¿Dónde se paga el gas más caro o más barato en Colombia?

¿Dónde se paga el gas más caro o más barato en Colombia?

En donde los hogares pagan tarifas más altas, se siente efecto de fletes para llevar gas comprimido.

Gas natural

Las tarifas están recibiendo un impacto de las restricciones de oferta.

Foto:

Guillermo Herrera, Archivo / EL TIEMPO

29 de septiembre 2017 , 09:11 a.m.

Pese a que a mayor distancia entre los campos de producción y los centros de consumo los usuarios de una población pagan un mayor valor por cada metro cúbico de gas que consumen, el hecho de que un consumidor de Mocoa hoy esté pagando un 91 por ciento más que uno que vive en Montería llevó a las autoridades de control y vigilancia a fijar su atención en la forma en que los diferentes actores de la cadena les están cobrando a los hogares.

En efecto, tras analizar el comportamiento del valor que se paga en cada cabecera municipal por este energético, la Superintendencia de Servicios Públicos anunció que extremará la vigilancia a la manera como se están liquidando estos costos cada mes.

Un documento de la entidad, que conoció EL TIEMPO, concluyó que durante el primer semestre del 2017 las ciudades más caras en esta materia fueron las que se abastecen de gas natural comprimido, es decir, aquel que se lleva en carrotanque para un almacenamiento y distribución local, y no está conectado al Sistema de Transporte Nacional (STN).

Y estos mercados corresponden a las ciudades más apartadas del país, como Mocoa, Pasto, San José del Guaviare y Florencia, en
las que en promedio el metro cúbico entre enero y julio fue de 2.804 pesos, 2.627 pesos, 2.522 pesos y 2.304 pesos, respectivamente.

Si bien es claro que el hecho de no estar conectadas al STN les implica de entrada un mayor costo operativo y logístico, el superintendente Delegado para Energía y Gas, José Plata Puyana, advirtió que no es clara la forma como se están aplicando estos rubros a los usuarios en sus facturas, y por ello allí se enfocarán los análisis en la función de vigilancia.

“En lo que queda del año debemos poner la lupa al transporte terrestre del gas comprimido, en cómo se le está trasladando eso al usuario, si las empresas debidamente tienen soportada toda la facturación y si lo que le están trasladando al usuario efectivamente corresponde a los costos que tiene que asumir para ese transporte”, agrega.

Y es que en este aspecto el funcionario revela que no es claro el criterio de costos eficientes que promulga la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), ya que toda la política del Ministerio de Transporte para regular fletes no aplica acá. “No está regulada esta tarifa de transporte y ni siquiera hay un costo para esa tarifa”, recalca.

Esto ha llevado a que, contra el reclamo de la costa Atlántica por pagar el gas más caro del país (reproche de los industriales en la época del Niño y por la declinación de los campos de La Guajira), es en las ciudades más alejadas donde están las tarifas más caras.

Por ejemplo, en el primer semestre los usuarios de Riohacha pagaron en promedio 1.317 pesos por cada metro cúbico; los de Barranquilla, 1.505 pesos por esta unidad de medida; y en Sincelejo el valor fue de 1.529 pesos.

También a contratos

De igual forma, dentro de las acciones para determinar con precisión qué es lo que cobran las empresas, la Superservicios también comenzará a cruzar las bases de datos del Sistema Único de Información (SUI) con las del Gestor del Gas, para analizar, contrato por contrato de los que están registrados ante el gestor, y saber si estos coinciden con los que se están cobrando en la tarifa.

Debido a que cada parte de la cadena (producción, transporte y distribución) tiene establecida la forma como les liquidan su remuneración, se pretende descartar que en el rubro de generación no se les esté fijando un honorario adicional por estos conceptos a la tarifa.

Además, según el organismo de control y vigilancia, en la medida en que se puedan ejercer controles a las tarifas de estas zonas se podrían reducir los recursos que el Estado, a través del Ministerio de Minas y Energía, destina al subsidio del energético, que en el caso del gas natural solamente cubre a los hogares de estratos 1 y 2.

Tras el Niño, precios no bajaron

Uno de los datos más reveladores del análisis de la Superservicios es que, tras el fenómeno del Niño, las tarifas de gas no han bajado. Entre el primer semestre del 2015 e igual período del 2016 el valor promedio del metro cúbico en las 25 ciudades analizadas subió 20,2 por ciento al ubicarse en 1.626 pesos cada metro cúbico.

Y al cierre del primer semestre del 2017, el precio promedio solamente ha bajado un 0,8 por ciento. Esto, según expertos de la entidad, debido a que en algún porcentaje los distribuidores debieron comprar gas en las negociaciones a un año, encontrando un precio más alto por la fuerte sequía que afrontó el país.

Y, adicionalmente, otro factor para las alzas fue la liberación del precio en los campos de La Guajira en el 2013, que han venido en su declinación natural, haciendo escaso el recurso, lo cual hace que su costo repunte.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor Economía y Negocios
En Twitter: @omarahu

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA