‘No es cierto que este haya sido un gobierno gastón’, dice minhacienda

‘No es cierto que este haya sido un gobierno gastón’, dice minhacienda

Mauricio Cárdenas resalta como gran logro la reducción de la pobreza extrema y la desigualdad.

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda

Mauricio Cárdenas fue nombrado ministro de Hacienda en el 2012.

Foto:

Jaime Saldarriaga / Reuters

07 de julio 2018 , 10:00 p.m.

“Vamos a dejar la casa en orden”. Con estas palabras el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, resume el estado en que se encuentra la economía del país, que se entregará al próximo gobierno del presidente electo, Iván Duque.

¿Qué significa “casa en orden”? Según el propio ministro Cárdenas: inflación controlada, ritmo de crecimiento recuperado, déficit externo sostenible, estabilización a pesar del choque por la caída del petróleo, devaluación adecuada, exportaciones en crecimiento y medidas antievasión en marcha.

“El buen manejo de la economía fue, ciertamente, refrendado por las 37 naciones miembros de la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), que aceptaron a Colombia como miembro, al reconocer sus buenas prácticas en la economía”, comenta el ministro, quien inicia su entrevista refiriéndose, en general, a las mayores conquistas de la actual administración.

“Los mayores logros de este gobierno han sido: la paz, después de 50 años de guerra, el fin de las noticias diarias de ocupación de poblaciones, de asaltos, de asesinatos y secuestros. Se obtuvo una gran estabilidad económica; la nación logró, por fin, una notable reducción de la pobreza conjuntamente con una disminución de la desigualdad, el aumento significativo de la generación de empleo, el cubrimiento de servicios de salud prácticamente en toda la nación y el aumento de la inversión productiva a niveles nunca antes vistos. Lo que es más impresionante, es que logramos todos estos resultados a pesar de la caída en los precios del petróleo, que es el choque externo y fiscal más fuerte que ha tenido nuestra economía desde la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado”.

¿Por qué enfatiza en la reducción de la pobreza que se logró?

Porque en un país como el nuestro todo ministro de Hacienda además de velar por la estabilidad macroeconómica debe preocuparse por el avance social. Ayudar, sobre todo, a los más necesitados. Así he asumido mi trabajo. La reducción de la pobreza fue una de las grandes conquistas del gobierno Santos. En el 2010, más del 12 por ciento de las personas en Colombia no tenían un ingreso suficiente para comer. Hoy es el 7 por ciento. Eso quiere decir que hay 1 millón 900.000 personas que en el 2010 pasaban hambre y ahora no. La pobreza de vivir en una casa sin piso de concreto o sin servicios públicos, no tener acceso a la educación, o no contar con trabajo, la llamada pobreza multidimensional, bajó de 30 por ciento de la población a 17 por ciento. Eso significa que hoy tenemos 5’400.000 personas menos en esta situación.

¿Y cuáles son las cifras que su ministerio entrega sobre desigualdad?

Teníamos un nivel de desigualdad en el 2010 equivalente al de un país como Mozambique y dejamos la desigualdad en un nivel similar al de Panamá. Somos el país en América Latina donde más cayó la desigualdad, y esto no se hubiera podido dar si no hubiéramos tenido una generación de empleo importante: 3 millones y medio de empleos nuevos, de los cuales 2 millones y medio son formales. Por primera vez en la historia hay más empleados formales que informales.

Santos en cartagena

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas. 

Foto:

Archivo EL TIEMPO

¿Cuál es el cuadro económico que entrega?

Dejamos una economía que en el 2010 tenía una tasa de desempleo que estaba en el 12 por ciento y queda cerca de 9 por ciento; una economía que en el 2010 recibía 6.430 millones de dólares de inversión extranjera y este año va a recibir cerca de 14.000 millones de dólares, más del doble. Una economía que en el 2009 hizo emisiones de bonos en dólares que pagaba una tasa de interés anual de 7,4 por ciento, mientras que el año pasado pagamos 3,8 por ciento, y en el 2013 logramos la tasa más baja de la historia: 2,7 por ciento. Eso refleja la confianza en la economía. En el 2010 teníamos una economía que daba absoluta prioridad en el presupuesto a Defensa, es decir la economía de un país en guerra, y hoy es una economía que prioriza la inversión social y la infraestructura.

¿En materia de crecimiento, no fue mejor el del gobierno anterior?

El crecimiento promedio del 2010 a hoy ha sido 4 por ciento, el crecimiento promedio de la década anterior fue 3,9 por ciento; la inversión promedio en lo que va de esta década ha sido 28 por ciento del PIB, en la década anterior fue 20 por ciento. Entonces los tres huevitos se crecieron: la confianza inversionista es mucho mayor ahora y logramos disminuir la pobreza y la desigualdad más que cualquier otro país de América Latina.

¿Y los indicadores de seguridad del país?

Por primera vez vivimos en paz tanto en el campo como en las ciudades. No hay guerrilla de las Farc. Entregaron las armas y ahora son un partido político. Los homicidios cayeron a 24 por cada 100.000 habitantes; ese es el nivel que el país tuvo por última vez en 1973. Es decir, todos los colombianos menores de 45 años nunca habían vivido en un país tan seguro.

Pero, en el aspecto puramente económico, la deuda externa siguió creciendo…

Eso hay que explicarlo bien, pues en un dato que es fácil de malinterpretar. La deuda externa creció, en muy buena parte, por cuenta del sector privado; ¿por qué? Porque el sector privado colombiano se internacionalizó. Muchas empresas lograron mejores calificaciones externas y tuvieron acceso al financiamiento externo en condiciones muy favorables. Esto significa que empresas privadas (como los bancos, cementeras, supermercados, industrias de alimentos, entre otros) y públicas, como Ecopetrol, ISA y EPM, se convirtieron en verdaderas multilatinas al invertir grandes cantidades de recursos en Colombia y en el exterior. El 70 por ciento del incremento del endeudamiento externo viene por cuenta de estas empresas. Solo el 30 por ciento es del Gobierno.

Pero la deuda pública creció…

Sí, señor. La deuda del Gobierno hay que medirla en proporción al tamaño de la economía. En el 2010 era 36 por ciento del PIB. El año pasado fue 43 por ciento del PIB.

¿Por qué subió?

Por dos razones. Primero, porque la que se debe en dólares, una tercera parte, al expresarla en pesos se subió en un 70 por ciento, después de la devaluación. Esto explica el 60 por ciento del incremento en la deuda pública como porcentaje del PIB. Segundo, porque el país ha tenido un déficit fiscal que incrementa el endeudamiento. El déficit fue cercano al 4 por ciento del PIB en el 2009 y el 2010, lo bajamos a 2,3 por ciento del PIB en el 2012 y el 2013, y lo vamos a dejar en 3,1 por ciento del PIB este año.

¿El Gobierno entrega un país endeudado?

No, deja un país completamente viable, con las finanzas públicas sostenibles, con una deuda completamente razonable. No nos excedimos en materia de déficit fiscal, nos autoimpusimos una norma, que es la regla fiscal, la cual definió el máximo déficit que podía tener el Gobierno, y la cumplimos cabalmente.

El presidente electo, Iván Duque, ha anunciado la presentación de un proyecto de ley para bajar impuestos… ¿Eso es posible?

El país no puede darse el lujo de perder ingresos fiscales. No hay espacio para eso. Todo lo contrario, para resolver los problemas sociales y acelerar el desarrollo se requieren más recursos. Por eso, si el nuevo gobierno piensa bajar tarifas debe pensar en compensar con otras fuentes.

El presidente electo Iván Duque habla luego de encuentro con Mike Pence

El presidente electo, Iván Duque.

Foto:

AFP / Mandel Ngan

Pero él ha dicho que lo hará eliminando gastos innecesarios… Fue el expresidente Uribe quien, precisamente, dijo alguna vez que este era un gobierno ‘gastón’…

Este gobierno gasta hoy menos de lo que gastaba el gobierno Uribe en el 2009. Este año tendrá un gasto de funcionamiento e inversión de 15,3 por ciento del PIB; en el 2009 estos gastos del Gobierno fueron de 16,4 por ciento del PIB, o sea, en proporción al tamaño de la economía este es un gobierno que gasta menos, lo que pasa es que lo tiene más focalizado en programas sociales.

¿Pero será posible o no bajar el gasto público...?

Retomemos el tema de los impuestos. Bajar la tarifa de cualquier impuesto cuesta billones en recaudo, no miles de millones. Para compensar habría que recortar el gasto en billones también, lo cual no se logra suprimiendo o fusionando entidades. Nosotros redujimos el gasto, pero no tocamos los programas sociales.

Con el estado de la economía actual, ¿cree indispensable que el gobierno Duque presente una reforma tributaria?

Depende de lo que establezca como prioridad. Pero debe tener en cuenta que el estatuto actual es mucho mejor al que había. Y le voy a decir por qué: porque las medidas antievasión, que son de las que ha hablado el nuevo gobierno, como la factura electrónica, para que haya menos evasión de IVA, depuración de las entidades sin ánimo de lucro que estaban abusando y topes al uso de efectivo para deducir gastos en declaraciones de impuestos, los introdujimos en la reforma del 2016. La más potente de todas es la factura electrónica, que será obligatoria para todos los contribuyentes a partir del 1.° de enero del 2019.

Usted acaba de anunciar reformas a Electricaribe. Para que tenga un nuevo operador, se debe modificar la limitación que impide que una empresa maneje más del 25 por ciento del mercado...

El Gobierno está dispuesto a eliminar esta restricción. Ya hablamos con la Creg porque nos interesa que empresas como Codensa en Bogotá o EPM en Medellín, que son muy buenas y están cerca de ese tope, puedan entrar en la puja por Electricaribe. Además, el Gobierno acaba de aprobar $ 735.000 millones para que Electricaribe desarrolle un ambicioso plan de inversión en los próximos 12 meses para mejorar la calidad en la prestación del servicio. Eso ya hace atractiva a la empresa para que venga un nuevo operador.

Entonces, en resumen: ¿Ni el Gobierno deja la economía con la necesidad urgente de una reforma tributaria, ni deja la olla raspada…?

No. Vamos a dejar la casa en orden. Presentaremos un presupuesto para el 2019 que cumpla con la regla fiscal y que permita hacer inversiones en montos similares a los de este año. No hay olla raspada, pero tampoco hay abundancia. Los sectores van a pedir más recursos de los que hay disponibles. Hay retos en sectores clave como educación y salud, cuyos gastos crecen a tasas más altas que las de los ingresos de la Nación, pero vamos a ser absolutamente francos con el nuevo gobierno tanto en la identificación de los problemas como de las soluciones. Por ejemplo, para mejorar el financiamiento de estos dos sectores, vemos indispensable reformar la Ley 715, que regula el sistema general de participaciones.

¿Y las vigencias futuras que este gobierno ya comprometió?

Estamos dejando 92 billones de pesos en vigencias futuras que deberán ser pagadas en los próximos 30 años. De esto, un 80 por ciento corresponde al programa 4G y al metro de Bogotá. Estos compromisos equivalen al 9,3 por ciento del PIB de este año. El gobierno Pastrana dejó vigencias futuras por el 9,5 por ciento del PIB del 2002 y Uribe por el 7,1 por ciento del 2010. Pero la diferencia es que antes el grueso las debía pagar el siguiente gobierno. Ahora no, pues se distribuyen en un plazo mucho más largo. Por ejemplo, lo que tendrá que pagar el próximo gobierno es menos de la mitad de lo que recibió el gobierno Santos en el 2010 para pagar en su primer mandato.

¿Qué economía le entrega el gobierno actual al gobierno entrante?

Una economía en franca recuperación después de un choque fuerte. Una economía con la inflación totalmente controlada, con un déficit externo que volvió a los niveles que teníamos al comienzo de esta década y con un crecimiento económico cuyas proyecciones son todas muy positivas. El Banco de la República está hablando que el año próximo creceremos al 3,7 por ciento.

Es decir, el gobierno próximo lo que debe hacer es continuar el camino…

Continuar el camino y seguir aplicando la dosis de austeridad inteligente, que es recortar el gasto sin afectar los programas sociales. ¿De dónde deben venir ingresos adicionales? Coincido plenamente que no va a ser a través de más impuestos, tiene que ser a través de la lucha contra la evasión, ahí le dejamos a la Dian con unas herramientas realmente importantes para combatirla. Creamos un incentivo para que las personas con bienes en el exterior, normalizaran sus impuestos y obviamente nos ayudó Estados Unidos, que hoy intercambia esa información con Colombia. Aprovecho para decir que Panamá nos está incumpliendo, no nos está entregando la información a pesar de que es un compromiso que había adquirido con la Ocde, para evitarse unas sanciones de la Unión Europea. Están dilatando y dan todo tipo de evasivas para no entregar la información a la que se comprometieron formalmente y que se debe suministrar de manera automática a partir de este año 2018.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.