Economía: a recuperar el ritmo de crecimiento en el 2018

Economía: a recuperar el ritmo de crecimiento en el 2018

Urge: calificación internacional, potenciar PIB, controlar inflación y tramitar reforma pensional.

Economía: a recuperar el ritmo de crecimiento

De nuevo, la infraestructura es el sector en el que se confía para el crecimiento.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

31 de diciembre 2017 , 11:15 a.m.

El 2018 arrancará con más dudas que certezas y muchas preocupaciones en materia económica para el país. La inflación, que fue uno de los grandes inconvenientes, aún no está totalmente bajo control; el crecimiento sigue siendo pobre, urge una reforma pensional, y los temores de una eventual pérdida del grado de inversión están en el ambiente luego de que Standard and Poor’s bajó un escalón la calificación crediticia de Colombia.

El año que empieza será crucial, pues de que se tomen las decisiones adecuadas dependerá que el panorama para los siguientes años sea menos turbulento.
Entre lo más urgente aparece potenciar el crecimiento económico, que durante el 2017 no superó el 2 % en ningún trimestre (el resultado del periodo octubre-diciembre se conocerá el 15 de febrero del 2018).

Por esto, lograr los cierres financieros de los proyectos de cuarta generación en el país se perfila como el principal desafío, pues que el PIB se incremente a mejores tasas dependerá en gran medida de que las obras se ejecuten en los tiempos establecidos; de momento, la viabilidad económica de estos proyectos ha sido la piedra en el zapato, y, por ende, el impacto que se esperaba aportaran al crecimiento durante este año quedó postergado para el que inicia.

Pero no todo dependerá de la infraestructura y las obras civiles, Colombia sigue estando en mora de registrar un mejor desempeño en el reglón de las exportaciones.

No obstante el incremento fuerte de la tasa de cambio en los últimos años, las ventas al exterior no han tenido el comportamiento deseado, ni desde el volumen ni desde la diversificación, ya que el peso de las exportaciones tradicionales, es decir, las asociadas con las industrias extractivas, sigue siendo el más relevante.

El primer impulso al crecimiento económico se dio durante este año con los recortes en las tasas de interés por parte del Banco de la República, las cuales terminaron en el 4,75 %, incluso por debajo de lo que los analistas del mercado esperaban. Sin embargo, los integrantes de la junta directiva del Emisor han hecho énfasis en que no bastan los recortes hechos sobre los tipos de intervención para recuperar el ritmo de crecimiento registrado en los años anteriores.

El aporte que pueda llegar vía tasas de interés es mínimo, la junta ya ha señalado que esta se encuentra en su nivel de neutralidad, y los analistas solo esperan que un recorte más de 25 puntos básicos. Además, el descenso de la inflación, mayor que lo esperado entre julio y octubre, dejó de jugar del lado de la junta y durante noviembre sorprendió con un dato superior a lo previsto, y, aunque el equipo técnico del banco central espera que cierre 2017 en el 3,9 %, no hay certeza de que así vaya a ser y, por tanto, el Gobierno deberá centrar sus esfuerzos para que en el próximo año se aproxime al 3 %, punto medio del rango establecido como objetivo.

Pero a las dificultades que ya están presentes, como lo son los precios bajos del petróleo y la recuperación de las economías desarrolladas, como la de Estados Unidos y las de la Unión Europea, se suma la turbulencia interna que trae consigo el año electoral; la incertidumbre sobre el nuevo gobierno será uno de los temas que tendrán presentes los inversionistas internacionales, no solo por lo cambios en política económica que pueda traer, sino además porque será dicho nuevo mandato el que tendrá que hacer frente a los requerimientos que han llegado desde los organismos multilaterales.

En la agenda del gobierno que sea elegido en mayo tendrá que estar el trámite de una reforma pensional que permita entregar tranquilidad en otros frentes, como el fiscal, los cuales han motivado a las agencias calificadoras internacionales a revisar sus perspectivas de la nota del país.

Incluso, aunque en el momento de la aprobación de la tributaria del 2016 se habló de que esta sería una reforma para los próximos diez años, hay quienes aseguran que aún hay temas pendientes por corregir y que no dan espera; además, algunos candidatos han manifestado sus intenciones de hacer cambios en materia impositiva, lo que incrementa las posibilidades de que se tramite una nueva.

En diciembre del 2015, cuando la comisión de expertos tributarios entregó sus recomendaciones, mencionó la necesidad de acompañar la reforma fiscal aprobada en el 2016 de una pensional; luego, desde Asofondos se planteó la urgencia de que esta se presentara junto con un reforma laboral, de modo que la discusión durante el 2018 estará marcada por el capital político con el cual inicie el nuevo presidente para lograr presentar los proyectos que el país requiere.

Y es que, según los cálculos entregados por el Ministerio de Hacienda en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, las pensiones tienen un costo anual de 38 billones de pesos, lo cual –aseguró esa cartera– no es sostenible en el tiempo, y el sistema estaría próximo a colapsar.

Las recomendaciones de llevar a cabo cambios en el sistema pensional colombiano han llegado desde el interior y el exterior del país; a las peticiones del gremio y la academia se han sumado las de la Ocde, el FMI y el Banco Mundial, entre otras entidades.

Con este panorama se iniciará un año que, sin duda, será crucial para la próxima década. A favor del Gobierno juega la reducción del déficit de la cuenta corriente, que ha tenido el comportamiento esperado, e incluso mejor; ahora, según el Plan Financiero presentado la semana pasada, la gran apuesta del Ejecutivo será enfocar esfuerzos en reducir el déficit fiscal (una de las motivaciones de S&P para bajar la nota del país) a los niveles adecuados; así mismo, bajar el peso que tiene el endeudamiento externo sobre el total.

Más vías 4G asegurarían sus recursos

Las vías de cuarta generación (4G) –la apuesta del Gobierno para apalancar la economía– tendrían un nuevo repunte en cuanto a lograr cierres financieros definitivos.

Según la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), unos 10 megaproyectos conseguirían sus respectivos contratos de crédito, llegando así a 21 concesiones con los dineros avalados. Tanto la ANI como la Financiera de Desarrollo Nacional apuestan a lograr esta cifra, sobre todo por la aprobación de una ley que les dará seguridad jurídica a financiadores y bancos en caso de terminaciones anticipadas de los contratos.

Una agenda decisiva

Entrada a la OCDE

Durante el 2018 podría darse el anuncio de la entrada de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), que encabeza su secretario general, Ángel Gurría. Se trata de un grupo de países que promueven buenas prácticas para políticas públicas, y en particular en política económica. El proceso de admisión ya ha sido revisado por numerosos comités, y entre los pendientes figuran los asuntos comerciales y laborales.

El fenómeno de la niña

La agencia del clima de EE. UU. (Noaa) reportó la más alta probabilidad de que durante el primer trimestre del año se consolide el fenómeno de la Niña y se extienda durante el primer semestre. No se sabe qué tan fuerte podrá ser, pero se esperarían lluvias intensas durante todo este tiempo en las regiones Andina y Pacífica en particular, lo cual incidiría directamente en la producción agrícola y los sectores transporte y servicios públicos.

La Alianza del Pacífico

En los próximos meses podrían concretarse las negociaciones para el TLC de la Alianza del Pacífico -bloque económico conformado por México, Colombia, Perú y Chile- con Australia, Singapur, Canadá y Nueva Zelanda. Esto significa para Colombia una buena oportunidad comercial, ya que es el tercer tratado de libre comercio (TLC) en relevancia después del de EE. UU. y el de la Unión Europea (UE). Además, será una buena conexión con el mercado de Asia Pacífico.

Movidas empresariales

Las fusiones y adquisiciones volverían al alza en el país durante el 2018, según Baker McKenzie. La consultora prevé que sumarán 12,4 billones de pesos. Se esperan, entre otras, la alianza Avianca-United Airlines y la venta de la ETB. Además, que el Grupo Energía Bogotá coloque acciones por 3,5 billones de pesos, con lo que Bogotá reducirá su participación de 76 a 56 por ciento. Así mismo, la Nación vendería su 32,5 por ciento en Col-Tel (Movistar Colombia).

Plataformas digitales

El avance de la tecnología puso a correr al Gobierno para evitar que algunos sectores se vean afectados por la falta de reglas claras. Ya tiene listo el decreto para la financiación e inversión a través de plataformas electrónicas (crowdfunding), el cual quedaría en firme en el primer trimestre del 2018. Pero deberá definir también la operación de otras como Uber, que presta el servicio privado de transporte, y Air-bnb, que ofrece alojamientos particulares a turistas.

DANIEL GUERRERO
Redactor EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.