‘Potencial de crecimiento se redujo en una tercera parte’: Zárate

‘Potencial de crecimiento se redujo en una tercera parte’: Zárate

Miembro de la junta del B. de la República habló sobre el futuro de la economía en el país.

Juan Pablo Zárate

Juan Pablo Zárate, codirector del Emisor, advertía hace un par de años que el crecimiento potencial del país era de 4,5 %

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

20 de abril 2017 , 11:23 p.m.

Luego de los recientes cambios en la composición de la junta directiva del Banco de la República, con los que tres de sus siete miembros fueron relevados, Juan Pablo Zárate, con ocho años como codirector, es el más veterano de ese cuerpo colegiado.

No sabe si eso es bueno o malo, pero está seguro de que ha sido tiempo suficiente para entender que el esquema de política monetaria del Emisor ha demostrado ser bueno, incluso en los más duros momentos de choques económicos.

Y justamente, las dificultades recientes han llevado a que el crecimiento económico potencial (el que se lograría si la economía produjera a pleno empleo) ahora solo sea de 3 por ciento, según Zárate.

Así dicho crecimiento se ha reducido en una tercera parte frente al 4,5 por ciento que citaba el codirector en una presentación, según cálculos del equipo técnico del Emisor para el periodo 2005 y 2015.

La tendencia que trae la inflación ¿qué tan rápido hará que bajen las tasas de interés?

Las decisiones de política monetaria deben ser tomadas mirando el horizonte en que tienen efecto. En este momento nosotros debemos tomar las decisiones sobre tasas de interés teniendo en cuenta las proyecciones de inflación para el 2018 y la velocidad de su convergencia a la meta de 3 por ciento.

Los descensos en la inflación reciente son importantes en la medida en que la proyección de inflación para el 2018 depende de lo que pase este año porque existen factores que mantienen la inercia en la economía. A través de este mecanismo, disminuciones de la inflación actual ayudan a reducir más rápido las tasas de interés.

¿Cree que las tasas del Banco de la República están hoy en niveles altos?

Las tasas de interés reales, que descuentan las expectativas de inflación, están en niveles superiores a sus promedios históricos y a los cálculos que hemos realizado de lo que técnicamente se denomina ‘tasa de interés neutral’. Las tasas son altas y en la medida en que las perspectivas inflacionarias vayan normalizándose, deben ir bajando. La velocidad con que este proceso ocurra depende de las proyecciones de inflación y de los excesos de capacidad instalada que se proyecten en el horizonte de política.

¿Cuál debería ser, entonces, el nivel razonable de esas tasas para una economía como la nuestra?

En condiciones de normalidad, la tasa de interés real debería ser similar a la ‘neutral’. No hay cálculos exactos, pero los que hemos hecho en el Banco y los realizados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) ubican la tasa ‘neutral’ alrededor de 1,5 por ciento. No se tiene que estar siempre en esa tasa.

En la situación actual puede estar más alta mientras se asegura una convergencia eficiente de la inflación a la meta. Una vez las proyecciones de inflación se acerquen a la meta y la economía produzca cerca de su capacidad instalada, la tasa debería acercarse a ese valor.

Y qué le dicen las expectativas del mercado en términos de inflación…

Las expectativas nunca subieron con la inflación observada, lo que fue un gran éxito de la política monetaria y de la credibilidad del Banco. Recientemente han ido convergiendo a la meta de inflación. Por ejemplo, las expectativas implícitas en los papeles de deuda pública señalan que el mercado espera que la inflación dentro de dos años esté en 3,1 o 3,2 por ciento, lo que es una muy buena señal de credibilidad en la política.

Los analistas lo sitúan entre los de la línea fuerte en materia de decisión de tasas ¿tienen razón?

Creo que la Junta debe tomar las decisiones para garantizar la estabilidad de precios en el largo plazo y, en la medida en que eso está garantizado, tratar de suavizar el ciclo del PIB contribuyendo a la estabilidad de la economía en términos externos y financieros.

En este contexto, cuando hay que subir las tasas se suben y cuando hay que bajarlas se bajan. Como dije anteriormente, en la medida en que las proyecciones de inflación vayan convergiendo a la meta, las tasas deben bajar. No tengo problema con eso.

¿Y cree que pronto se logrará que la inflación vuelva a estar en el rango meta?

Lo que muestran nuestras proyecciones es que la inflación estará al final del año cerca del 4 por ciento, aunque por supuesto esta proyección está sujeta a choques imprevistos, que la pueden mover hacia arriba o hacia abajo.

Dentro de lo que puede moverla hacia abajo, qué hay...

En primer lugar, choques de oferta inesperados, especialmente relacionados con los precios de los alimentos, que son muy volátiles. En segundo lugar, un efecto distinto al esperado de las medidas de política tomadas en el pasado, sobre la demanda agregada y la inflación. Estos factores nos pueden desviar de la proyección en cualquier sentido.

¿Qué tan complicado ha resultado el manejo de esta coyuntura?

Los choques de oferta transitorios son de las coyunturas más difíciles para los bancos centrales. Cuando hay choques de demanda es más claro lo que hay que hacer. Cuando hay un choque de demanda positivo, la inflación tiende a subir, hay un nivel de empleo alto e indicadores de que la economía está produciendo por encima de lo que lo puede hacer de manera sostenible. En este caso, es claro que hay que subir la tasa de interés.

Cuando hay choques de oferta o de precios relativos, como los que hemos tenido recientemente, puede haber coyunturas como la actual, en que existen excesos de capacidad instalada, pero aún persisten niveles elevados de inflación. En este caso se presentan disyuntivas complejas para los bancos centrales que dificultan la toma de decisiones.

¿Cuál debería ser el crecimiento potencial de Colombia?

Es difícil saberlo. Creo que el crecimiento potencial se ha reducido en los últimos años. Visto desde una perspectiva más larga, el crecimiento potencial se aceleró entre 2013 y 2014, en gran medida gracias a que teníamos unos muy buenos términos de intercambio y buen financiamiento externo. Esto nos permitió subir la tasa de inversión de niveles cercanos al 15 por ciento del PIB a niveles cercanos al 30 por ciento. Esto mejoró el crecimiento potencial.

En la medida en que hemos tenido la reversión de estos fenómenos es normal que tengamos una tasa de inversión más baja y esto va atado a un crecimiento potencial más bajo en los años siguientes.

¿Cuánto? Es difícil saberlo; el FMI ha hecho unos cálculo que están entre el 3 y el 3,5 por ciento. Creo que podemos estar con un crecimiento potencial cercano al 3 por ciento, una vez concluya el proceso de ajuste.

ECONOMÍA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA