Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Elecciones 2014: Elecciones Presidenciales Colombia 2014
Elecciones Presidenciales y Congreso 2014

Ante la alta abstención, piden cambiar incentivo para los sufragantes

Registraduría no comparte voto obligatorio. Problema es guerra sucia y candidatos, dicen expertos.

Por: POLÍTICA Y LEONARDO HERRERA DELGHAMS

El abstencionismo en los comicios del pasado domingo, que estuvo en el orden del 60 por ciento, la cifra más alta en las últimas cuatro elecciones presidenciales, prendió las alarmas entre expertos y políticos.

De acuerdo con datos de la Registraduría, de los 32’975.158 colombianos habilitados para votar solo lo hicieron 13’216.402, es decir, el 40,07 por ciento.

En los comicios del 2010, esa cifra fue del 50 por ciento, en el 2006 llegó al 54 por ciento y en el 2002, al 53 por ciento.

El profesor Yann Basset, director del Observatorio de procesos electorales de la Universidad del Rosario, dijo que si se comparan los datos del abstencionismo del 2010 con los del domingo, es una diferencia cercana al 10 por ciento, algo que, a su juicio, no es normal.

“Es una reacción a la pobreza de oferta política y a una mala campaña afectada por los escándalos”, dijo el catedrático.

En esto coincidió su colega Carlos Alberto Patiño, de la Universidad Nacional, quien señaló que una de las razones del elevado abstencionismo fue el “alto cansancio” de los electores frente a la guerra sucia que se vivió en la campaña.

Claro que también destacó que en esta contienda estaban unos candidatos “poco carismáticos”, que no atrajeron al electorado.

Agregó que parte del problema se debe a que en los últimos años los grandes electores no han atraído a nuevos votantes y no han motivado a los jóvenes para que voten.

Esa falta de votantes ha hecho que comiencen a surgir voces que plantean la necesidad de que en el país se imponga el voto obligatorio.

Una de las justificaciones es que no tiene sentido que para una votación como la del domingo se tengan que imprimir cerca de 33 millones de tarjetas electorales, para que luego la gran mayoría sea quemada. Cada una tiene un costo cercano a los 274 pesos.

Sin embargo, el primero en no estar de acuerdo con esta posibilidad es el propio registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, quien dijo que se tendrían que establecer unas sanciones muy fuertes y montar un buen equipo para ejecutarlas, pues, de lo contrario, “la gente no votaría, quedaría impune y nunca volvería a sufragar”.

“El ejemplo de esto se da en la Registraduría, y es el de los jurados de votación, que aunque los que incumplen son muy pocos, hay que montar toda una infraestructura para cobrar las multas”, agregó.

Para el Registrador, los ciudadanos necesitan un incentivo para votar y por ello propuso “replantear” el actual, que entrega al sufragante medio día de descanso remunerado y un descuento del 10 por ciento en el valor de la matrícula en universidades públicas.

“El lío del voto obligatorio es que termina siendo sorpresivo e inesperado”, dijo el profesor Patiño.

Por su parte, el representante conservador Telésforo Pedraza aseguró que hablar ahora de voto obligatorio “es algo trasnochado”.

Para Pedraza, “más que el voto obligatorio lo que debe haber son propuestas y que los partidos tengan verdaderos militantes”.

De las filas largas a la ausencia de votantes en Soledad, Atlántico

Un panorama muy distinto se vivió el domingo en este municipio, al de las elecciones para Congreso.

Al contrario de lo sucedido el 9 de marzo, cuando se eligieron senadores y representantes a la Cámara y brillaron las denuncias por supuestos compra y venta de votos, trasteo de electores y manipulación de jurados, las elecciones presidenciales en Soledad (Atlántico) transcurrieron en completa calma y sin ninguna queja.

Tampoco se vieron buses transportando electores, publicidad en las calles y en los postes, ni largas filas y peleas en los puestos de votación.

Según el delegado del Registrador en Soledad, Édgar Lugo, la abstención fue del 75 por ciento, una de las más altas del país. De las 253.922 personas habilitadas para votar, solo 54.000 acudieron a las urnas. “Hubo apatía, quizás las propuestas de los candidatos no llamaron la atención de los soledeños”, explicó Lugo.

Soledad fue declarado por la Misión de Observación Electoral (MOE) municipio en riesgo extremo para delitos de tipo electoral.

Para el coordinador de la MOE, Diógenes Rosero, una de las cosas que marcaron la abstención fue la falta de incentivos irregulares con el fin de mover a los votantes.

Y agregó: “El voto de muchas personas depende de los señores de la política, que son los que los llevan y traen, y si no está este incentivo, no votan”. Sin embargo, Rosero no descarta que para la segunda vuelta se puedan activar esas estrategias para cautivar los votos.

A su vez, Horacio Brieva, director de la Fundación Protransparencia, asegura que a este panorama se suma el desencanto de algunos por la forma como se ha venido desarrollando el debate, con tanto escándalos.

POLÍTICA
Y LEONARDO HERRERA DELGHAMS
Corresponsal de EL TIEMPO
Soledad

 

Publicidad

Publicidad