Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La desigualdad en Colombia es mayor de lo que se piensa

Miércoles 31 de agosto de 2016
Sectores

La desigualdad en Colombia es mayor de lo que se piensa

Informe de la Cepal dice que la situación real es más alta que la señalada en las cifras oficiales.

Por:  ECONOMÍA Y NEGOCIOS | 

Varios expertos insisten en que la vía para combatir la desigualdad es aumentar los impuestos a los más ricos.

Foto: Archivo / EL TIEMPO

Varios expertos insisten en que la vía para combatir la desigualdad es aumentar los impuestos a los más ricos.

855

compartidos

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señala que la desigualdad en Colombia, de las mayores del mundo, puede ser superior a la que muestran las cifras oficiales reportadas por el Dane.

Así mismo, advierte que el país es, dentro de la región, el que concentró una mayor parte del ingreso en el 1 por ciento más rico de la población, entre 1993 y el 2014.

(Lea: Si una persona recibe más de $211.807 mensuales ya supera la pobreza)

De acuerdo con el Dane, la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini en donde 0 es total igualdad y 1 total desigualdad, está en 0,52.

Sin embargo, la Cepal advierte que ese valor podría ser de 0,55, luego de estimarse la riqueza de la población más acaudalada con base en los datos de pagos de impuestos.

En su Panorama Social 2015, informe presentado en Chile la semana que terminó, la Cepal explica que vale la pena revisar la información de impuestos, pues en las encuestas de hogares –como las del Dane– se presentan algunas limitaciones para captar los ingresos que son muy elevados.

(Además: 175 millones de personas viven en la pobreza en América Latina: Cepal)

De esa manera, según el documento, “en las estimaciones generadas a partir de ellas se estaría subestimando sistemáticamente la desigualdad. En cambio, los datos tributarios serían más fiables en la captación de los ingresos muy altos y están disponibles para periodos más largos, lo que los hace especialmente útiles para el análisis histórico”.

Y en este aspecto, el informe de la Cepal muestra la evolución de la participación del 1 por ciento más rico en el ingreso total entre 1993 y 2014, medida sobre la base de datos tributarios, de Argentina, Colombia, Uruguay y otros países y regiones.

Una brecha amplia de pobreza

Aquí, Colombia aparece como el país con la mayor participación del 1 por ciento más rico en el ingreso total a lo largo de toda la serie, lo que supone una amplia brecha en la distribución, puesto que el segmento de los que más reciben llegaba a capturar el 20,5 por ciento del ingreso total del país.

A la vez, el informe revela que en Argentina y Uruguay los niveles de participación de los más ricos en el ingreso total eran más altos que los verificados en los países continentales de Europa Occidental y en el Asia Sudoriental.

(Lea también: Gasto social de Colombia, entre los más bajos de América Latina)

Advierte que en el último año, con datos disponibles, la participación del 1 por ciento más rico alcanzó el 16,8 por ciento en Argentina (2007) y el 14 por ciento en Uruguay (2012), mientras que entre los países desarrollados, Estados Unidos es el que exhibe una mayor participación de la población más rica en el ingreso total.

Así las cosas, con el análisis de datos tributarios, el organismo internacional concluye: “Al combinar los datos tributarios del 1 por ciento más rico con los ingresos captados por las encuestas para el 99 restante, se aprecia que en Colombia y Uruguay el coeficiente de Gini corregido se ubica entre 2 y 4 puntos porcentuales por encima del estimado solo sobre la base de las encuestas”.

Para la directora de Prosperidad Social, Tatyana Orozco de la Cruz, el impacto de la política fiscal para mejorar la distribución del ingreso sigue siendo muy limitado en toda América Latina.

También dice que el coeficiente de Gini en América Latina disminuye solo 3 puntos porcentuales después de impuestos y transferencias, como también sucede en Colombia.

Para la funcionaria, el principal cuello de botella que tiene la política tributaria tanto en Colombia como en América Latina es la alta informalidad que favorece a la evasión y a la elusión de impuestos.

“Es por ello que una de las acciones que debe llevarse a cabo para disminuir la desigualdad por ingresos en Colombia es mejorar el recaudo de los que deben y pueden pagar sus tributos. Esto hará de la política fiscal un instrumento más efectivo para continuar trabajando en reducir los niveles de desigualdad del país”, afirmó Orozco.

Poco esfuerzo para combatir la pobreza

Por su parte, Jorge Iván González, experto en temas de pobreza y desigualdad, cree que Colombia no ha hecho nada para mejorar la distribución de la riqueza.

“La que toma la Cepal es la encuesta de hogares, que es igualdad de ingresos laborales, pero ahí no está considerada la desigualdad de concentración en la tierra que es del 0,91 por ciento, ni la accionaria que tiene 0,95. Luego la situación del país en materia de desigualdad es dramática y eso lo reconoce la Comisión de Expertos Tributarios, pero cuando propone soluciones impositivas como subir el IVA, es muy inconsecuente”, dijo González.

Agregó que si lo que se quiere es mejorar la igualdad y avanzar en equidad, la humanidad solo ha descubierto un mecanismo y es el impuesto a los ricos, y –dice–, ese es el temor que hay en Colombia, que nadie quiere que grandes extensiones de tierra (de 2.000 o 3.000 hectáreas), como en el valle de Sinú y San Jorge, estén pagando prediales efectivos del 2 por mil y cualquier finca cercana a Bogotá. En Apulo por ejemplo, por casas de 1.500 millones de pesos se pagan al municipio 200.0000 pesos al año de ese impuesto, cuando tendrían que pagar entre 10 y 12 millones.

Según González, situaciones como estas hacen que los niños de esos lugares no tengan ni siquiera cuadernos.

Peligros en la lucha contra la pobreza

El informe de la Cepal ‘Panorama Social de América Latina 2015’, presentado la semana que pasó, en Santiago de Chile, reveló que la pobreza de América Latina habría aumentado en 7 millones de personas (a 29,2 por ciento de los habitantes de la región), lo que significaría un total de 175 millones de personas en esa condición.

De la misma manera, la tasa de indigencia se habría subido a 12,4 por ciento (75 millones de personas), por lo que el organismo de Naciones Unidas hizo un llamado para “proteger los avances e impedir los retrocesos sociales ante el potencial aumento de la pobreza en la región”. (Lea también: Salarios, precios, ganancias e impuestos: ¿quién paga la crisis?)

En el caso colombiano, pese a la recuperación registrada entre 2014 y 2015, donde se pasó del 28,6 al 27,8 por ciento en el indicador de pobreza, preocupa la alerta que lanza la Cepal en su informe frente a la desaceleración económica y sus posibles efectos con la caída de las materias primas, ya que los ingresos fiscales de varios países de América Latina dependen en buena medida de recursos no renovables, lo que supone medidas urgentes.

“Muestra de ello es que, entre los años 2005 y 2008, en promedio, el grado de dependencia fiscal del sector de recursos no renovables de Bolivia (hidrocarburos), Chile y el Perú (minería), Colombia, Ecuador, México y Venezuela (petróleo) fue del orden del 30 por ciento de los ingresos fiscales totales, correspondientes a más del 7 por ciento del PIB”, advierte el documento.

La directora del organismo, Alicia Bárcena, propone mantener los programas de transferencia a los más pobres. Agrega que el cambio en empleo no ha sido grave, pero hay que estar alerta. (Además: Internet no ha combatido la desigualdad como se esperaba)

‘Hay un pánico a hablar de tributos’

Los cambios que se proponen al régimen tributario ponen sobre la mesa la discusión sobre si los más ricos deben pagar más impuestos o ampliar la base tributaria y afectar a personas de ingresos medios.

“A la Comisión de Expertos le da pánico hablar de esos temas y el argumento es que no se les pueden cobrar impuestos a unos poquitos, pero si esos poquitos son los ricos; a la clase media nos tienen apretados y allí no hay posibilidad de no pagar impuestos, mientras que para los grandes ricos, la misma Comisión lo reconoce, habla de 38 billones de pesos en exenciones y en deducciones de esos tributos”, añade el experto Jorge Iván González.

Para él, lo que dice la Cepal en su informe es que, como se ha visto desde muchos años atrás, esta es una sociedad absolutamente desigual y no se hace nada para cambiarlo.

(Lea: 'Los pobres necesitan gobiernos que los lleven hacia una vida mejor')

Señala que si se habla de esto argumentan que va en contra de la competitividad y que no favorece a la industria, y llama la atención sobre una cifra que para González es traída de los cabellos, a partir de la cual se afirma que la tributación de Colombia en las empresas es la más alta de la región.

“No sé de dónde sacaron ese dato porque, según la misma Cepal, el país tiene una tributación del 16 por ciento del PIB, mientras que América Latina la tiene en 23, Europa en el 46 por ciento y Estados Unidos en 42 por ciento, y que en nuestro caso está en los grupos medios de la población, es muy difícil mejorar en igualdad”, enfatizó González.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Cifra de ahorro de energía de los colombianos el sábado fue del 13,02%

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad