Colombia tendrá dos primeros aeropuertos para certificación de la Oaci

Colombia tendrá dos primeros aeropuertos para certificación de la Oaci

Serán el Alfonso Bonilla Aragón, que sirve a Cali, y el Ernesto Cortissoz, de Barranquilla.

Oaci

Las obras para la certificación de la Oaci duraron un año en el aeropuerto de Cali.

Foto:

Aerocali

10 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Colombia tendrá, por fin, los dos primeros aeropuertos internacionales que podrán aspirar a obtener este año la certificación de la Organización de Aviación Civil Internacional (Oaci) en seguridad operacional aeroportuaria: el Alfonso Bonilla Aragón, que sirve a Cali, y el Ernesto Cortissoz de Barranquilla.

Directivos de la Aeronáutica Civil confirmaron que estos dos aeródromos podrían quedar certificados a más tardar en diciembre, de acuerdo con los cronogramas y visitas de seguimiento que la entidad viene haciéndoles a las obras aeroportuarias que buscan este fin.

Para el 2018 se espera que puedan acreditarse los aeropuertos de Bucaramanga, Cúcuta, Pereira y Cartagena. Los demás aeropuertos internacionales del país tendrían plazo hasta el 2022 para lograr el certificado. 

La certificación internacional de la Oaci es un indicador de que la terminal aeroportuaria dispone de pistas, instalaciones, equipos, procedimientos, reglamentos y personal que cumplen con las normas, métodos y estándares recomendados por la Oaci, para garantizar que las operaciones aéreas se efectúen con seguridad y eficiencia.

El país se ha propuesto sacar adelante esta certificación internacional, pues adquirió ese compromiso al ser firmante del convenio sobre aviación civil internacional en la convención de Chicago celebrada en diciembre de 1944; además, porque desde 1947 es miembro de la Oaci, el organismo especializado de las Naciones Unidas en temas de aviación civil.

Parte de las tareas que apuntan a conseguir la certificación es la modernización de la infraestructura aeroportuaria
, dotación de modernos sistemas de aeronavegación en las terminales y reestructuración del espacio áereo, emprendidas por el Gobierno Nacional hace más de 4 años.

El país había adquirido el compromiso de certificar sus primeros aeropuertos hacia el 2016. Sin embargo, el cronograma se corrió para este año con el propósito de que los primeros aeródromos tuvieran más tiempo para ejecutar las obras en forma ordenada, segura y pudieran garantizar el alto nivel operacional exigido por la Oaci.
De por sí, los trabajos en la infraestructura son demorados. “Los espacios y tiempos para hacer las obras que se requieren son muy reducidos y llevan a que sean también algo lentas”, explicaron fuentes directivas de la Aerocivil.

La lentitud en los trabajos se debe a que las obras para la certificación se concentran en la zona de la pista, por lo que inciden en las operaciones aéreas.

Por ejemplo, las franjas de seguridad o las áreas ubicadas en el extremo de la pista (resas) deben construirse según las medidas y especificaciones señaladas por la Oaci.

Son trabajos que no se pueden hacer en el día porque requieren la suspensión de la navegación aérea. De ahí que solo se puede laborar en la noche y en pocas horas, que limitan el avance de las obras.

Paralelo al proceso de seguimiento que realiza la Aerocivil para verificar las condiciones de seguridad en la operación de los aeropuertos, especialmente en aquellos que están en el proceso de la certificación, también la entidad les hace visitas esporádicas para que no se duerman con los trabajos y ajustes en manuales de operaciones, por cuanto estos también requieren tiempo.
Aquí están los trabajos que han hecho los dos primeros aeropuertos del país que serían certificados este año.

Qué exige la Oaci

El objetivo principal de la certificación es mejorar la seguridad operacional en los aeropuertos. Para ello exige: 1. Infraestructura: se deben cumplir medidas y condiciones en la pista y sus extremos, cabeceras, bermas, calles de rodaje, iluminación y señalización.

2. Manual: procedimientos y operación del aeródromo.

3. Sistema de gestión de seguridad operacional: para los análisis de riesgo y su mitigación.

4. Evaluación del personal con que cuenta el operador y que debe ser altamente competente o capacitado.

‘En el Alfonso Bonilla Aragón vamos a estar listos en septiembre’

En el aeropuerto internacional Alfonso Bonilla Aragón, el cual que presta servicios a Cali, las obras para la certificación terminaron en abril pasado.

La terminal aeroportuaria trabaja ahora en la actualización e implementación del manual de procedimientos y otros documentos de las operaciones requeridos por la Oaci, para que pueda ser certificada. Y esto podría conseguirlo quizás antes de diciembre.

Tras la última visita efectuada la semana pasada por el grupo de certificación de aeropuertos de la Aerocivil, esta entidad y Aerocali –la empresa que administra y opera el aeródromo– acordaron que en unos dos meses tendrían ya todo concluido para recibir la certificación.

Esta razón que lleva a Ricardo Lenis, gerente de Aerocali, a afirmar: “Estamos en la etapa de la revisión de la documentación sobre la seguridad operacional. Acordamos con la Aerocivil que nosotros en septiembre vamos a estar listos para la certificación”.

El aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón es el principal terminal alterno a El Dorado de Bogotá y el tercero en movimiento de pasajeros en el país: el año pasado movilizó 5’590.518.

Para hallarse casi al final del camino de ser el primer aeropuerto del país que obtendrá la certificación, se tuvo que modernizar su infraestructura y hacer las obras de certificación que exige la Organización de Aviación Vivil internacional.

Más de 189.800 millones de pesos cuestan los trabajos de transformación iniciados hace tres años, que duplicaron la capacidad del aeródromo: podrá recibir 10 millones de pasajeros.

El área del edificio pasó de 38.454 metros cuadrados a 58.057, le ampliaron las salas de espera, puestos de chequeo, escaleras eléctricas, plataforma y se construyó el muelle internacional, que se estrenó el pasado 24 de junio con un viaducto para acceder a él.

En cuanto a las obras de certificación, estas duraron un año: comenzaron en abril del 2016 y costaron 62.000 millones, dijo Lenis


Le hiceron las resas (áreas de seguridad en el extremo de la pista), ampliaron las bermas y construyeron cabeceras de la pista, mejoraron las calles de rodaje, pusieron nuevas luces de borde de pista y señalización vertical para pasar la importante prueba.

Ernesto  Cortissoz

La repavimentación de la pista del Ernesto Cortissoz está avanzada en un 70 %.

Foto:

Grupo Aaeroportuario del Caribe

En Ernesto Cortissoz se priorizaron los trabajos en la pista

En el aeropuerto Ernesto Cortissoz de Barranquilla, a las 11:32 de la noche, cuando aterriza el último vuelo procedente de Bogotá, 150 operarios corren con los materiales y equipos para continuar, después de las 12 de la noche, con la repavimentación de los 3.000 metros de longitud que tiene la pista.

Son tareas que ejecutan hasta media hora antes de que el reloj marque las seis de la mañana, cuando sale el primer vuelo del aeródromo. En esa media hora vuelven y dejan limpia la pista para que las aeronaves despeguen sin contratiempos. Con esta labor, madrugada tras madrugada llevan repavimentados el 70 por ciento de la longitud de la pista, es decir, 2.100 metros.

Para Álvaro González, gerente del aeropuerto Ernesto Cortissoz, “uno de los desafíos más complejos que han tenido las obras ha sido la construcción con operaciones aéreas. Operamos de día y trabajamos de noche. Pero estos trabajos en la pista se han priorizado para que haya una superficie óptima, que garantice la seguridad de las operaciones y mejore la competitividad", destaca.

También forman parte de las obras dirigidas a la certificación de la Oaci, que, en conjunto con los manuales de procedimientos, sistemas de gestión, reglamentos, personal y demás requeridos por la Oaci, González considera que quedarán concluidos y en condiciones para que sean certificados hacia fines de diciembre.
Cerca de 100.000 millones de pesos es la inversión dispuesta para estos trabajos, que se complementan con el plan de remodelación, expansión y reforzamiento estructural iniciado en la terminal aeroportuaria hace dos años, con costos finales que ascenderán a 345.000 millones de pesos.

Por el Ernesto Cortissoz se movilizaron el año pasado 2’911.703 pasajeros, según la Aerocivil. Con su repotenciación se considera que podrá recibir los 7,5 millones de pasajeros calculados para el 2035.

Para pasar la prueba de la certificación, además de la pista que quedará lista en agosto, avanzan en la repavimentación de la calles de rodaje (terminarán en noviembre), nivelación de las franjas de seguridad de la pista, renovación de los sistemas de iluminación y la construcción de un doble cerco perimetral que terminará en diciembre.

EL TIEMPO*
*Concepto y redacción editorial Unidad de Contenidos Especiales de EL TIEMPO. Con el patrocinio del sector Infraestructura del Transporte.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA