Agenda 2030: estrategia para un tiempo diferente

Agenda 2030: estrategia para un tiempo diferente

En América Latina y el Caribe, la evasión fiscal sigue siendo endémica.

13 de julio 2017 , 12:08 a.m.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fueron aprobados hace dos años por los 193 miembros de las Naciones Unidas como un llamamiento colectivo y transformador a una acción que cambiará el curso de nuestro destino común hacia un modelo de desarrollo más equitativo y sostenible.

Desde entonces, los países han adoptado medidas importantes para iniciar este nuevo camino, ya que son plenamente conscientes de que esta Agenda requiere un cambio de paradigma. Tan solo en América Latina y el Caribe, al menos 16 países han mejorado sus marcos institucionales para facilitar la implementación de la Agenda 2030.

A fin de hacer un seguimiento eficaz de los progresos realizados para la implementación de los ODS y apoyar la toma de decisiones basada en datos, los países tendrán que abordar los problemas en materia de recopilación, desagregación y difusión de datos y estadísticas.

Estos avances, acompañados de un entusiasmo, compromiso y respaldo político sin precedentes respecto de la implementación de la Agenda, son motivo de gran optimismo.

Sin embargo, la economía mundial no se ha recuperado totalmente de la crisis financiera del 2008 y el crecimiento tanto del comercio como del PIB sigue estancado. A pesar de los progresos, la desigualdad va en aumento y el incremento de las corrientes de refugiados e inmigrantes en los últimos dos años ha creado tensiones en los países de destino.

En América Latina y el Caribe, los países enfrentan cada vez mayores exigencias, con presupuestos cada vez más estrictos.
Pese a los esfuerzos, la evasión fiscal sigue siendo endémica y las corrientes ilícitas siguen erosionando la base tributaria.

Asimismo, las corrientes privadas se han convertido en la principal fuente de financiación para los países en desarrollo de América Latina y el Caribe (52 % de la IED en el último decenio), así como las remesas, al tiempo que han disminuido las formas más tradicionales como la asistencia oficial para el desarrollo (AOD).

En este contexto, el camino hacia la consecución de la Agenda 2030 y sus ODS parece lleno de obstáculos. Pero tiempos diferentes requieren estrategias diferentes, y si hemos de alcanzar nuestra visión común para el 2030, deberemos seguir trabajando juntos para hacer frente a los desafíos globales.

Un desafío clave de la financiación de la Agenda 2030 es movilizar recursos privados y canalizarlos hacia los ODS. Los recursos públicos y privados deben combinarse para maximizar sus efectos.

Además, un entorno externo propicio es esencial. Esto requerirá un cambio en los medios de implementación, incluso en el sistema de comercio mundial y en las condiciones para la transferencia de conocimientos de los países desarrollados a los países en desarrollo.

Debemos mantener el impulso y aprovechar la atención que esta nueva Agenda ha generado para que todos los países y sectores participen y tomen medidas, asegurando un avance verdadero y significativo hacia el desarrollo sostenible.

ALICIA BÁRCENA
Secretaria ejecutiva de la Comisión Económica  para América Latina y el Caribe (Cepal)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA