Navegabilidad del río Magdalena, un sueño que se aplaza hasta el 2022

Navegabilidad del río Magdalena, un sueño que se aplaza hasta el 2022

Caducidad del contrato de Navelena hace que sectores deban esperar para ganar $ 1,2 billones.

Río Magdalena

Las obras para que el río sea navegable hasta Puerto Salgar son las más costosas y requieren apoyo de los bancos.

Foto:

Cortesía de Cormagdalena

26 de marzo 2017 , 06:54 p.m.

Con la caducidad y liquidación del contrato para la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena, declarada el jueves por la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena), debido a que el consorcio Navelena nunca pudo tener el dinero para financiar las obras entre Barrancabermeja (Santander) y Puerto Salgar (Cundinamarca), no solo se posterga –de nuevo– el viejo sueño de volver totalmente navegable la principal arteria fluvial del país, sino que hay importantes impactos para la competitividad del sector productivo.

Estas obras, que son las que más trabajo e inversión requieren, tomarían por lo menos cuatro años en estar listas si se adjudican a finales del 2017, pero su construcción arrancaría en el 2019, porque, según explica el director (e) de Cormagdalena, Luis Fernando Andrade, el primer año es de preconstrucción y la navegabilidad completa estaría en el 2023.

Con una muy remota posibilidad de que en una semana Navelena y la firma Power China presenten una propuesta seria que evite la caducidad y la firma china asuma el proyecto, lo cierto es que al liquidar el contrato también se pierden 4 años de proceso, pues las bases de la precalificación para la Asociación Publico Privada de Iniciativa Pública se publicaron el 15 de enero del 2013. Además, de acuerdo con Édgar Higuera, gerente de Logística, Transporte e Infraestructura de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), la apuesta que ha hecho el sector privado asciende, por lo menos, a 1.200 millones de dólares, de los cuales 800 millones de dólares corresponden a proyectos portuarios y 400 millones de dólares a iniciativas navieras.

(Le puede interesar: Navieros piden encauzar el río Magdalena y no dragarlo)

Y, adicionalmente, el principal efecto es que si pasan más de tres años sin que se active todo el proyecto, las expectativas de competitividad por esta demora equivaldrían a un billón de pesos por año, en materia de operación.

“Tenemos río, puertos y navieros impulsados y requerimos con urgencia que se realice la canalización para que se ponga en producción estas inversiones”, advierte el directivo.

No obstante, Andrade señala que desde Barrancabermeja hasta Cartagena y Barranquilla la navegabilidad ha mejorado –excepto las dificultades en el canal de acceso en esta última ciudad–, pues los 300.000 millones de pesos que ha invertido Navelena en el dragado y equipos de medición de profundidad han hecho que la carga movilizada por el río Magdalena pase de 1,5 millones de toneladas en el 2015 a 2,2 millones de toneladas en el 2016 y la cifra puede llegar a los 3 millones de toneladas en el 2017. La mayoría de esta carga está llegando a Cartagena.

Impacto mayor

Pero la Andi calcula en 1,2 billones de pesos al año la competitividad que por ahora no se podrá ganar, cifra que sale de calcular si el 30 por ciento de la carga que hoy paga fletes terrestres por 14 billones de pesos al año se moviera por el río Magdalena.

(Lea también: Los cuatro 'lunares' del crédito del Banco Agrario a Navelena)

En las condiciones actuales, el potencial de movilización de mercancías por el río Magdalena alcanza los 5 millones de toneladas por año y todavía hay espacio para crecer, según la Andi, siempre y cuando se garanticen la navegabilidad y la operación, desde Barrancabermeja en adelante.

Tres prioridades

Por ello, mientras el director (e) de Cormagdalena, Luis Fernando Andrade, sostiene que para el 2017 hay disponibles unos 40.000 millones de pesos para asegurar la navegabilidad del río, la Andi señala que mientras se contrata una nueva firma que materialice el megaproyecto, se debe trabajar en tres frentes.

El primero es garantizar la navegabilidad permanente entre Puerto Capulco (en Gamarra, Cesar) y Barranquilla y Cartagena, así como corregir el meandro de Pinillos, donde desemboca el río Cauca en el río Magdalena, lo cual se puede hacer en un año.

Lo segundo es dar un apoyo al modelo de gestión y operación de las líneas fluviales para optimizar el uso de equipos y aumentar el nivel de oferta y demanda de la carga.

(Además: Así es el plan para mejorar la navegación en el río Magdalena)

Y en tercer lugar, el Estado debe implementar una política para tener un modelo de operación y gestión de tráfico, que colabore al desarrollo del transporte intermodal y facilite que los usuarios trasladen al menos un 10 por ciento de la carga que se mueve en el país al río Magdalena. Esto quiere decir que si hoy se mueven 2 millones de toneladas anuales, debería haber una meta de aumentar de 3 a 5 millones.

Con ello, la reducción de costos en el transporte sería de cerca del 30 por ciento.

Multas para Navelena se acumulan

Con la declaración de la caducidad del contrato con Navelena, controlada por la polémica firma brasileña Odebrecht, se le impuso una multa de 55.000 millones de pesos, suma que si no paga será cobrada a la compañía de seguros.

Además, según Luis Fernando Andrade, director (e) de Cormagdalena, a este valor se le suman los 914 millones de pesos de multa que se ratificaron por las fallas en el canal de acceso al puerto de Barranquilla.

El funcionario agregó que mientras esto no se subsane, la penalidad impuesta por este motivo se acumula al ritmo de 10 salarios mínimos por día.

Igualmente, una vez quede en firme la caducidad, Navelena deberá devolver a la Nación los equipos para hacer mediciones de profundidad, lo que permite a los barcos saber por dónde navegar. Y deberá entregar los equipos de dragado en el río.

El martes liquidan la Ruta del Sol II

El ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, anunció este sábado que el tramo II de la Ruta del Sol se liquidará, de manera bilateral, el martes. Se espera que con la acción se liberen 100.000 millones de pesos, que servirán para pagarles a los obreros, proveedores y bancos.

Además, Rojas confirmó que tras el traslado presupuestal que se haga de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) al Invías, que será de 400.000 millones de pesos, se podrá salir rápidamente a licitar, para no dejar ninguna región sin construir y poder así finalizar el proyecto de Ruta del Sol II.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor Economía y Negocios
En Twitter: @omarahu

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA