marta Lucía Ramírez (Partido Conservador).

Las preguntas a los candidatos

1. ¿Debe ser eliminada la Vicepresidencia de la República?

2. ¿Qué le aporta usted, como fórmula vicepresidencial, a su candidato a la Presidencia?

3. ¿Qué ajuste le harían ustedes al proceso de paz con las Farc en La Habana, si ganan las elecciones?

Germán Vargas Lleras, de la Unidad Nacional

1. Esa propuesta se fundamenta en el hecho de que desde la creación de la Vicepresidencia, esta no ha tenido ni competencias ni tampoco funciones claras. A partir de esta elección, el presidente Juan Manuel Santos quiere darle un vuelco que, como es natural, le permita al Vicepresidente cumplir funciones definidas dentro de la administración pública: convertir al Vicepresidente en su coequipero y encargarlo de temas concretos y verificables.

En mi caso, el propio presidente Juan Manuel Santos ha señalado que podría cumplir tareas en dos campos específicos: el de vivienda y el de infraestructura. En todos los países donde existe esta figura, el Vicepresidente cumple un papel muy importante en la administración pública.

Además, me diferencian de los demás candidatos que compiten por la Vicepresidencia, muchas cosas, pero en general todos tienen condiciones para ejercer el cargo adecuadamente. Cada uno, como es natural, con sus propias fortalezas.

2. En mi caso particular puedo decir que le aporto la experiencia que tengo como legislador y como ejecutor en la administración pública.

3. Las negociaciones con las Farc en La Habana están bajo la directa orientación del Presidente de la República. Este proceso ha logrado avanzar más que cualquier otro en el pasado. No tengo nada qué aportarle al proceso en este momento porque el equipo negociador que tiene el Gobierno es muy competente.

Isabel Segovia, Alianza Verde

1. La Vicepresidencia tiene una función clara en nuestra democracia. Es, entre otras cosas, un importante mecanismo de estabilidad institucional. La Constitución del 91 estipula que el Vicepresidente está a cargo de reemplazar al Presidente en sus faltas temporales o absolutas. Esto fortalece nuestra democracia. De sucederle algo al Presidente, el electorado tiene la garantía de que se le da continuidad al programa de gobierno y permanecerá en el poder alguien elegido por la ciudadanía.

El Vicepresidente puede ser de gran utilidad para el Presidente en el gobierno.

2. Enrique (Peñalosa) me escogió como fórmula porque compartimos una visión del país que podemos tener. Nuestra alianza tiene como prioridad mejorar la vida de todos los colombianos. Tenemos una percepción clara de los diversos problemas que afectan a los ciudadanos y sus soluciones.

He trabajado incansablemente por dar a los colombianos acceso a una educación de mejor calidad. Lo he hecho desde el sector público y privado, acumulando una experiencia gerencial importante, que es clave para gobernar de manera exitosa.

3. La paz tiene que ser una política de Estado y no de gobierno. Es un interés de todos los colombianos, y por eso respaldamos el proceso y las negociaciones que han sido manejadas por un equipo negociador, idóneo y responsable.

Todos queremos la paz, lo último que necesita este proceso con la guerrilla es que lo pongamos en peligro usándolo para ganar votos en la contienda electoral.

Carlos Holmes Trujillo, Centro Democrático

1. Considero que la Vicepresidencia debe mantenerse. Esa figura se creó cuando el país reclamaba mayores espacios democráticos y más apertura. En ese momento se consideró que el ciudadano que tenga vocación presidencial, en el evento de que se den las condiciones que establece la Constitución, debe tener el mismo origen popular del Presidente.

Prefiero un vicepresidente elegido popularmente a uno designado mediante componendas en el Congreso. En segundo lugar respecto a las funciones, la manera como están contempladas en la Constitución busca facilitar la acción del Presidente. Darle flexibilidad y facilitarle decisiones que permitan asignarle al Vicepresidente de la República funciones según las prioridades del Gobierno.

2. En primer lugar soy un coequipero del doctor Óscar Iván Zuluaga y, en segundo lugar, estimo que le aporto la experiencia integral que tengo en el orden local, regional, nacional y en el internacional. Además, un conocimiento sobre las razones institucionales de la Vicepresidencia.

3. Definitivamente insistir en que las condiciones mínimas para negociar, es que las Farc deben cesar todas sus acciones terroristas. Eso implicaría pausar las negociaciones y condicionarlas a que la guerrilla suspenda definitivamente sus actos criminales. La suspensión condicional implicaría darle una revisión a la manera como se están dando las negociaciones en Cuba, en todo sentido.

Aída Avella, Polo Democrático

1. En la Asamblea Constituyente del 91 se discutió mucho el tema. Se observó que los designados a la Presidencia, institución anterior, se escogían a dedo. Y se vio la necesidad de que se eligiera a un Vicepresidente para que hubiera una persona que contara con el visto bueno de los electores, en caso de reemplazos totales y parciales.

No es lo mismo que cualquier persona asuma ese cargo, sino que debe haber alguien que esté listo. El debate que se ha dado es en torno de las funciones que cumple y no de la institución.

El Vicepresidente debe estar unido a las funciones presidenciales y debe tener tareas exactas.

2. Le aporto trabajo, mucho trabajo y le aportamos temas frescos como lo que tiene que ver con el mar, que nadie lo ha discutido. Además, le aporto varios puntos que tienen que ver con la generación de empleo, como la reconstrucción de los ferrocarriles de Colombia. También queremos aportar en el rescate del medio ambiente, un asunto vital para el país ante el desastre que en ese campo estamos viviendo.

3. Nunca se había logrado que la guerrilla pactara siquiera dos puntos con el Gobierno.

A mí personalmente me parece que el equipo negociador no lo ha hecho mal. Si hay que hacer algunos ajustes, pues se harían. Pensamos que hasta el momento el equipo ha funcionado, ha hecho bien la tarea. Claro que lucharíamos para que el proceso de paz salga lo mejor posible y llevaríamos todas las reformas al Congreso, porque son muchas las que se necesitan.

Camilo Gómez, Partido Conservador

1. Siempre debe existir alguien que reemplace al Presidente de la República en las faltas absolutas, sin importar como se denomine la figura. El problema realmente no es la Vicepresidencia en sí. El inconveniente es el oficio que se le delegue al vicepresidente.

Por eso, quien ocupe ese cargo debe hacer un solo equipo con el Presidente y debe tener temas concretos, como lo ha hecho mi presidenta.

2. No soy un político tradicional. Somos un equipo. Eso no pasa necesariamente en otros lados. Tenemos la misma agenda y desde luego me encargo de trabajar en la lucha contra la corrupción, en la reforma de la justicia, tan importante y necesaria; y, por supuesto, en el tema de la paz. Son asuntos concretos.

3. Ya lo dijimos. Uno: mostrarle al país qué es lo que se está acordando con la guerrilla en La Habana. Dos: ponerle un término definido al proceso de paz en Cuba. Tres: exigirles a las Farc mapas para empezar ya un desminado. Si las Farc están entrando en la paz, hay que empezar a hacerla desde ya, no esperar hasta el final, y el desminado es fundamental. Cuatro: suspensión inmediata de todo tipo de reclutamiento de niños.

Esos puntos deberían ser una prioridad en la agenda y no lo son. Y, desde luego, si las Farc están avanzando con un término concreto de meses para alcanzar el acuerdo de paz, pues no tiene sentido que sigan delinquiendo y cometiendo actos de terrorismo.

REDACCIÓN POLÍTICA

Publicidad

Publicidad