Baja en crecimiento económico les pasa cuenta de cobro a los hogares

Baja en crecimiento económico les pasa cuenta de cobro a los hogares

Esta situación está obligando a cientos de familias a echarle mano a los ahorros.

fg

El bajo ritmo de la economía generó en las familias un mayor costo de vida y del crédito, además de pérdida de oportunidades laborales.

Foto:

Abel Cárdenas / ELTIEMPO

15 de diciembre 2016 , 07:56 a.m.

El menor ritmo que trae la economía colombiana desde finales del 2015 –para el tercer trimestre de este año el crecimiento fue solo de 1,2 por ciento, según el Dane– le está pasando factura a las familias colombianas no solo por cuenta de un mayor costo de vida y del crédito, sino también por la pérdida de oportunidades laborales, entre otros factores.

Esta situación está obligando a cientos de familias a echarle mano a sus ahorros, tanto los que tienen en sus cuentas bancarias como los que vienen acumulando en las administradoras de fondos privados (AFP) vía cesantías.

Contrario a lo que sucedía en años anteriores, en los que el ahorro bancario de los colombianos crecía a tasas reales del 5 por ciento, este año el efecto ha sido muy diferente.

(Le puede interesar: Banco de la República ve un 'mediocre' cierre de año para el país)

Los saldos de las cuentas de ahorro vienen cayendo a un promedio mensual de 1,5 billones de pesos.

Entre marzo y septiembre pasados, según reporte de la Superintendencia Financiera, el saldo de las cuentas de ahorro pasó de 162 billones a 151,3 billones de pesos, lo que significa que de allí se han hecho retiros del orden de los 11,7 billones en los últimos siete meses, recursos que no han ido a parar a otras cuentas.

El mismo informe de la Superfinanciera indica que solo entre agosto y septiembre pasados, las cuentas corrientes también disminuyeron su saldo en 2,8 billones de pesos.

A esa constante caída en los saldos de las cuentas bancarias se suma ahora la disminución que registra el ahorro acumulado de las cesantías de unos siete millones de afiliados a los fondos privados (AFP).

Solo en los primeros nueve meses del presente año, por cuenta de la pérdida de empleo, las personas han retirado 1,34 billones de pesos de sus cesantías, esto es, 16 por ciento más de lo que sacaron en igual periodo del 2015, según el reporte del ente de vigilancia y control de la banca.

(Además: 'Crecimientos del 4,5 % no se volverían a ver hasta el 2020')

Si bien la pérdida del trabajo se constituye en una de las principales razones por las que la gente hace uso del ahorro de sus cesantías cada año, lo que comienza a preocupar es que este motivo está ganando participación frente a otros, como la compra de vivienda, mejoras en la misma y educación. El 35,3 por ciento de los 3,8 billones de pesos que los colombianos han sacado de las cesantías en lo corrido del año hasta septiembre, ha sido motivado por la pérdida del empleo, cuando un año atrás esa cuota era del 34 por ciento, según cifras oficiales.

Aunque la tasa de desempleo del país viene cayendo, a octubre continuaba por encima del 8 por ciento, según el Dane.

La preocupación está en que el 2017 no será un año de recuperación de la economía sino que su desempeño se mantendrá bajo y esto sin duda golpeará tanto el bolsillo de los colombianos, vía empleo y consumo, como las finanzas de las empresas que tendrán menos disponibilidad de recursos para ejecutar nuevas inversiones, según Gerardo Hernández, superintendente Financiero.

La finalidad del ahorro de las cesantías es que operen como un seguro cuando la persona ha quedado sin trabajo, explica Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, gremio que agrupa a las AFP del país.

(También: Desempleo sube en el país y Banco de la República ve menor crecimiento)

No obstante, lo que llama la atención es el ritmo con que crecen esos retiros por esa circunstancia, más si se tiene en cuenta que en el 2014 el crecimiento fue del 13,4 por ciento.

“Cabe recordar que las cesantías fueron concebidas hace más de 65 años como un ahorro, una especie de ‘colchón’ que protegiera a los trabajadores en coyunturas de desempleo. No obstante, leyes siguientes han permitido otros usos adicionales (vivienda y educación), pero siempre hemos insistido en que esta prestación representa el valor del ahorro y preservarlo como tal significa garantizarle tranquilidad al trabajador en momentos de dificultad como es el desempleo”, señala el vocero gremial.

El Decreto 2076 de 1967 faculta a las personas para que, además, puedan hacer uso de las cesantías para liberar la vivienda de una hipoteca o el pago de impuestos cuando la deuda por este concepto pone en riesgo ese patrimonio familiar.

Otras normas, también han habilitado a los trabajadores a hacer uso de sus cesantías en los últimos años para adquirir acciones de entidades estatales, como por ejemplo, cuando se vendió una parte de Ecopetrol.

Los otros retiros

Pero las cesantías no solo están sirviendo como seguro de desempleo a cientos de colombianos que han quedado cesantes a lo largo del año.

Los trabajadores también están utilizando esos recursos para compra de vivienda, mejora de la misma y para educación propia o la de sus hijos.

Las cifras de la Superfinanciera dejan ver que en los primeros nueve meses del 2016 cerca del 53 por ciento de los retiros parciales efectuados por los trabajadores han sido para compra de vivienda (unos 941.000 millones de pesos) y mejora de la misma (más de un billón de pesos).

Para atender la educación propia, la de su cónyuge o la de sus hijos, los trabajadores retiraron entre enero y septiembre pasados cerca de 346.000 millones de pesos, lo que representó 9,1 por ciento del monto total retirado en ese mismo periodo.

Por concepto de pignoración de las cesantías o embargo, los retiros alcanzaron los 9.600 millones de pesos, en tanto que por otros motivos permitidos por la ley han salido de las cuentas de las AFP unos 98.000 millones este año.

Sería deseable –dice Montenegro– que en el 2017 los colombianos preserven sus cesantías anuales y que en consecuencia estas se vayan incrementando vía rendimientos anuales. Que recuerden que es mejor contar con ese colchón ante una posible pérdida de empleo.

El llamado también es para los empleadores que deben ser rigurosos a la hora de autorizar el desembolso de las cesantías para que se destinen efectivamente a los fines establecidos por la ley”, agrega.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA