La leche de Villapinzón sabe a trabajo en equipo y a mejores ingresos

La leche de Villapinzón sabe a trabajo en equipo y a mejores ingresos

En Colombia, el 80 por ciento de familias dependientes de la leche son pequeños productores.

fg

Desde el 2009, las familias de estas veredas de Villapinzón trabajan unidas.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

17 de diciembre 2016 , 08:27 p.m.

Los 50 litros de leche que ordeñan cada madrugada las manos de Martha Lucía Malagón y José Adán Bermúdez, en la vereda Chasquez, en Villapinzón, podrían sonar insignificantes frente a los cerca de 17,8 millones de litros que se producen a diario en el país.

Sin embargo, para este par de campesinos que nacieron hace más de cuatro décadas en las montañas en las que ya casi muere Cundinamarca para convertirse en Boyacá, el líquido que proviene de las ocho vacas de su finca, cada una con su respectivo nombre, no solo representa su sustento diario, sino también la posibilidad de que su hijo menor estudie en la escuela normal del pueblo.

(Le puede interesar: Los lecheros que le apostaron a trabajar juntos)

“Siempre he trabajado en el campo y estas montañas no las cambio por nada”, cuenta Martha mientras alista la cantina, cuidadosamente desinfectada, en la que José saca la leche de su casa en moto. “A las vacas hay que consentirlas porque si están estresadas, no sueltan leche”, concluye al tiempo que confiesa que su favorita es Perla, “por lo juiciosa”.

El medio centenar de litros de leche que se producen en la pequeña finca San José, propiedad de estos esposos, se suma a los casi 800 que recibe cada mañana Stella Otálora en el centro de acopio construido por 25 familias, asociadas en la Cooperativa de Productores Agropecuarios de Santa Cruz (Cooagrolac), de las veredas de Chasquez y Bosavita.

“Empezamos recogiendo de a 20.000 pesos para la compra del lote y la construcción del centro”, indica Mercedes Cruz, fundadora de Cooagrolac. “Lo que vimos fue que si nos uníamos y si íbamos a hacer el sacrificio de cambiar casi totalmente nuestras prácticas de ordeño, pues no valía la pena venderle a una empresa común y corriente y fue cuando averiguamos con Alpina qué requisitos exigían para los centros de los que reciben la leche, porque ellos son muy exigentes”, puntualizó.

Estos campesinos celebran el poder venderle ahora su leche a esa empresa. Agradecen que sea un precio más justo del que obtenían antes, cada uno por su lado, y el cumplimiento en los pagos. “La idea de la cooperativa surgió porque lo que nos pagaban era algo mínimo”, explica Darnelly Cruz, hija de Mercedes y miembro de la junta directiva de Cooagrolac. Ella también cuenta que antes de asociarse, la ganancia por litro de leche era de 650 pesos, mientras que hoy logran 1.050 pesos.

“Eso pasaba porque el intermediario, o crudero que llamamos acá, se quedaba con un margen grande de dinero. Entonces pensamos que si nos organizábamos, podíamos lograr que ese margen quedara para nosotros los productores, que al final somos los que hacemos todo el trabajo”, concluye.

(También: Por un mes estarán estables precios de alimentos)

Desde el 2009, las familias de estas veredas de Villapinzón trabajan unidas. Con esfuerzo y paciencia han logrado, paso a paso, avanzar en el proceso; ahora mismo tienen un lío con Codensa porque no les ha querido aprobar la instalación de la luz en el centro de acopio, por lo que funcionan con una planta que les incrementa los costos.

Desde hace tres años, cuentan con su propio centro de acopio, y gracias a un convenio con el Ministerio de Agricultura, en conjunto con la Fundación para el Desarrollo Sostenible Territorial (Fundesot) y el apoyo de la Unión Europea, reciben una asesoría integral a fin de mejorar la producción de la leche, pero también la calidad de vida de los productores.

Garín Garzón, coordinador de campo de Fundesot, afirma que uno de los mayores problemas de los campesinos de esta región era no contar con alimento para las reses todo el año. “Gracias al convenio, ellos sembraron unos lotes con comunitarios que están sembrados con forraje y la idea es ensilar y guardar pasto para las épocas de escasez”, indica.

Primitivo Cárdenas tiene 72 años y un espíritu que él mismo califica como “curioso y acelerado”. Pese a sus más de siete décadas en la Tierra, es uno de los más juiciosos a la hora de implementar las nuevas prácticas. “Nunca es tarde para aprender”, asevera mientras relata que en el último verano, gracias a los pastos que ahora siembran en equipo, el ganado nunca sintió hambre.

“Yo a mis hijos les digo que al ingeniero hay que hacerle caso en lo que viene a enseñar –cuenta–. Mi lema es que no falte la sal en la casa ni el silo para las vacas”.

Cooagrolac, además de lograr un trabajo en equipo y mejores ingresos, también vence uno de los retos del sector: el de la informalidad, que en 2012 era del 50 por ciento y ahora está en 45 por ciento.

(Además: 'Vienen años de vacas gordas para la ganadería colombiana')

Millonaria inversión de la Unión Europea para el sector lácteo colombiano

En el marco de la línea de Desarrollo Regional y Construcción Paz, la Unión Europea le ha venido dando un fuerte apoyo al sector lácteo en Colombia. Es así como se acordó la firma de dos apoyos presupuestarios al Conpes lechero 3675 del 2010, por el orden de los 30 millones de euros. La fase uno, por 8,6 millones de euros, fue ejecutada con éxito entre 2011 y 2014. La fase dos, por 21,4 millones de euros, está actualmente en fase de implementación.

Tanto la asociatividad como el fortalecimiento de los pequeños productores –que son un 80 por ciento del total de ellos– hacen parte de los objetivos de este programa.

Por su parte, el Conpes lechero les apunta a cinco objetivos. El primero es disminuir costos de producción, con el fortalecimiento de la productividad y la competitividad; promover la integración de la cadena a través de la asociatividad y las alianzas comerciales; el desarrollo de conglomerados; la ampliación y el fortalecimiento de los mercados, tanto internos como externos, y, por último, el fortalecimiento de la gestión institucional.

El sector lácteo reúne cerca de 395.000 familias y representa el 2,3 por ciento del PIB.

EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA