Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Elecciones 2014: Elecciones Presidenciales Colombia 2014
Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Día de la Madre: carta de Clara López a su mamá

"Madre dame tu bendición para construir una Colombia del tamaño de mis sueños".

Por: CLARA LÓPEZ

Clara López y su familia.

Clara López y su familia.

 "Querida Madre

¿Recuerdas que cuando Latinoamérica giró a la izquierda en los años 70 Papá nos mandó a una gira para que conociéramos de primera mano lo que estaba pasando? El temor y desconfianza que causaba la experiencia en mis compañeros de viaje a mí me llenaba de ilusión y esperanza, en ese momento se abrió una grieta entre mis afectos y mi conciencia social y política. Desde entonces siento cierta incomodidad que hoy se traduce en un manojo de sentimientos que quiero compartir contigo. Déjame empezar por los sentimientos nobles y hermosos.

¿Recuerdas cuando te contaba el impacto que tuvo en mi vida la experiencia en la secretaria económica de la presidencia de la Republica en 1974? Esa experiencia, la felicidad de mi infancia, los valores que con papá me inculcaste y la insistencia de papá en enseñar con ejemplos de la historia, cultivaron en mí un profundo amor por Colombia. Amo entrañablemente este hermoso país donde las grandes mayorías son personas honestas, trabajadoras, emprendedoras, comprometidas con el bienestar de sus familias. Te cuento que hoy tengo los mismos sueños que escribí a los seis años en una carta al niño Dios “Niño Jesús te pido en esta navidad la paz para Colombia y comida y vestido para los niños pobres de mi patria”. Si la ciudadanía nos respalda en los próximos cuatro años cumpliré mis sueños: transformar a Colombia en un país justo, equitativo, democrático, soberano. Madre dame tu bendición para construir una Colombia del tamaño de mis sueños.

Mi segundo gran amor, después de mi amor por Colombia, es Carlos, gracias madre por haber comprendido que era el amor de mi vida y haberlo aceptado. ¿Sabes una cosa? Mis lecturas infantiles y juveniles fueron premonitorias, el profundo amor que hemos cultivado Carlos y yo, parece el retrato del Soneto 73 de Shakespeare un “Amor otoñal”, como un árbol de raíces profundas, de tallo robusto, de hojas esplendidas, como un roble amarillo florecido; todavía me conmueven como el primer día La Oda al Pan y El Canto General de Neruda, es como si mi vida hubiese sido modelada por las lecturas que hice de los 10 a los 14 años.

Una buena noticia madre, logré vencer el mismo tumor que se ensaño contigo, que tanto te hizo sufrir y que te llevo por siempre lejos de nosotros; creo que el amor de Carlos, las ganas de vivir para cumplir mis sueños, la fuerza que me da el profundo compromiso con Colombia, los avances de la medicina y los excelentes profesionales que me operaron, me han dado una segunda oportunidad sobre la tierra.

Pero no todo es alegría madre. También albergo sentimientos negativos por las dificultades que enfrenta el más grande mis amores: COLOMBIA. Siento tristeza, una profunda tristeza, como si estuviera ante un precipicio sin fondo, como suspendida en el vacío, tristeza que me cuestiona ¿Tiene sentido participar en estas elecciones? También siento frustración, como si todo perdiera sentido, como si no existieran razones para seguir luchando ¿Si me permitirán hacer los cambios que sueño? También siento dolor, dolor de mujer, que es más auténtico y profundo, a la larga nuestra historia, la historia de las mujeres, ha estado ligada al dolor y al sufrimiento. ¿Además del linchamiento judicial y mediático, mecanismos preferidos por quienes han conducido el país al despeñadero en que nos encontramos, serán capaces de desatar nuevamente la maquinaria de la muerte contra nosotros? Siento angustia ¿Cómo fue que llegamos a este estado de cosas? Siento amargura ¿Sera que definitivamente, no somos un País viable? Siento culpa ¿Qué hemos hecho mal, para merecernos esto?

Madre, aquí entre nos, siento que una fuerza subyacente, que el sedimento del alma nacional; que el alma, el corazón y el espíritu de los cuarenta y seis millones de colombianas y colombianos, en un acto de catarsis colectiva, en una explosión de conciencia social y política van a encontrar la senda para hacer realidad la Colombia Justa, Equitativa, Democrática, Soberana y en Paz que se merece nuestro pueblo.

Madre, siento que está cerca el cumplimiento de mis sueños".

CLARA LÓPEZ

Publicidad

Publicidad