Brasil creció 1 % en el primer trimestre tras dos años de contracción

Brasil creció 1 % en el primer trimestre tras dos años de contracción

La recesión todavía no se da por terminada, a pesar de la celebración del gobierno de Michel Temer.

Michel Temer, presidente de Brasil

Hablar de mejora económica es prematuro, pero el presidente Michel Temer ha aprovechado el dato del alza del PIB.

Foto:

Evaristo Sa / AFP

05 de junio 2017 , 12:00 a.m.

La economía brasileña creció 1 por ciento en el primer trimestre del año en comparación con el cuarto del año pasado: es la primera vez que algo así ocurre tras dos años de recesión.

Sin embargo, puesto en contexto, el dato divulgado por el Instituto Brasileiro de Geografia e História no invita necesariamente al optimismo. Si se compara con el mismo periodo del año pasado, el producto interior bruto (PIB) retrocedió 0,4 por ciento. En total, en la suma de los últimos trimestres cayó 2,3 por ciento, y en los dos años recientes, la economía de la primera potencia latinoamericana se redujo 7,2 por ciento.

Un factor determinante en el dato del primer trimestre fueron las cosechas, sobre todo de la soya, que disparó al sector agrícola a un alza de 13,4 por ciento frente al año pasado, muy por encima de lo previsto. En los demás índices, no obstante, el progreso es más modesto o negativo. Todos los medidores de la demanda interna siguen encallados en números rojos por segundo año consecutivo: el consumo de las familias, por ejemplo, cayó 1,9 por ciento. Para explicarlo basta echar un vistazo al índice de desempleo (14 millones de personas). La inversión de las empresas también cayó 3,7 por ciento, mientras que la tasa de inversión ha supuesto un 15,6 por ciento del PIB, menor que en el primer trimestre del 2016 (16,8 por ciento). Es la menor desde 1995.

Todas estas cifras reflejan el clima nacional antes de que las acusaciones de los ejecutivos del imperio cárnico JBS desataran el caos político. Esas declaraciones, que sitúan al presidente Michel Temer al frente de una red de corrupción y desestabilizaron al Gobierno, fueron una bomba política que ha paralizado Brasilia. Y, en lo tocante a la economía, puso en duda que las reformas de austeridad con las que el Gobierno ha estado combatiendo la recesión se lleven a buen puerto.

Por eso, aunque hablar de una mejora económica a estas alturas sea extremadamente prematuro, el Presidente ha intentado exprimir el buen dato con un tuit eufórico: “¡Se acabó la recesión!, ¡Brasil ha vuelto a crecer!, y con las reformas va a crecer aún más”. Sin embargo, una economía debe crecer dos trimestres seguidos para que una recesión se dé por terminada.

HELOÍSA MENDONÇA
Ediciones EL PAÍS, SL 2017

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA