‘El mundo del trabajo debe adaptarse a lucha contra cambio climático'

‘El mundo del trabajo debe adaptarse a lucha contra cambio climático'

El líder de la OIT dice que lo laboral debe adecuarse a los procesos de producción sostenible.

Procesos de producción sostenible

Los procesos de producción sostenibles ambientalmente también deben conducir a cambios en materia laboral.

Foto:

Bernardo Toloza / EL TIEMPO

15 de octubre 2017 , 11:00 p.m.

A paso lento, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sigue inmersa en su debate sobre el futuro del empleo y las relaciones laborales. Su director general, el antiguo sindicalista británico Guy Ryder, se muestra cauto. No quiere que sus respuestas marquen el resultado de un trabajo que tiene que cristalizar en 2019. Pero da algunas pinceladas de por dónde van sus reflexiones.

Insiste en que, ante los cambios que vive el mundo del trabajo, no hay que quedarse de brazos cruzados y esperar a que el mercado, sin el apellido laboral, haga y deshaga a sus anchas: “El futuro del trabajo está por hacer. Depende de las políticas que hagan y apliquen”.

Inmediatamente recuerda los principios básicos de la organización que dirige: “Promover la justicia social y el trabajo decente”.

Aunque adelanta líneas de trabajo y ensancha el campo de juego marcado hasta ahora: da ejemplos de que el debate no se debe quedar solo en la pregunta de cómo la tecnología cambiará las relaciones laborales ni en la disyuntiva de si creará o destruirá empleo.

“Hay que ver cómo reaccionar al desafío del cambio climático. Cada vez es más evidente que el mundo del trabajo tiene que adaptarse a los imperativos de la lucha contra los cambios climáticos. Esto es una transformación estructural”, detalla.

Unos procesos de producción sostenibles ambientalmente necesitan unos procesos de transformación estructural importantes. Son problemas que están en el centro del mundo del trabajo

“Los acuerdos de París reconocen que los convenios contra el cambio climático necesitan una transición justa. Unos procesos de producción sostenibles ambientalmente necesitan unos procesos de transformación estructural importantes. Son problemas que están en el centro del mundo del trabajo”, explicaba hace unas semanas.

No obstante, el impacto de la revolución tecnológica sigue ahí, acaparando el protagonismo: “Tenemos que ver en qué medida las mutaciones que conoce el mundo del trabajo necesitan nuevas reglas e instituciones. Estamos frente al desafío de la economía de plataforma, de la economía colaborativa. Y muchas veces estamos frente a una realidad que avanza antes que la ley. Así que tenemos que ver si hay nuevas formas de reglamentación para nuevas formas de empleo”.

Tirando de ese hilo llega a otra disyuntiva: si en el futuro las relaciones laborales serán estables, con contratos permanentes, o más diversas. Si este es el caso, no duda en señalar que hay muchas voces que advierten que “ven peligros, por la degradación de la calidad del empleo”. Una forma de amortiguar esto, si llegara el caso, sería la renta básica.

En este punto, a Ryder le sale su origen, fue líder de los sindicatos británicos durante años: “Eso implica que hemos abandonado el mundo del trabajo como motor esencial de la distribución de riqueza en nuestra sociedad, y hay que buscar otros métodos de hacerlo. Hay que ir más lejos de un análisis puramente económico y ver cuál es el papel social del trabajo. Es importantísimo porque permite vivir de forma decente y tener los ingresos necesarios, pero su valor en la sociedad no se limita a eso. Juega un papel de integración y de participación en la sociedad, y cualquier persona que ha sufrido el desempleo lo sabe, que una parte es la pobreza, pero otra es la marginalización social”.

Defiende que ha llegado el momento de que se invierta la tendencia que debilita a los representantes de los trabajadores. “Es una realidad que hemos visto una bajada del poder sindical en todo el mundo. Es un fenómeno conocido que ha contribuido a ciertos problemas de nuestra sociedad, como la desigualdad. Sería beneficioso, para los trabajadores y para la sociedad, un cambio”.

Sobre si es el momento de subir salarios, indica: “Hemos visto una redistribución de ingresos en favor del capital. Eso habrá que ajustarlo”.

MANUEL V. GÓMEZ
Ediciones EL PAÍS, SL 2017

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.