Temor ante posible burbuja con el bitcóin

Temor ante posible burbuja con el bitcóin

Colombiano cuenta experiencia en este mercado. Autoridades advierten por riesgos de la moneda.

Riesgos del bitcóin

Las personas están tomando créditos formales con la banca, amigos y familiares para invertir allí, atraídas por la tentación de las grandes ganancias.

Foto:

123RF

14 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

Los hallazgos hechos hasta ahora por José Eduardo Gómez y Julián Parra, economistas investigadores del Banco de la República, en el mundo de las criptomonedas o monedas virtuales, no solo corroboran los altos riesgos que entraña este mercado para las personas sino que, además, dejan al descubierto sus alcances, pues ahora buena parte de las pirámides que se promocionan por internet se hacen basadas en la rentabilidad del bitcóin, hasta ahora el mejor exponente del dinero virtual.

El problema es que, al igual que con el pasado ‘boom’ de pirámides como DMG (2012), las personas están tomando créditos formales con la banca, amigos y familiares para invertir allí, atraídas, precisamente, por la tentación de las grandes ganancias.

Sus promotores dicen que el bitcóin alcanzará pronto los 2.000 dólares –en lo que va corrido del año este se ha valorizado más de 66 por ciento–, pero no advierten que se trata de un ‘activo’ cuyo precio se puede desplomar en cualquier momento, y cuando esto ocurra, los recursos invertidos allí habrán desaparecido casi que como por arte de magia.

El viernes pasado hubo momentos en los que el precio de esta moneda alcanzó a perder 9 por ciento de su valor. Solo ese día, el costo del bitcóin osciló entre 1.808,5 y 1.644,6 dólares.

Juan Camilo Becerra, economista y politólogo egresado de la Universidad del Rosario, es un convencido de las bondades de las criptomonedas, pero advierte sobre los cuidados que deben tener las personas que quieran incursionar en estas. Por eso les recomienda estar muy bien informadas porque, como en todo, hay gente que quiere sacar provecho indebido de esto.

También se ha querido desprestigiar a este mercado en la medida en que le ha quitado muchos clientes a la banca

“El mercado está inundado de pirámides que pagan en bitcoines. Lo que yo le digo a la gente es que hay que pisar con calma y no creer en todo lo que les dicen porque también se ha querido desprestigiar a este mercado en la medida en que le ha quitado muchos clientes a la banca”, sostiene.

Su apuesta no ha sido a través de pirámides sino directo al bitcóin. Comenzó con 250 dólares que tomó prestados de un amigo y ya completa más de un año en un mercado en el que mueve unos 20.000 dólares al mes, unas veces comprando y vendiendo de forma directa, otras de la mano de un intermediario.

Como no es dinero tangible que se pueda llevar en el bolsillo o en la billetera, la persona debe tener una cuenta o monedero virtual que se abre de forma gratuita a través de la plataforma Blockchain, para el caso de esta moneda en particular. Con cargo a esa cuenta, la persona hace todos sus movimientos, igual que si la tuviera en un banco tradicional.

Este economista dice que compra los bitcoines en casas de cambio especializadas, pero que existen varios canales y mecanismos para ello. Insiste en que antes de hacer cualquier operación, es fundamental contar con toda la información posible para tomar una decisión consciente frente a los riesgos que se asumen.

Pensar en una burbuja que tarde o temprano estallará no está entre sus cálculos, pero es consciente de la alta volatilidad de la moneda, que, en su opinión, mantendrá un crecimiento constante en su valor por muchos años.

“Esto llegó para quedarse por el resto de la vida, el bitcóin nunca va a caer, nunca desaparecerá. Podrá subir o estancarse en su precio, pero es una realidad que está llamada a sustituir el dinero físico que conocemos”, dice Becerra.

Los riesgos

Algo muy distinto es lo que ven los investigadores del Banco de la República, quienes aseguran que no hay un solo activo hasta ahora que crezca de manera infinita, por lo que tarde o temprano este tendrá que revertir su tendencia, y ahí es donde radica el gran riesgo para las personas.

Su vulnerabilidad también está en que no cuenta con el respaldo de un banco central que contribuya a estabilizar su precio, como sucede con las monedas de curso legal como el peso, el dólar o el euro.

El poco conocimiento que se tiene todavía de este mercado en el país –lo que hace complejo entender su mecánica de operación– juega a favor de quienes quieren atraer un mayor número de inversionistas a un mercado que, en promedio en el último mes, ha movido 318 millones de dólares diarios, aunque el pasado 10 de mayo tuvo su pico más alto en los 762 millones, según datos de la plataforma Blockchain.

La confusión de las personas es tal, dice Julián Parra, que muchas han llegado a creer que al invertir en bitcóin están adquiriendo acciones de Blockchain.

“Son cosas muy distintas: Blockchain es la plataforma y bitcóin, tan solo una de las aplicaciones que hacen parte de esta. Pensar así es como creer que quien compra Excel está adquiriendo acciones de Microsoft”, advierte el experto.

Bajo la lupa

Las autoridades no han querido perderle la pista a este naciente mercado, que en la actualidad tiene más de 80 millones de billeteras virtuales (cuentas) en 120 países.

La razón es que también se ha detectado que organizaciones que trafican con armas, drogas, personas, entre otras, utilizan el bitcóin como medio de pago para no dejar rastros, aunque defensores y contradictores de la moneda coinciden en que este no es un problema en sí de esta.

Por eso no es descabellado que se comience a barajar la posibilidad de que, a futuro, el Banco de la República emita un ‘peso virtual’, como medida para combatir el auge de dichas criptomonedas y sus efectos perversos sobre la economía, pues al final lo que se persigue es la virtualización de los pagos.

“Los Estados seguramente van a enfrentar la discusión de si es conveniente emitir criptomonedas de curso legal e, incluso, que reemplacen el efectivo. A la fecha, la discusión está en el plano académico y se sabe que unos pocos bancos centrales adelantan experimentos con estas monedas”, advierte Gerardo Hernández, miembro de la junta directiva del Banco de la República.

Ana Fernanda Maiguashca, también codirectora del Emisor, va un poco más allá al señalar que, de hecho, “una parte de la base monetaria que emite todo banco central ya es virtual porque son movimientos que se dan como anotaciones en cuenta de las cuentas que tiene el sistema financiero en el banco central”. La directiva agrega que en la medida en que se pueda dar un mayor nivel de penetración de pagos digitales, una porción más amplia de esa base será lo que ahora llaman ‘virtual’, y es sin duda un avance en temas de formalidad de la economía.

El dinero que mueven las criptomonedas

El pasado 10 de mayo se movieron recursos del orden de los 762 millones de dólares en bitcoines, esto es, más de 2,2 billones de pesos, suficientes para cubrir la inversión del sector educativo del país en este 2017.

El récord en valor de las operaciones en este mercado se registró el primero de enero del 2017, cuando los negocios sumaron más de 524 millones de dólares, aunque el primer gran volumen de operaciones con bitcoines se dio el 21 de noviembre del 2013, cuando esa compra y venta se acercó a 499 millones.

Según datos de la plataforma Blockchain, ese ha sido el día en que más operaciones monetarias se han realizado desde cuando nació esta moneda virtual hace seis años.

En promedio, cada día se transan en este mercado el equivalente a unos 318 millones de dólares y su volumen tiende a ser cada vez más alto.

Esas grandes cantidades de dinero que se mueven tienen en alerta a las autoridades monetarias de varios países, incluidas las de Colombia, que vienen insistiendo en que, por lo menos para el caso del país, dicha moneda no tiene ninguna validez, en la medida en que no cuenta con el respaldo del Banco de la República.

Y advierten de los riesgos que implica hacer inversiones en ese tipo de activos sobre los cuales no existe vigilancia ni control, lo que los hace muy volátiles e inseguros.

Y es que tras registrar un crecimiento sostenido desde su nacimiento, que la llevó a cotizarse a 1.120 dólares a comienzos de noviembre del 2013, el bitcóin volvió a caer a niveles de solo 117 dólares 14 meses después, un retroceso de 90 por ciento. Este año, su pico más alto fue el pasado 11 de mayo, cuando por un solo bitcóin se pagó poco más de 1.807 dólares, pero solo unas horas después su valor alcanzó a caer a 1.597,4 dólares.

Análisis local

Para los investigadores del Banco de la República José Eduardo Gómez y Julián Parra, el bitcóin es nueve veces más volátil que el oro, un activo que es tangible. “En un ejercicio que realizamos, tomando los valores de esa moneda en un año, nos arrojó que en más de la cuarta parte de ese periodo el bitcóin varió de un día para otro más de 2 por ciento, lo que es bastante alto para cualquier activo”, dijo Julián Parra.

Para José Eduardo Gómez, el tema de la volatilidad es crucial, y las expectativas que se están creando ante la posibilidad de que se alcance un valor de 2.000 dólares son preocupantes porque la gente comienza a montarse en un mercado que, cree, va para arriba, pero en cualquier momento puede caer. “Es importante que la gente tenga en cuenta que la volatilidad del activo es muy grande”, advierte.

Para los investigadores, que un activo tenga una volatilidad tan alta en un solo día es muy grave, más cuando se sabe que este se utiliza como medio de pago. “Si uno hace la transacción y coge el valor del bitcóin en su etapa ascendente, sin duda obtendrá una buena ganancia, pero si se encuentra con que el precio comienza a caer, las pérdidas también pueden costarle una parte importante de su capital”, dicen.

Juan Camilo Becerra, economista del Rosario, coincide en ello y reconoce que ha habido jornadas de grandes retrocesos, pero que si se toma una línea de tiempo larga, lo que se advierte es que el bitcóin ha tenido un crecimiento mensual sostenido del 8 por ciento.

Activo de riesgo, en el sistema

Tomar créditos con la banca para invertir luego en activos de muy alto riesgo, como el bitcóin, tiene graves efectos para la economía.

En el evento de una pérdida de valor de esa moneda, es claro que las personas no tendrán cómo responder con esos préstamos, lo cual generará un deterioro de la cartera de las entidades.

Una parte de los 6 billones de pesos en pérdidas del descalabro de las pirámides en el 2012
eran créditos que la gente había tomado con la banca, sin contar quienes vendieron sus casas y negocios para invertir allí.

Entre tanto, autoridades, como la Superintendencia Financiera, han advertido que los negocios con monedas virtuales no se encuentran protegidas por ningún tipo de garantía privada o estatal.

Además, tampoco son susceptibles de cobertura por parte del seguro de depósito, como sí ocurre con los ahorros en el sistema financiero.

Por su lado, la Superintendencia de Sociedades ha advertido de los denominados ‘clubes de inversión’, que son grupos promovidos por personas naturales que se hacen pasar como expertas en monedas virtuales con el único fin de convencer a inversionistas.

La entidad también ha señalado que estas personas y empresas usualmente operan bajo seudónimos y organizan foros y encuentros en distintas plataformas tecnológicas para no dejar rastros.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
Redacción Economía y Negocios

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA