Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Elecciones 2014: Elecciones Presidenciales Colombia 2014
Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Marta Lucía y Clara fueron las sorpresas

Las candidatas del conservatismo y del Polo son ahora factor importante para la segunda vuelta.

Por: EL TIEMPO

Marta Lucía y Clara fueron las sorpresas

Marta Lucía y Clara fueron las sorpresas

El fenómeno de la jornada de este domingo fueron las copiosas votaciones de las candidatas del Partido Conservador, Marta Lucía Ramírez, y de la Alianza del Polo y la Unión Patriótica, Clara López, cada una con algo más del 15 por ciento del total.

El contraste lo marcó la 'desinflada' del candidato de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa, que en la consulta interna logró de 2,2 millones de votos y ayer apenas sumó algo más de un millón. (Lea también: Segunda vuelta de infarto entre candidato uribista y presidente Santos).

El resultado de Marta Lucía Ramírez, cerca de dos millones de votos, es sorprendente dado el contexto en que se dio su campaña. Fue elegida candidata en una convención impugnada por parlamentarios de su partido, que rechazaban su discurso contra la clase política "untada de mermelada" y que preferían mantener el apoyo al presidente Juan Manuel Santos.

Varios de ellos, incluso, no hicieron público el respaldo a la candidatura reeleccionista solo para evitar ser castigados por doble militancia, pero tampoco hicieron campaña por Ramírez. Anoche en su discurso, la exministra Ramírez destacó que encontró un partido mayoritariamente en contra de su bancada parlamentaria, pero que la respaldaba a ella y por eso nunca consideró el retiro. (Lea también: 'Mostramos que en Colombia sí es posible avanzar': Marta L. Ramírez).

Ramírez tuvo el claro apoyo del expresidente Andrés Pastrana, obsesivo opositor de la práctica de endosar los votos del partido a un aspirante ajeno.

La exministra tomó ese discurso, presentó un programa crítico con el actual Gobierno, movilizó a la base conservadora y obtuvo un resultado que es más de dos veces lo conseguido por Noemí Sanín, la candidata conservadora del 2010, que también tuvo que enfrentar una disidencia a favor de Santos, entonces candidato uribista.

Con este resultado, la exministra Ramírez se consolida como una alternativa de su partido y hay quienes no descartan su participación en la próxima contienda por la Alcaldía de Bogotá o por la Presidencia en el 2018.

La izquierda reverdece

Un resultado igualmente positivo obtuvo Clara López, quien sumó el 15,2 por ciento de los votos, que equivalen a cerca de dos millones de votos, unos 700 mil más que los conseguidos por el entonces miembro del Polo Democrático, Gustavo Petro, en el 2010. (Lea también: Así vivió Clara López la jornada electoral).

La candidata destacó este domingo como factor clave del buen resultado la unidad de la izquierda.

En este caso, el Polo Democrático, castigado por el escándalo de corrupción del gobierno de Samuel Moreno y por la salida de sus huestes de la corriente de Gustavo Petro, logró recomponerse bajo el liderazgo de López y hacer una alianza con la Unión Patriótica, que, liderada por Aída Avella, resurgió en medio del nuevo ambiente político en torno a la solución del conflicto armado del país.

Es de resaltar que alrededor de 500 mil votos de la fórmula López-Avella fueron sufragados en Bogotá. Obtuvieron el segundo lugar y superaron la votación obtenida por el presidente Santos.

Esto demostraría que el Polo-UP tiene una base sólida en la capital, resistente a los escándalos, que puede posicionar a Clara López como una clara alternativa para la Alcaldía de Bogotá en la contienda del 2015.

Con dos millones de votos cada una, estas dos mujeres pueden tener en su manos gran parte del resultado de la segunda vuelta.

En el caso de Polo-UP parece más clara la tendencia a respaldar al presidente Santos, por la sintonía que hay en torno al proceso de paz y por la necesidad de evitar el retorno del uribismo al poder. En el caso de Ramírez, la respuesta es menos clara y habrá un pulso entre la fuerza parlamentaria santista y el grupo que ella representa.

Enrique Peñalosa, desinflado

La Alianza Verde, que en el 2010 pasó a la segunda vuelta presidencial con Antanas Mockus, esta vez quedó en el quinto lugar de la votación con Enrique Peñalosa. (Lea también: Decisión colectiva definirá futuro de Alianza Verde en segunda vuelta).

Peñalosa, que obtuvo más de dos millones de votos en la consulta interna de marzo, vio reducir este domingo esa cifra a la mitad.

Y Peñalosa, que en las primera encuestas tras las parlamentarias era segundo detrás de Santos, perdió de a poco la ventaja que tenía con Óscar Iván Zuluaga y en la última semana, en sondeos hechos por los partidos para consumo interno, ya estaba por debajo de Clara López y Marta Lucía Ramírez.

¿Qué explicaciones hay para la 'desinflada'? Una es la falta de partido. Los Progresistas de Petro y Navarro no estuvieron con él y los mockusistas lo aceptaron a la fuerza, tras la consulta.

Él mismo no pudo cuajar una imagen de tercería en medio de la polarización de Santos y Zuluaga, y demostró de nuevo que su estilo de hacer política no pega. Se resistió a los debates en las primeras semanas de campaña y, luego, con el repunte de Zuluaga, tuvo que aceptarlos, sin que tampoco lograra marcar diferencia.

Igualmente, no supo darle a su candidatura un cariz nacional. El 40 por ciento de sus votos los obtuvo en Bogotá, donde fue alcalde.

Su fracaso demostraría que aunque el 78 por ciento del país vive en las ciudades, el discurso urbano no es ganador.

‘Exigiremos un país más decente’

Marta Lucía Ramírez aprovechó su intervención para pasarles cuenta de cobro a los congresistas que no respaldaron su candidatura presidencial. “Tenía un partido mayoritariamente en contra de su bancada parlamentaria, pero con sus bases mayoritariamente a favor nuestro. Por eso, retirarnos no era una opción”, dijo, refiriéndose a las insinuaciones que recibió para que abandonara la contienda electoral.

El resultado obtenido, casi dos millones de votos, fue, a su juicio, “la decisión de Dios y del pueblo colombiano”, pero también producto del trabajo de quienes la acompañaron en su campaña.

La candidata, tercera en número de votos, expresó su seguridad de que este domingo Colombia le estaba diciendo adiós para siempre “a este país del pasado” y a otra serie de males, como la exclusión, la corrupción, el narcotráfico, la mermelada y las “instituciones que se moldean en función de los intereses particulares”.

Al referirse a un eventual apoyo a los candidatos de la segunda vuelta, dijo que lo harán sin cálculos mezquinos y sin pedir nada a cambio.

“El único requisito será exigir un país decente, de instituciones sólidas, donde impere la ley para que nuestros hijos crezcan y logren sus propósitos”, dijo sin apuntar a ningún candidato.

‘Fue un éxito de la unidad’

“La izquierda vive y la lucha sigue”, resaltó emocionada la candidata Clara López en su discurso, que para ella significan un “nuevo amanecer para la izquierda democrática en Colombia”.

Clara López y su fórmula, Aída Avella, lograron el 15 por ciento de los votos con alrededor de dos millones de votos.

La candidata anunció que había convocado para este lunes a la dirección nacional de su partido, para ir tomando las decisiones que correspondan para la segunda vuelta.

Agradeció el trabajo de la dirigencia de su partido y del Partido Comunista, de los directivos de las organizaciones sindicales que la acompañaron, de la gente de su campaña y de su esposo, Carlos Romero, “que ya no tendrá que irse a pescar a Taganga”.

Le dedicó un aparte especial a su llave, Aída Avella, líder de la Unión Patriótica, destacándola como “una mujer valiente”, “que supo regresar a su patria de ese penoso exilio y que su patria la ha recibido”.

En la parte final, Clara López afirmó: “Quiero avivar lo que hizo posible este gran éxito electoral que ha consolidado a la izquierda democrática, les aseguro, en todos los sitios y rincones de Colombia: la unidad, unidad, unidad, unidad”.

‘Logramos armar alianza ciudadana’

La decisión de la Alianza Verde sobre si apoyan en segunda vuelta al presidente-candidato, Juan Manuel Santos, o a Óscar Iván Zuluaga será “conjunta”, dijo anoche el aspirante de esa organización política, Enrique Peñalosa.

“No hay una decisión en este momento; es una decisión de manera colectiva con el equipo que hemos construido. Ojalá que haya unos compromisos para hacer esta Colombia libre de corrupción, sin politiquería”, afirmó.

Sin embargo, Peñalosa también destacó que Colombia está en una coyuntura histórica: “La posibilidad de terminar el conflicto con la guerrilla ojalá esté cerca. La ilusión de construir un país en paz puede ser una oportunidad cercana, a condición de que superamos la enorme inequidad de nuestra sociedad, a condición de que tengamos un Estado capaz de producir resultados. Si no, puede ser una oportunidad perdida y sería un enorme fracaso de nuestra generación”.

El candidato agradeció al millón de personas que lo apoyaron con su voto, resaltó el logro de construir una alianza ciudadana y anunció que seguirá en la brega política: “Solo entiendo mi vida persistiendo en la búsqueda de lo que me ha movido siempre, que es hacer realidad el sueño de una Colombia más igualitaria y feliz”.

EL TIEMPO

Publicidad

Publicidad